Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Santa María en Aracoeli: el único altar cristiano creado antes del nacimiento de Cristo

CARON
Antoine Caron - Public domain
Comparte
Comenta

Una leyenda cuenta que la sibila Tiburtina anunció al emperador Augusto el nacimiento de Jesús

En Roma, a lado de la Plaza del Campidoglio, se encuentra la Basílica de Santa María in Aracoeli situada en la cumbre más alta del Monte Capitolino. Esta basílica, como tantas otras iglesias antiguas en Roma, fue erigida en un templo que fue antes dedicado a un culto pagano; en este caso, a Juno Moneta.

Pero esta basílica tiene una gran particularidad que la diferencia de las otras, su altar es único en el mundo cristiano porque fue creado antes de que nazca Cristo. ¿Cómo puede ser esto posible?

La leyenda cuenta que la sibila Tiburtina (ninfa profética de la mitología romana) se le apareció en sueños al emperador Octavio Augusto anunciándole que “del cielo vendrá un rey con semblanzas humanas que reinará por siglos y juzgará al mundo”.

E inmediatamente el emperador que se encontraba en su habitación tuvo una visión, de una virgen en un altar con un niño en brazos, y sintió una voz que le decía: Ecce ara primogeniti Dei, “este es el altar del “Señor del Cielo” , a lo que el emperador seguidamente se arrodilló a adorarlo.

Quedando muy impresionado de esta visión posteriormente hizo construir allí mismo en su habitación un altar para aquel “Señor del Cielo” de allí la palabra “Ara Coeli”, “Altar del Cielo” donde siglos después se construyó la basílica que actualmente podemos ver.

ARACOELI
Dnalor 01 / CC-BY-SA 3.0

Para llegar a la basílica se debe subir por una muy larga escalinata de 124 escalones, con muchísima historia. En el medioevo muchos la usaron como foro en donde se discutía y se hablaba al pueblo. También se la usó para ejecutar a los criminales. Quizás estas costumbres de debían a que, por la altura de las escaleras, funcionaba a modo de escenario: así el pueblo podía ver mejor lo que allí acontecía.

ARACOELI
Ricardo André Frantz / CC BY-SA 3.0

Desde el siglo XIII quedó a cargo de los franciscanos, que dieron ese aspecto románico-gótica con la que ahora la encontramos y alberga verdaderos tesoros de la cristiandad. Allí se encuentran las reliquias de santa Elena, madre de Constantino.

También está la tablilla con el monograma de Jesús que san Bernardino de Siena usaba para promover la devoción al Santo Nombre de Jesús y un hermoso niño Jesús tallado en madera de olivo proveniente del huerto de Getsemaní, muy venerada con particular devoción, sobre todo por las madres que llevan a sus niños para consagrarlos al Divino Niño – aunque la que vemos hoy es una réplica, ya que lamentablemente fue robada en febrero de 1994 y nunca se recuperó.

Matthias Kabel / CC BY-SA 3.0

Si vienes a Roma, y si estás en buena forma o quieres hacer un poco de ejercicio, te aconsejo subir los 124 escalones para visitar esta hermosa basílica, considerada una verdadera “escalera santa”. Son muchas las solteronas en busca de maridos que la han subido de rodillas esperando el “milagro”, o mujeres deseando ser madre y hasta alguno pidiendo ganar la “lotería”…

Visita la bella basílica de Aracoeli:

Basílica de Santa María en Aracoeli

Via di San Pietro in Carcere, 00186 Roma, Italia

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.