Aleteia

El papa Francisco y sus “bergoglismos”, parte tres

POPE FRANCIS,COLOMBIA,ART
BOGOTA, COLOMBIA 04 SEPT 2017: Images from Bogota on the eve of Pope Francis historic visit to Colombia. Street artist Paula Santa Mana creates an image of Pope Francis and other religious figures on a street near the Primada Cathedral in Bogota.
Comparte

Una guía práctica para conocer en mayor profundidad el lenguaje habitual de Jorge Mario Bergoglio, el papa Francisco, ya en plena visita a Colombia a cargo del profesor Hernán Alejandro Olano García. Aquí la tercera y última parte.

Laudato si. Encíclica del papa Francisco, que toma su nombre de la invocación de san Francisco, »Laudato si, mi Signore», que en el Cántico de las creaturas que recuerda que la tierra, nuestra casa común, »es también como una hermana con la que compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos ». Nosotros mismos »somos tierra. Nuestro propio cuerpo está formado por elementos del planeta, su aire nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura». 

Libertad. “¿Para qué quiero ser libre si no tengo un perro que me ladre? ¿Para qué quiero construir un mundo si en él voy a estar solo en una cárcel de lujo?… ¿Para qué quiero yo una libertad que me encierra en la celda de mi individualidad?”. 

Libertad religiosa. En su viaje a Jordania, el papa Francisco proclamó que “la libertad religiosa es un derecho humano fundamental”, deseando firmemente que sea tenido en gran consideración en todo Medio Oriente y en el mundo entero. Este derecho «abarca tanto la libertad individual como colectiva de seguir la propia conciencia en materia religiosa como la libertad de culto, la libertad de elegir la religión que se estima verdadera y de manifestar públicamente la propia creencia”.

Licuar la fe. Poco después de ser elegido Papa, el 25 de julio de 2013, dijo: “La fe en Jesucristo no es broma, es algo muy serio. Es un escándalo que Dios haya venido a hacerse uno de nosotros, es un escándalo, y que haya muerto en la cruz, es un escándalo, el escándalo de la cruz. La cruz sigue siendo escándalo pero es el único camino seguro, el de la cruz, el de Jesús, la encarnación de Jesús. Por favor, ¡no licúen la fe en Jesucristo!, hay licuado de naranja, hay licuado de manzana, hay licuado de banana pero, por favor, ¡no tomen licuado de fe! ¡La fe es entera, no se licúa, es la fe en Jesús!, es la fe en el hijo de Dios hecho hombre que me amó y murió por mí. Entonces hagan lío, cuiden los extremos del pueblo que son los ancianos y los jóvenes, no se dejen excluir y que no excluyan a los ancianos, segundo, y no licúen la fe en Jesucristo”. 

Lumen fidei. Es la primera encíclica del papa Francisco, publicada el 5 de julio de 2013 y fechada el 29 de junio del mismo año. Dividida en cuatro capítulos, una introducción y una conclusión, la Carta – explica el Papa – se suma a las encíclicas del papa Benedicto XVI sobre la caridad y la esperanza y asume el «valioso trabajo» realizado por el Papa emérito, que ya había «prácticamente completado» la encíclica sobre la fe.

Memoria. En 2008, la explicación del cardenal Bergoglio fue: “La memoria, esa facultad tan linda que Dios nos ha regalado, nos permite permanecer en el amor, traer cerca a los que amamos, re-cordar, es decir, sentirnos en comunión con ellos en nuestro corazón”. 

Miedo. Su mayor enemigo es la fragilidad.

Miserando atque eligendo. El lema del escudo del papa Francisco “Miserando atque eligendo” (Con sentimiento de amor y misericordia lo eligió), incluido en un pergamino blanco con bordes rojos, procede de un pasaje de una homilía de San Beda el Venerable, comentando el relato evangélico de la vocación de San Mateo y tiene un significado especial para el Papa, ya que a los 17 años, en la festividad de San Mateo en 1953, después de confesarse, percibió la misericordia de Dios en su vida y sintió la llamada al sacerdocio siguiendo el ejemplo de San Ignacio de Loyola.

