Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 29 julio |
Santa Marta
home iconActualidad
line break icon

Nadie pertenece ya al club de fans de Groucho Marx

GROUCHO MARX

ABC Photo-PD

Hilario J. Rodríguez - publicado el 24/09/17

Homenaje al incomprendido Warhol del cine

El profesor Quincy Adams Wagstaff, RufusT. Firefly, Otis P. Driftwood, el doctor Hugo Z. Hackenbush o J. Cheever Loophole son algunos de los personajes de nombre imposible que interpretó Groucho Marx en el cine. Ya nadie usa nombres así a no ser que se llame Thomas Pynchon y escriba novelas, tampoco quedan cómicos como él a no ser Woody Allen, aunque hoy ya sólo sea una sombra del parlanchín de sus inicios.

Groucho creó una máscara no para ocultarse sino para autentificarse ante los demás, quizás porque -como Friedrich Nietzsche- sabía que todo lo profundo la necesita. Le bastaron unas cejas y un bigote pintados, un puro, los andares de un coronel que ha perdido el paso, la apariencia de alguien que se auto invita a todas las fiestas, y los reflejos de un superhéroe en el arte de la esgrima verbal. Con eso se fabricó a sí mismo, más allá del bien y del mal, sin pelos en la lengua ni muchos disimulos para ocultar sus picardías ante Margaret Dumont, una de sus musas en la pantalla, o para destruir de una vez por todas cuanto se le pusiese por delante.

Groucho se llamaba Julius Henry, pero en una partida de póquer un jugador lo bautizó de nuevo, a modo de consolación después de desplumarlo junto a sus hermanos, a quienes también les proporcionó el nombre artístico por el que los conocemos: Chico y Harpo (porque Zeppo no duró mucho a su lado). A los tres los inmortalizó el cine primero y el arte después, cuando Andy Warhol los retrató en su serie de Genios judíos, al lado de Albert Einstein o Franz Kafka.

El dato no revestiría mayor interés si no fuese porque ambos, Warhol y Groucho, pueden considerarse artistas conceptuales, más interesados en destruir y cuestionar la noción de pintura y cine que en prolongar su historia. Los dos, más allá de sus cuadros y películas, fueron sus mejores creaciones: envoltorios que reducían el contenido a cenizas y la superficie a creación serial donde se repite una y otra vez la misma interpretación con la misteriosa capacidad de hacer que siempre parezca distinta.

Groucho dejaba, en Una noche en la ópera (1935) o Un día en las carreras (1937), que sus hermanos tocarán el piano y el harpa mientras él dinamitaba sus melodías con bailes poco o nada ensayados, pese a sus extraordinarias dotes. También los dejaba que galantearan y que se hicieran los chistosos, porque en el fondo era el rey de la función y lo sabía. En su club de fans ni siquiera había sitio para él. Iba sobrado de talento hasta para escribir geniales artículos para The New Yorker o libros que le valieron la admiración de T. S. Eliot, con quien mantuvo una correspondencia de la que sólo tenía una queja: que el poeta llamase a su mujer Mrs. Groucho.

No le había hecho falta ir a la universidad, le sobraban sus lecturas y su talento natural; además odiaba el cuello estirado de los académicos y la saliva de los intelectuales al descifrar el enigma del mundo con sus versadas opiniones. Como Warhol, prefería empaquetarse a sí mismo antes que dejarse empaquetar por alguna cadena de montaje.

Si queremos seguir la teoría de los seis grados de separación, entre Karl y Groucho Marx no nos resultaría muy difícil encontrar cinco eslabones que los separan pero que al mismo tiempo los unen: ambos eran de origen judío, hijos de familias alemanas o radicadas en Alemania, se dedicaron ocasionalmente al periodismo, odiaban a las élites, y murieron por causas muy parecidas (pleuresía y neumonía, que casi son enfermedades sinónimas). Cuando a Groucho le preguntaron si tenía algún parentesco con Marx, dijo que no sabía nada de él y que sus apellidos eran diferentes porque el suyo era Marxista.

Uno y otro previeron el grado de absurdo de la vida moderna: Karl lo intuyó en la expansión de la economía como un virus que en adelante iba a codificar las relaciones entre los seres humanos, haciendo que todo orbitase en torno al dinero; y Groucho lo intuyó en la codificación que fue sufriendo el cine al llegar a su etapa sonora, en la que intentó rebelarse con una de las grandes obras maestras de la comedia: Sopa de ganso (Duck Soup, 1933, Leo McCarey), en la que él y sus hermanos se declaraban en estado de guerra total contra todo.

Por supuesto, perdieron. La película fue un fracaso y en adelante tuvieron que conformarse con ser geniales sólo a ratos durante el resto de sus carreras, recordándonos que el humor a veces es un arte fragmentario y fugaz cuyos efectos son parecidos a los de los huracanes.

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.