Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco enseña una oración a los ángeles: ¡Miguel, ayúdanos en la lucha!

ARCHANGEL
Comparte

Homilía hoy en Casa Santa Marta

Nosotros y los ángeles tenemos la misma vocación: “cooperamos juntos en el designio de salvación de Dios”. Está escrito en la Oración Colecta de hoy, y de ello habla el Papa en su homilía matutina en Casa Santa Marta, hoy fiesta de los tres arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel.

Somos – por así decirlo – ‘hermanos’ en la vocación. Y ellos están ante el Señor para servirlo, para alabarlo y también para contemplar la gloria del rostro del Señor. Los ángeles son los grandes contemplativos. Ellos contemplan al Señor; sirven y contemplan. Pero también el Señor los envía para acompañarnos en el camino de la vida”.

Y en particular Miguel, Gabriel y Rafael, explica Francisco, tienen un “papel importante en nuestro camino a la salvación”. ”El Gran Miguel es que que hace la guerra al diablo”, al “gran dragón” a la “serpiente antigua”, que “molesta en nuestra vida” , seduce “a toda la tierra habitada” como sedujo a nuestra madre Eva con argumentos convincentes y después cuando hemos caído nos acusa ante Dios.

“¡Come del fruto! Te hará bien, conocerás tantas cosas’… Y empieza, como la serpiente, a seducir, a seducir … Y después, cuando hemos caído, nos acusa ante Dios: ‘¡Es un pecador, es mío!’. Este es mío: es justo la palabra del diablo. Nos vence por la seducción y después nos acusa ante Dios: ‘Es mío. Este me lo llevo conmigo’. Y Miguel le hace la guerra. El Señor le dice que le haga la guerra. Para nosotros que estamos en camino en esta vida hacia el Cielo, Miguel nos ayuda a luchar, a no dejarnos seducir”.

Es un trabajo de defensa que Miguel hace “por la Iglesia” y por “cada uno de nosotros”, diferente del papel de Gabriel, ”el otro arcángel de hoy”, el que, recuerda el Papa, “trae las buenas noticias; el que llevó la noticia a María, a Zacarías, a José”: la noticia de la salvación. También Gabriel está con nosotros, asegura el Papa, y nos ayuda en el camino, cuando ”olvidamos” el evangelio de Dios, que “Jesús vino con nosotros” para salvarnos.

El tercer arcángel que festejamos hoy es Rafael el que “camina con nosotros” y que nos ayuda en este camino: debemos pedirle, es la invitación del Papa, de protegernos de la “seducción de dar el paso equivocado”.

Estos son nuestros compañeros al serico de Dios y de nuestra vida a los que Papa Francisco enseña hoy a rezar con esta sencilla oración.

Miguel, ayúdanos en la lucha; cada uno sabe qué lucha hay en su vida hoy. Cada uno de nosotros sabe cuál es su lucha principal, la que hace que corra riesgo la salvación. Ayúdanos, Gabriel, tráenos noticias, tráenos la Buena Noticia de la salvación, que Jesús está con nosotros, que Jesús nos ha salvado y danos esperanza. Rafael, tómanos de la mano y ayúdanos en el camino para no equivocarnos de dirección, para no quedarnos parados. Siempre caminar, pero ayudados por ti”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.