Aleteia

Irma, el devastador huracán que azota el Caribe y que ya dejó varias víctimas

Lionel CHAMOISEAU / AFP
Comparte
Comenta

Irma sigue su camino en las islas del Caribe; el fin de semana se prevé que llegue a Florida

El huracán Irma, una de las tormentas más fuertes que se han registrado en el océano Atlántico, tocó este miércoles tierra en las pequeñas islas de Antigua y Barbuda, en las Antillas, afectando severamente  edificios e infraestructura de varias pequeñas islas del Caribe, al presentar vientos de más de 297 kilómetros por hora. De momento, se reporta la muerte de 10 personas.

También ha pegado ya en Puerto Rico, pasará por el norte de República Dominicana y Haití el día de hoy y se dirige hacia Cuba, dando un giro al norte, en el que las predicciones de los meteorólogos indican que se degradará a categoría 4 en la escala Saffir-Simpson y tocará el fin de semana el Estado de Florida, en Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya alertado por los estragos histórico que causó en Texas la llegada, el pasado 25 de agosto, del huracán Harvey, declaró el estado de emergencia en Florida, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de Estados Unidos. Se espera que la tormenta llegue a Florida el domingo por la mañana y podría causar inundaciones costeras “sin precedentes”, en un Estado que ha recibido decenas de huracanes a lo largo de su historia.

Temporada letal

Los meteorólogos del gobierno de Estados Unidos predijeron a inicios de agosto que la temporada de huracanes en el océano Atlántico —desde junio hasta noviembre— podría ser la más intensa desde 2010, con entre dos y cinco huracanes fuertes. Harvey e Irma parecen confirmar estas predicciones.

Y ahora viene detrás el huracán José y la tormenta tropical Katia, que en estos momentos se interna en México (donde la capital de la República sufrió ayer una de las peores inundaciones de los últimos tiempos: según mediciones de la Comisión Nacional del Agua, en una sola tarde cayeron 11,000 millones de litros de agua en Ciudad de México).

Se considera que un huracán es fuerte cuando alcanza la categoría 3 o superior de la escala de Saffir-Simpson, con vientos sostenidos superiores a los 176 kilómetros por hora.

Si bien se ha dicho en la prensa que Irma superaría la barrera de la categoría 5, pero los meteorólogos han desmentido este supuesto, ya que no existe la categoría 6 en esta escala.  Sin embargo, con la fuerza que ha tomado Irma por las aguas sobrecalentadas del Atlántico, en los próximos años podría modificarse esta medición de potencial devastador de los huracanes.

Una luz de esperanza

Dentro de las noticias negativas, hay una luz de esperanza.  En las pequeñas islas de Antigua y Barbuda las peores expectativas no se han cumplido y pese a los importantes daños materiales, apenas ha habido personales. Así lo ha dejado de manifiesto su primer ministro, Gaston Browne, en un comunicado, en el que ve una intervención divina.

“Dios nos ha protegido de lo peor de Irma”, afirma el mandatario de este pequeño estado. En el comunicado, que recoge Noticia al Día, Browne añadía que “el pronóstico era que Antigua estaría devastada, nuestra infraestructura demolida, la gente muerta y nuestra economía destruida. A la luz del día, la imagen es muy diferente”.

En Antigua no ha habido ningún muerto y en Barbuda tampoco, según los informes preliminares, aunque en distintos medios se habla de una promesa del surf que literalmente engulló el huracán. “El pueblo de Antigua debería estar muy orgulloso de la parte que cada uno de ellos jugó en nuestra impresionante historia de preparación y resistencia”.

Además, Browne descartó que se produzcan enfermedades a causa de inundaciones ya que los desagües, canales y depósitos fueron despejados por adelantado. “El punto esencial es que nuestra infraestructura principal se ha puesto de pie y nuestro país puede reanudar la vida normal en un plazo de horas”.

Y más adelante dijo: “Nuestro pueblo está a salvo, nuestro país es seguro y nuestro pedazo de paraíso permanece abierto para ser compartido por personas de todo el mundo. Dios te bendiga, y Dios siga bendiciendo nuestra amada tierra, Antigua y Barbuda”, concluyó.

Puerto Rico a oscuras

De las últimas noticias del paso de Irma por Puerto Rico, que es un Estado Asociado a Estados Unidos y que enfrenta una bancarrota total en su economía por la enorme deuda acumulada en años, el fluido eléctrico ha colapsado. Hay más de 50.000 casas sin agua y los hospitales continúan funcionando sólo gracias los generadores de emergencia.

La población de la isla recuerda que desde 1928 no se producía un fenómeno catastrófico tan devastador: en aquel entonces el huracán San Felipe causó la muerte de 2,700 personas; en 1989 el huracán Hugo se cobró la vida de decenas de personas, pero la fuerza del Irma no parece disminuir.

Newsletter
Recibe Aleteia cada día