Aleteia

Un ladrón robó sus flores, pero luego ocurrió algo maravilloso

Comparte
Comenta

Unos absolutos desconocidos convierten un suceso triste en un acontecimiento lleno de emoción para una anciana

Cuando Elaine Westfall, residente de Bozeman (Montana, EE.UU.), se dio cuenta de que alguien le había robado una maceta de geranios rosas de su porche frontal, escribió una carta al periódico local dirigida al ladrón:

“Me encanta Bozeman y la buena gente que vive aquí. Pero supongo que también hay mala gente como tú que no tiene respeto por los demás”, escribió Westfall, de 74 años. “¿Por qué no haces una buena acción y devuelves mis flores a la mesita de mi porche? Acércate a hurtadillas al porche en mitad de la noche y nadie se enterará nunca”.

Lo que no podía esperar esta señora fue la efusión de amabilidad que mostraron unos totales desconocidos. En el curso de los dos días que siguieron a la publicación de la carta en el periódico, unos desconocidos dejaron un total de 11 macetas con flores en el porche de Westfall, según se informa en Bozeman Daily Chronicle.

Y no solo reemplazaron sus flores robadas, sino que algunos enviaron tarjetas que decían: “Bozeman quiere a Elaine” y “Lamento lo de tus flores. Espero que estas te hagan sonreír”.

 

La bondad ahogó el daño

“Me conmovió mucho su bondad”, dijo Westfall al Chronicle, “no me esperaba algo así y es simplemente abrumador”.

Reprimiendo las lágrimas, Westfall dijo al mencionado periódico local que había llamado a familiares que viven en grandes ciudades para contarles lo que su comunidad había hecho por ella.

“Siempre me ha encantado Bozeman”, dijo Westfall. “Es maravilloso vivir en una ciudad pequeña”.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día