¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

3 mandamientos para padres deportivos

SPORTS,PARENTS
Shutterstock
Comparte

Los árbitros y los entrenadores escasean gracias a unos padres descontrolados

Phil Baniewicz, director del instituto de nuestra hija, llama a los padres a reunirse anualmente para discutir un tema incómodo: el mal comportamiento.

Pero no es el comportamiento de los estudiantes en el centro, sino el de los padres en los acontecimientos deportivos.

Baniewicz, cofundador del método catequético Life Teen, es también el entrenador de béisbol de la escuela, además de padre de adolescentes, así que sabe de lo que habla. Ha trabajado con el programa de la escuela de Notre Dame Play Like a Champion durante años. Ha compartido aquí algunas normas de comportamientos para padres:

No gritarás a los árbitros

Baniewicz destacó que en Kansas escasean los árbitros. Una rápida búsqueda en Google muestra que no son los únicos en EE.UU.:

  • En Texas, la “escasez de árbitros llega a niveles críticos”.
  • “La falta de árbitros en los institutos se convierte en una ‘crisis’ en Oregón”.
  • Una asociación de institutos estadounidense afirma que la escasez ha llegado a “proporciones épicas”.

¿Por qué? “¿Qué os parecería si fuerais a trabajar todos los días y una multitud de gente os siguiera constantemente y os gritara lo terrible que sois cada vez que tomarais una decisión?”, preguntaba Baniewicz. “No creo que la mayoría de nosotros duráramos muchos así”.

Los estudios indican que el comportamiento no es mejor en los campus católicos, afirma Baniewicz. A menudo es incluso peor.

Baniewicz propuso dedicar cierto tiempo de un partido a observar a los padres en vez de mirar al campo de juego. Resulta muy revelador y vergonzoso ver cómo hay padres que atacan ferozmente a personas que solamente tratan de facilitar la diversión de sus hijos.

“Como entrenador y administrador he aprendido a cuidar de los árbitros, conocerlos y hacer un esfuerzo para tener un gesto agradable hacia ellos”, declaró. “No tienen inconveniente en que se les pida una clarificación sobre una decisión o que se muestre disconformidad hacia la misma”.

No fastidiarás al entrenador

Desde Alabama media encuestaron a entrenadores del Estado y descubrieron que la presión a la que los padres someten a los entrenadores de instituto es inmensa:

  • El 63 por ciento de los entrenadores de la encuesta han considerado abandonar a causa de los padres.
  • El 60 por ciento dice que los padres han empeorado en el transcurso de su ejercicio como entrenadores.
  • El 89 por ciento dice hay grupos de aficionados que han amenazado con retirar sus donaciones para castigar a los entrenadores.

Reciben presiones sobre el tiempo que juegan los chicos y también sobre su competencia básica para su puesto. Los padres están muy dispuestos a decir a los entrenadores que saben cómo hacer el trabajo de entrenador mejor que él mismo.

Entrenadores y entrenadoras, por su parte, ofrecieron algunas críticas sobre cómo los padres y madres están haciendo sus trabajos de padres:

  • “Muchos padres no quieren que se entrene a sus hijos, quieren que se los consienta”.
  • “Los padres a menudo tienen una valoración idealista sobre el nivel de habilidad de sus hijos”.
  • “Algunos padres creen que no hay límites para lo que puedan decir en los medios sociales”.

Pero hay una estadística que debería ayudar a silenciar a los padres: solo 1 de cada 5 entrenadores declaró haber hecho alguna vez un cambio por sugerencia de un padre o madre.

En lo que respecta a los entrenadores, declaró Baniewicz, el amor cristiano es siempre el mejor camino.

“Cuando un padre dice una palabra de ánimo u ofrece ayuda a un entrenador —sin esperar favores a cambio— es una inyección de ánimos positivos”, afirmó. “Muchos de los que entrenamos en escuelas católicas lo hacemos en realidad porque nos apasiona el deporte y queremos ayudar a los estudiantes a acercarse al Señor”.

Honrarás todos los dones de tu hijo

El fanático fervor de los padres envía un mensaje claro a los niños: el deporte es lo más importante en la vida.

Pensemos en ello. Nunca nos escuchan preocuparnos tanto por algo hasta el punto que nos haga gritar en público… excepto en los acontecimientos deportivos. Y rara vez protegemos con tanta pasión sus otros talentos distintos del atlético.

El padre Chase Hilgenbrinck, sacerdote en la localidad de Peoria (Illinois) y exjugador de fútbol profesional, está preocupado por ello.

“Supuestamente el deporte había de ser lo que hacemos (…) para crear familia, para crear fraternidad, para crear amistad, para tener ocio en el Día del Señor. Y ¿qué ha sucedido? Ponemos el deporte por encima de todas las cosas. Nuestros estadios se han convertido en las nuevas catedrales”, declaró para Sports Leader.

“El deporte nos lo exige todo”, afirmó. “Nos exige todo nuestro tiempo, toda nuestra atención, todo nuestro esfuerzo. (…) Sin embargo, ¿acaso no nos enseñó Jesús algo diferente con su vida? ¿Que nuestra fe debía exigirnos toda nuestra atención, nuestro esfuerzo, nuestra mente, cuerpo y alma? Todo lo que hacemos debería estar dedicado a Él”.

Baniewicz ofreció un consejo: fomentar la virtud, no solo la victoria. Alabar el esfuerzo realizado cuando se pierde. Ofrecer más críticas positivas y menos negativas.

“Hay que darse cuenta de que el deporte es solo una parte de la ecuación acerca de quién es vuestro hijo”, manifestó.

“Las personas a quienes necesitamos evangelizar nos observan”, expresó. “Confío en que por la forma en que nuestros entrenadores, jugadores y padres actúan, los niños puedan ver a Cristo resplandeciendo a través de nosotros”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo