Aleteia

Por esto las iglesias tienen campanarios

CHURCH STEEPLE
Comparte

Este elemento arquitectónico distintivo tiene unas profundas raíces bíblicas

A veces la mejor forma de localizar la iglesia cristiana más próxima es dar una vuelta en coche hasta ver un gran campanario o torre sobresaliendo por encima de los demás edificios.

Es uno de los indicativos más claros de una iglesia cristiana y uno de los elementos más antiguos en la arquitectura eclesiástica.

De hecho, ha arraigado tanto en la cultura occidental que muchos de nosotros no podemos imaginar una iglesia sin una torre campanario.

Pero, ¿por qué tenían campanarios en primer lugar? ¿Cuál es su propósito?

En la arquitectura eclesiástica, por lo general cuando hablamos de campanario nos referimos a una torre campanario. Son estructuras verticales construidas en un lateral, frente, espalda o en lo alto de una iglesia y que se elevan por encima de cualquier otro edificio cercano.

Al principio, estos edificios eran torres separadas y a menudo contenían una pequeña capilla abajo conocida como baptisterio. Aquí eran bautizados los catecúmenos en la Iglesia primitiva. Uno de los ejemplos más famosos de este tipo de edificio es el baptisterio de San Juan de Letrán en Roma.

Dguendel – cc – Baptisterio de la Basílica de Letrán

Luego, con el tiempo surgió la necesidad de dar cobijo a las campanas de la iglesia para llamar al pueblo a la oración. Las torres de iglesias eran una elección apropiada, dada su altura y capacidad para transmitir sonido en una gran área.

El significado espiritual de estas estructuras viene directamente de la Biblia. El salmista habla sobre Dios como una torre cuando dice:

“Llévame a la roca que es más alta que yo, porque tú has sido mi refugio y torre fuerte delante del enemigo” (Salmos 61,2-3).

De nuevo en Proverbios leemos:

“El nombre del Señor es una torre fortificada: el justo corre hacia ella y se pone a salvo” (Proverbios 18,10).

Las torres y las agujas que las coronan también se usan para señalar al pueblo espiritualmente hacia el Paraíso, que tradicionalmente se pensaba que se encontraba en o por encima del cielo.

Photo by Rene Pronk/Solent News

Asimismo, el pueblo antiguo creía que se podía llegar a Dios con más facilidad en los lugares elevados, algo que se vio reforzado en la tradición cristiana con la historia de Moisés recibiendo los 10 Mandamientos en el monte Horeb, además de la Transfiguración de Jesús, que tuvo lugar en el monte Tabor.

A medida que las torres siguieron desarrollándose, también se usaron para distinguir las catedrales y edificios eclesiásticos más importantes de otras parroquias más humildes.

Básicamente, cuanto mayor el campanario, más importante era la iglesia. Sin duda muchos arquitectos tuvieron esto en mente e intentaron hacer sus campanarios los más grandes de la zona.

Las torres campanario también se usaban para recordar a la comunidad local que permaneciera centrada en Dios.

Los demás edificios seglares se construían normalmente más bajos que la torre de la iglesia, convirtiendo a la iglesia local en el edificio más alto e importante de la localidad.

No podías ir a ningún lugar de la ciudad sin ver el campanario y, como resultado, recordar tu deber hacia Dios.

Dato curioso: La iglesia más alta del mundo es la Iglesia Mayor de Ulm, con una torre de 162 metros de altura.

ULM CATHEDRAL
FLICKR

Y la catedral más alta del mundo es la catedral de Colonia, con una altura de 157 metros.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.