Aleteia

“Dios decidió visitarme hoy”: la emocionante historia de un médico sobre una paciente con cáncer

Comparte
Comenta

Un texto publicado en las redes sociales revela la humanidad y la fe de un médico frente a un caso difícil

El doctor João Carlos Resende es médico oncólogo y trabaja en el Hospital de Cáncer de Barretos, uno de los mayores de América Latina, que recibe pacientes de varias partes de Brasil.

Quien ha visitado la institución, sabe cuán afanosa es la rutina de sus profesionales, ya que el número de personal que hay que atender suele ser muy alto todos los días. Quien conoce el hospital también sabe cuán doloroso y cotidiano es para los pacientes que buscan la institución hacer el tratamiento contra la enfermedad.

Pero en medio de tanto ajetreo y tanto dolor, el doctor João Carlos sacó tiempo para contar un “encuentro” que tuvo con Dios. Sí, Dios lo visitó disfrazado de paciente. El texto fue publicado en Facebook y está conmoviendo la red por el ejemplo de humanidad y fe demostrado por este médico.

Aquí está el texto completo:

“Semana corta y cansada, corazón agitado, mente en un torbellino. Dios decidió visitarme hoy. Él tenía un cuerpo flacucho, un rostro marcado por el sol, las manos con la sutil aspereza de quien hizo trabajos pesados toda la vida y un olor a lavanda mezclado con las cenizas de una estufa de leña. Él hablaba de una manera bonita y sencilla, arrastrada y procedente de Goiás. Vestía la mejor ropa que tenía, colorida, bien cuidada, pero salpicada de sopa que sirvieron antes de la consulta. El zapato de algodón lustrado no combinaba con la blusa florida… ah, pero Él era Dios y todo lo podía. Sus ojos huían de los míos. ¿Cómo podía Dios hacerse tan pequeño? Luego me acordé de que Él sabe hacer eso muy bien. Recordé que Él fue hombre, es pan y será siempre grande y pequeño Dios. Parecía avergonzado, ansioso por la noticia, desgraciadamente no tan buena. Estaba cansado del viaje, de la sala de espera llena y de años de lucha contra el cáncer. Ante la grandeza frente a mí, aumenté mi pequeñez para que pudiera caber en la menor brecha de esa vida en la que osé entrar. La enfermedad cambió, progresó y volvió a hacer de la suyas. Aquel medicamento que tanto había cansado y daba náuseas a esos pocos kilos tan frágiles sería necesario tomarlo una vez más.

“Pero, doctor. No diga eso”.

Su rostro se entristeció y cuánto me dolió ver a Dios en la persona que tenía delante de mí.

“Doña Socorro, no esté triste. Yo tengo el corazón blando y me va a hacer llorar”.

Me miró y pude ver el brillo de sus ojos sabios decir: “Voy a llorar en casa, para que no me vea”.

Cómo me engrandeció eso. Cómo puede Dios visitarme así. Ahí terminó mi cansancio. Ahí sólo cupo la emoción. Examiné ese cuerpo pequeño. Corazón fuerte y ruidoso, pulmones que soplaron sobre mí el soplo de la vida y contemplé la sonrisa más bella con las cosquillas que surgieron de tocar el abdomen. Yo deseaba tanto, con mi mano, quitar cada uno de los tumores y al mismo tiempo me emocionaba porque, con esa visita, Dios me quitaba cada uno de los míos, no físicos. Mi prescripción sería lo que menos importaba en este caso, pero de todas formas la hice. 

“Doña Socorro, le voy a recetar ese medicamento molesto, pero para intentar controlar su enfermedad”.

Humilde, respondió: “Es la manera”.

Al final, después de eternos pocos minutos de gracia, Dios me miró y me dijo: “Doctor, el resto puede estar enfermo y no servir, pero mi corazón es grande y bueno”. ¡Ah, Dios! Qué corazón.

Emocionado, sólo le pedí un abrazo y le agradecí todo. Gané más. Gané una foto, una caricia en la cara, y la certeza de que Dios siempre está conmigo y siempre me visita de diversas formas. Hoy Él me visitó, me curó y me dio fuerza para seguir. Irónicamente, salió de esa sala y dijo: “Queda con Dios, doctor”.

“Estuve con Él, doña Socorro”.

(Foto y contexto autorizados por la paciente)

En 12 días, el texto ha tenido más de cuatrocientos mil “me gusta” y ha sido compartido más de 100 mil veces. Investigando el perfil de este joven médico, da para ver que, afortunadamente, él muestra su fe: la foto de su perfil en Facebook es una linda imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Entre sus álbumes, tiene también una de la Última Cena.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día