¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Quería poner fin a su vida, pero el Papa le hizo cambiar de idea… ¿Qué le dijo?

© Antoine Mekary/ALETEIA
Pope Francis General Audience April 26, 2017 © Antoine Mekary / ALETEIA
Comparte

Sufrió un ataque con ácido, una palabra amable del papa Francisco en su viaje a Colombia salvó la vida de una mujer

Un encuentro excepcional con una mujer que había sufrido un ataque con ácido lo cambió todo:

Consuela Cordoba planificó poner fin a su vida con la ayuda de un médico bajo las leyes de eutanasia colombianas, aunque cuando se reunió con el papa para pedirle permiso, él se negó a dárselo.

“Eres muy valiente y muy hermosa”, le dijo, provocando en ella un cambio de perspectiva instantáneo.

Consuela fue herida en el 2000 cuando su expareja Dagoberto Esuncho le arrojó ácido en la cara.

“Tenía unos dientes perfectos, era muy hermosa. Pero ahora estoy destrozada”, dijo en una entrevista en 2012.

“He pensado en suicidarme. Me pregunto ¿por qué vivir? Con una vida como la que tengo, ¿para qué?”.

Ha pasado por 87 operaciones y necesita tubos en sus orificios nasales para respirar. También puede comer alimentos líquidos y tiene que llevar una faja corporal constantemente. Después de que hace poco fuera diagnosticada una infección cerebral, ella y su médico acordaron poner fin a su vida el 29 de septiembre.

Pero lee aquí lo que sucedió.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo