Aleteia

Obispos estadounidenses: A los dreamers los apoya y los defenderá

PROTEST
Comparte

Emotiva carta al Congreso de los Estados Unidos

Nada más conocer la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la que anunció –a través del Procurador General de Justicia, Jeff Sessions—la terminación del programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), implementado desde hace cinco años por Barack Obama, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) emitió una declaración en la que denuncia la alteración de vida que sufrirán alrededor de 800,000 *dreamers *(soñadores), entre ellos 622 mil 170 jóvenes indocumentados mexicanos, que habían podido vivir en Estados Unidos sin miedo a ser deportados gracias al programa.

La declaración fue firmada por el presidente del USCCB, el cardenal Daniel N. DiNardo, de Galveston-Houston, junto con el vicepresidente, el arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, el obispo Joe S. Vásquez de Austin, presidente de la Comisión de Migraciones y por el obispo Joseph J. Tyson de Yakima, presidente del Subcomité de Pastoral para los Migrantes, los Refugiados y los Viajeros.

En ella dice que la «cancelación del programa DACA es reprensible».

En la parte central del comunicado de los obispos se señala que la cancelación del DACA, además de ser un acto reprobable, causa temor innecesario a los jóvenes y a sus familias. “Estos jóvenes entraron en los Estados Unidos como menores y con frecuencia conocen a los propios Estados Unidos como su único hogar”.

La Iglesia Católica ha visto cómo estos jóvenes viven su vida cotidiana con esperanza y determinación de prosperar y contribuir a la sociedad: seguir trabajando y proveer a sus familias, seguir sirviendo en el ejército y seguir recibiendo educación.

Pero, en el futuro, dicen los prelados, “estos valientes jóvenes se enfrentan a la deportación Esta decisión es inaceptable y no refleja quiénes somos como estadounidenses”.

La Iglesia ha reconocido y proclamado la necesidad de acoger a los jóvenes, explican en la carta enviada al Congreso los obispos estadounidenses Y agregan: “Hoy, nuestra nación ha hecho lo contrario de cómo la Escritura nos llama a responder. Es un paso atrás del progreso que necesitamos hacer como país. Las acciones de hoy, representan un momento desgarrador en nuestra historia que muestra la ausencia de misericordia y buena voluntad y una visión de corto alcance para el futuro”.

Según la USCCB, los jóvenes que se inscribieron al DACA “se han entrelazado al tejido de nuestro país y de nuestra Iglesia y son, por toda medida social y humana, la juventud americana”.

Finalmente, los obispos instaron al Congreso a actuar e inmediatamente y reanudar el trabajo hacia una solución legislativa. En una decisión colegiada muy importante, los obispos prometieron dar su apoyo para trabajar en la búsqueda de un medio expedito de protección para los jóvenes del DACA.

“Como personas de fe, les decimos a los jóvenes de DACA, sin importar su estatus migratorio, ustedes son hijos de Dios y son bienvenidos en la Iglesia Católica. La Iglesia Católica te apoya y te defenderá», terminaron diciendo en su carta al Congreso los obispos de la USCCB.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.