Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 30 noviembre |
San Andrés
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

El problema de hacer una secuela de Blade Runner

DENIS VILLENEUVE

Gage Skidmore-CC

Ramón Monedero - publicado el 24/09/17

Al director canadiense Denis Villaneuve le han propuesto una tarea muy complicada, partir de un film cuya singularidad se ha revelado irrepetible a la vista de la posterior filmografía de su director, Ridley Scott

Cuando Blade Runner se estrenó en 1982 la película de Ridley Scott fue un fracaso realmente formidable. Eran años convulsos dominados por el díptico Lucas/Spielberg. El actor del momento, el héroe de América y del mundo entero, era entonces Harrison Ford, rostro de Indiana Jones y de Han Solo. Era lógico por tanto que más de uno se preguntara si no le habían tomado el pelo cuando se estrenó Blade Runner. En efecto, aquella no era una película de aventuras.

El amigo Hilario J. Rodríguez dio buena cuenta en estas mismas páginas de las indiscutibles virtudes del film de Scott, pero la cuestión es que Blade Runner no nació siendo buena, sino que ha ido ganando con el tiempo. Han sido los críticos que la han revisionado y el público que la ha redescubierto los que se han encargado de situarla en la cumbre del cine de ciencia ficción.

Sin embargo las virtudes de Blade Runner son muy especiales y muy concretas. En gran medida circunstanciales, los méritos de Ridley Scott, huelga decirlo, no se han reproducido a semejante nivel desde entonces. Blade Runner se favoreció de uno de esos milagros que de vez en cuando ocurren en el cine en dónde todo funciona incluyendo las malas decisiones, que las hubo. Todo encajó de maravilla, el guión, los actores, el diseño de producción, la fotografía, todo…

Ahora bien, reproducir estos logros treinta y cinco años después es una labor verdaderamente complicada. Es cierto,que si alguien puede concebir un film a la altura del clásico de Scott este parece ser sin duda Villaneuve pero no es menos cierto que las condiciones y los puntos de partida son muy distintos.

Sobre el papel el cine de Scott no se parece en nada a las películas de Villaneuve y al segundo lo le han pedido que imite (desarrolle, amplíe, parta…) del primero sin importar si existe algún tipo de motivación o de interés al respecto. Villaneuve lo tiene muy difícil porque aunque es un director con posibilidades se ha metido en un berenjenal que de entrada lo tiene muy limitado.

Villaneuve ya ha coqueteado de forma magistral con la ciencia ficción con la magistral La llegada y ya tiene prevista su siguiente película, una nueva adaptación de Dune. No sé sí Villaneuve hará una película a la altura de la de Scott pero de lo que sí estoy seguro es de que será una buena película, sobre todo sin nos olvidamos de la de Scott.

NO RECOMENDADA PARA MENORES DE 13 AÑOS

Tags:
cine
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.