Misericordiando. Es una palabra de Francisco que ni siquiera posee gerundio. Significa que Dios nos elige y mira siempre con misericordia. 

Ningunear. No dejarse opacar por la acción de otros, que no respetan nuestra dignidad. Ejemplo: “Esa anulación que elimina al otro. No se dejen ‘ningunear’”.

Obispos. Ver: Príncipes. 

Oler a oveja. En la homilía del Jueves Santo, el 28 de marzo de 2013, el papa se manifestó así: “El sacerdote que sale poco de sí, que unge poco –no digo ‘nada’ porque, gracias a Dios, la gente nos roba la unción- se pierde lo mejor de nuestro pueblo, eso es capaz de activar lo más hondo de su corazón presbiteral. El que no sale de sí, en vez de mediador, se va convirtiendo poco a poco en intermediario, en gestor. Todos conocemos la diferencia: el intermediario y el gestor “ya tienen su paga”, y, puesto que no ponen en juego la propia piel ni el corazón, tampoco reciben un agradecimiento afectuoso que nace del corazón. De aquí proviene precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes, sacerdotes tristes, y convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades, en vez de ser pastores con “olor a oveja” –esto os pido: sed pastores con “olor a oveja”, que eso se note-; en vez de ser pastores en medio del propio rebalo y pescadores de hombres”. 

ONG asistencial. En la misa de clausura del Cónclave con los cardenales electores el 14 de marzo de 2013, Francisco dijo: “Si no confesamos a Jesucristo, algo no funciona. Acabaremos siendo una ONG asistencial, pero no la Iglesia, Esposa del Señor”. 

Oración. El miércoles de ceniza de 2008, el cardenal Bergoglio expresó: “La oración es expresión de apertura, de confianza y de tener necesidad de Dios. El que se siente autosuficiente, no ora, se autocomplace. La oración auténtica exige la transparencia, la coherencia y la autenticidad”. 

Paciencia. La paciencia cristiana es la paciencia de San Pablo, la que implica so-portar, sobrellevar en los hombros la historia.

Padres. “Me llama la atención el cuarto mandamiento, el único que lleva pegado una promesa: honra a tu padre y a tu madre y tendrás larga vida sobre la tierra”.

Pan del cielo. En la Homilía del Corpus Christi de 2002, el cardenal Bergoglio expresó: “Acuérdate que el Pan del Cielo es un pan para cada día porque tu futuro está en las manos del Padre Bueno y no solamente en las de los hombres. Acuérdate que el Pan del Cielo es un pan solidario que no sirve para ser acaparado, sino para ser compartido y celebrado en familia”. 

Paz.

  1. Ante el Congreso norteamericano en 2015, Francisco expresó: “…ser un agente de diálogo y de paz significa estar verdaderamente determinado a atenuar y, en último término, a acabar con los muchos conflictos armados que afligen nuestro mundo. Y sobre esto hemos de ponernos un interrogante. ¿Por qué las armas letales son vendidas a aquellos que pretenden infligir un sufrimiento indecible sobre los individuos y la sociedad? Tristemente, la respuesta, que todos conocemos, es simplemente por dinero; un dinero impregnado de sangre, y muchas veces de sangre inocente. Frente al silencio vergonzoso y cómplice, es nuestro deber afrontar el problema y acabar con el tráfico de armas.”
  2. Ante el Consejo de Europa el 25 de noviembre de 2014 expresó: “…el camino privilegiado para la paz –para evitar que se repita lo ocurrido en las dos guerras mundiales del siglo pasado- es reconocer en el otro no un enemigo que combatir, sino un hermano a quien acoger (…) Para lograr el bien de la paz es necesario ante todo educar para ella, abandonando una cultura del conflicto, que tiende al miedo del otro, a la marginación de quien piensa y vive de manera diferente”. 

