Aleteia

Los peligros del acetaminofén

Wavebreakmedia - Shutterstock
Comparte
Comenta

Una pastilla cotidiana de paracetamol podría ser hasta mortal

¿Cuántas veces cuando has tenido dolor de cabeza o crees que vas a pescar un resfriado no has tomando una pastilla que contenga acetaminofén (paracetamol)? Es tan común que muchas tenemos un pequeño neceser en nuestro bolso con algunas pastillas y rara vez falta en la alacena de medicamentos en casa.

Africa Studio - Shutterstock

Pero vamos a tener que dejarlo de consumir tan a la ligera, pues según un nuevo reporte del “Journal of Hepatology”, 500 personas podrían morir este año en los Estados Unidos luego de tomar Tylenol u otra alternativa con acetaminofén. ¿La razón? Ocasiona daños en el hígado.

Según los investigadores, 46% de todos los casos de daños en el hígado en Estados Unidos son a causa del consumo excesivo de esta medicina… y es que la línea de la dosis recomendada para aliviar el dolor y la de causar un daño irreversible es muy delgada.

Si bien no hay estadísticas exactas en otras partes del mundo, la consecuencia es la misma y el país norteamericano es sólo una referencia de un daño importante y poco comentado que es mundial.

Niloo - Shutterstock

 

Revisa los prospectos

Parece irónico que la Administración de Medicamentos y Alimentos, conocida como FDA (por sus iniciales en inglés), apruebe más de 600 productos que contienen acetaminofén. Sin embargo, ellos sí hacen la advertencia de que “no hay datos disponibles que demuestren que tomar más de 325 miligramos de acetaminofén por unidad de dosis produzca un beneficio adicional que compense los riesgos adicionales de una lesión del hígado”.

Shidlovski - Shutterstock

Por eso es tan importante chequear los componentes de las medicinas que tomamos, ya que algunas pueden tener acetaminofén y no lo sabemos, aumentando los riesgos de consumir una dosis mayor a la recomendada, que a la larga puede traernos complicaciones hepáticas y hasta la muerte. Asimismo, hay que evitar las presentaciones de 400 y 600 mg que, parece mentira, suelen ser las que más abundan. Sé que es común decir “pero es que la de 200 mg no me hace nada”, pero recuerden que no hay pruebas de que una dosis de más de 325 gramos haga algo más verdaderamente relevante para el dolor que compense los daños al hígado.

Esto no quiere decir que debas eliminar el acetaminofén de tu vida, ya que de hecho está comprobado que de todos los medicamentos de venta libre para el dolor, es uno de los más seguros comparado, por ejemplo, con el ibuprofeno. Sólo debes estar atenta a la dosis que consumes (sobre todo si vas a combinar varios medicamentos) y no dejes de advertirle a tus compañeras de trabajo sobre estos riesgos la próxima vez que una de ellas pida “una pastilla para el dolor de cabeza”.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día