Aleteia

Papa en Colombia: Así es como se deja el fusil para empuñar azadón o lápiz 

Villavicencio, el Papa presidirá el Gran Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional ©Aleteia/Marko Vomberger
Comparte

Testimonio de exFarc y exparamilitar en reintegración, a propósito del gran encuentro de oración presidido por el Papa Francisco para la reconciliación en Villavicencio

El papa Francisco en Colombia sostiene que “todos estamos llamados a cambiar la sociedad”. Probablemente, también se refería a ex paramilitares y ex guerrilleros. Personas que con el justo cause de la ley también obtengan misericordia y perdón.

“Para mí la reconciliación sería como perdonar lo que uno haya hecho y volver otra vez a empezar. Borrar un pasado y empezar otra vez un futuro”, dijo a Aleteia Gilmar, 6 años en búsqueda de una vida tras salir de las Farc. 

Gilmar ha sido auxiliado por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) del Estado colombiano con sede en Villavicencio. Precisamente la ciudad donde el Pontífice presidirá el gran encuentro de oración por la Reconciliación Nacional.

Allí estarán presentes 5000 representantes de víctimas de la violencia, militares, agentes de policía y ex guerrilleros, como Gilmar, obviamente nombre ficticio para proteger su identidad. Sus ex compañeros le buscan todavía para saldar una vieja deuda con la vida misma.

“Yo sí voy a misa y eso, pero no frecuento (…) confío en Dios pero no (…) tengo la fe(…) Muchas cosas que nos favorecen a ratos y pues con la fe en Él sí, luego uno mira que pasan, cosas increíbles, pero uno no quiere hacer esas cosas, ¿si me entiende?”, sostuvo el joven reclutado por las Farc a los 16 años.

Gilmar dice que entró engañado a ese grupo subversivo, hoy convertido en movimiento político, debido a que le ofrecían seguridad para su familia y un empleo. “Nada era cierto”, destacó.

El exFarc indica que es duro pensar a las víctimas. «Primero abrir otra vez una puerta, sacar por donde no las hay para pedirles perdón”, indicó.

Respecto a los acuerdo de la Habana firmados en Cartagena el pasado 26 de septiembre de 2016, el excombatiente de las Farc opinó que es “es algo y es un comienzo”.

Gilmar ha perdido una extremidad en un accidente de trabajo y no en el monte, como el mismo dice con la ironía para aceptar la calamidad con filosofía, sonríe.

La psicóloga que le sigue en su “proceso de reintegración” desde el año 2014 asegura que tiene un gran espíritu de ‘recuperación’ y voluntad de seguir adelante.

La visita del Papa a Villavicencio será una oportunidad para encender la paz, refirió el joven que ahora trabaja con una empresa de reparaciones industriales. El encuentro con el Papa “sería algo emocionante como para continuar en pie”.

“Cuándo ha visitado un Papa (a Colombia), ¿que yo sepa? No tengo conocimiento. Es algo emotivo que esté aquí en Villavicencio”, sostuvo.

A sus excompañeros les invita a dejar las armas. “Que hicieran lo que hice yo, o sea, ¿si me entiende? Dejar eso, por allá y buscar su futuro. Porque allá uno no tiene futuro entonces buscarlo por otro lado. Y pues qué bonito que (…) ni nada de eso, se está libre, no se está a órdenes de ninguno”.

¿Qué significa perdonar? “Perdonar significa pues como dice el otro, volver a nacer. Porque por lo menos yo cargar un sentimiento o una conciencia no descansaría hasta, de pronto, hablar con esa persona y que me perdonara, o en el caso mío yo perdonar. Sería bonito porque usted vuelve otra vez a.. descansar un poco, ¿no? Suelta ese peso que tiene encima”.

Rodolfo, 11 años sin tocar un arma, reintegrado 

El papa Francisco destacó en su primer discurso en Colombia que Dios bendijo al país con sus recursos naturales (segundo al mundo en Biodiversidad) y por las personas que con “tesón y valentía” se sobreponen a los obstáculos. Lo hizo el jueves 7 de septiembre de 2017 en Bogotá.

De esta forma, traemos a colación también el testimonio de otro joven que  participó en la guerra desde el bando de los paramilitares, Rodolfo, 11 años sin tocar un arma, reintegrado completamente a la sociedad, y que espera el final de un juicio largo (probablemente termine en 2021) ayudar a las víctimas desde instancias estatales o universitarias.

Rodolfo es un exhombre de las Autodefensas Unidas de Colombia y que ahora busca honestamente transformar el arrepentimiento, reparar las víctimas y reconstruirse una vida propia lejos de la violencia.

“Yo quisiera participar en el sector público y estoy inhabilitado”, lamentó que es la diferencia del acuerdo que obtuvo las Farc respecto al acuerdo llevado a cabo por las AUC en 2006.

“Yo pido perdón, pudo haber sido culpa mía y también de otros, pero es el momento del perdón. Nosotros le hicimos daño al país, sacamos a la gente de sus tierras…y esas cosas que el país sabe”.

Es el momento de reconciliarse con uno mismo y con los demás. Porque sí yo no me perdono por lo que he hecho, no me hago una evaluación a nivel personal, no le puedo decir a otro que lo perdono”.

Dice tener  amigos de la guerrilla y recordar los combates innecesarios en los Llanos orientales. “El proceso (de paz) ha servido para que personas como nosotros (guerrilleros y paramilitares) dejen de empuñar un arma y tomen un azadón o un lápiz para aportar al país”.

Rodolfo de frente a las víctimas pide perdón. “Lo poco o mucho que dure en las AUC le hice daño a miles de personas, sacar a la gente de sus tierras y no permitir que otros entren en algún sector. Nadie puede vivir en paz. Así yo transportara heridos, realmente estaba afectando la sociedad”, concluyó.

En la misa del Gran Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional se labrará una paz que tocará el corazón y, ojalá cada vez más de los que aún empuñan las armas.

De esta forma, en ese encuentro se escucharán cuatro testimonios. Y al final el Papa realizará un discurso, bendecirá a los presentes y se entonará la oración de San Francisco de Asís. Un niño dará unas palabras para cerrar con  la esperanza de las nuevas generaciones por una reconciliación duradera.

Según los datos a disposición de la ACRN, la población desmovilizada en sus bases de archivo se acerca a los 59 mil. Así, el 28% ha culminado el proceso integral de reintegración con esquemas de evaluación y seguimiento como Rodolfo. Todo para garantizar la reconciliación y la no repetición de las conductas violentas. Actualmente, hay otro 23% en proceso como Gilmar. Y 14% que no han aceptado esta ayuda.

https://vimeo.com/232824593

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.