Pasarse de rosca. Ante los jóvenes, el 25 de julio de 2013, el Papa manifestó: “Miren, yo pienso que, en este momento, esta civilización mundial se pasó de rosca, se pasó de rosca, porque es tal el culto que ha hecho al dios dinero, que estamos presenciando una filosofía y una praxis de exclusión de los dos polos de la vida que son las promesas de los pueblos. Exclusión de los ancianos, por supuesto, porque uno podría pensar que podría haber una especie de eutanasia escondida; es decir, no se cuida a los ancianos; pero también está la eutanasia cultural: no se les deja hablar, no se les deja actuar. Y exclusión de los jóvenes. El porcentaje que hay de jóvenes sin trabajo, sin empleo, es muy alto, y es una generación que no tiene la experiencia de la dignidad ganada por el trabajo. O sea, esta civilización nos ha llevado a excluir las dos puntas, que son el futuro nuestro”. 

Patear para adelante. Lo identifico como avanzar con fuerza. Es una de las expresiones, por así decirlo “futbolísticas” del papa Francisco.

Pecado. Cuando en 2011 cumplió 43 años la comunidad de san Egidio, el cardenal Bergoglio dijo: “Sepamos que para ser un buen cristiano es fundamental reconocerse pecador. Si alguno de nosotros no se reconoce pecador no es buen cristiano”. 

Pequeños detalles. En la misa crismal de 2003, el cardenal Bergoglio dijo: “Jesús era muy cuidadoso con los detalles. El ‘pequeño detalle’ de que le faltaba una ovejita. (…) El ‘pequeño detalle’ de la viuda que ofreció sus dos moneditas. El ‘pequeño detalle’ del que no perdonó una deuda pequeña después de haber sido perdonado en la deuda grande. El ‘pequeño detalle’ de tener aceite de repuesto en las lámparas por si se demora el novio. El ‘pequeño detalle’ de ir a fijarse en cuántos panes tenían. El ‘pequeño detalle’ de tener un fueguito preparado y un pez en la parrilla mientras esperaba a los discípulos de madrugada. El ‘pequeño detalle’ de preguntarle a Pedro, entre tantas cosas importantes que se venían, si de verdad lo quería como amigo. El ‘pequeño detalle’ de no haberse querido curar las llagas”. 

Perdón. Su primer Ángelus en la Plaza de San Pedro el 17 de marzo de 2013 fue muy importante para esta palabra: “El problema es que nosotros nos cansamos de pedir perdón! Pero Él nunca se cansa de perdonar; somos nosotros los que, a veces, nos cansamos de pedir perdón. Y no tenemos que cansarnos nunca, nunca. Él es el padre amoroso que perdona siempre y cuyo corazón está lleno de misericordia para todos nosotros”. 

Permiso, gracias, perdón. Estas son para el papa Francisco, las tres frases que generan la felicidad en la familia. 

Pescar. Es echar las redes, el duc in altum del evangelio que significa salir a dar a conocer la palabra de Dios. “El Pescador que llama a ‘pescar’ una mirada nueva hacia la sociedad y la Iglesia”.

Pesimismo. Ante los cardenales presentes en Roma para el consistorio de su elección, Francisco dijo en 2013: “Nunca nos dejemos vencer por el pesimismo, por esa amargura que el diablo nos ofrece cada día; no caigamos en el pesimismo y el desánimo: tengamos la firme convicción de que, con su aliento poderoso, el Espíritu Santo da a la Iglesia el valor de perseverar y también de buscar nuevos métodos de evangelización, para llevar el Evangelio hasta los extremos confines de la tierra”. 

Poder.

  1. El poder es servicio. El poder solo tiene sentido si está al servicio del bien común.
  2. Lavar los pies es: “yo estoy a tu servicio”.
  3. Para el gozo egoísta de la vida no es necesario tener mucho poder.
  4. Si el más poderoso usó todo su poder para servir y perdonar, el que lo usa para otra cosa termina haciendo el ridículo. 

Primerear. Verbo creado por el papa Francisco, que significa que Dios nos tiene siempre primero en su pensamiento y que toda persona, a su vez, debe ponerlo a él en la cumbre de su actividad humana. Ej.:

  1. “El Señor siempre nos primerea, está primero, ¡nos está esperando!”.
  2. “Ese Dios católico que nos “primerea” siempre.
  3. “La escucha primerea el diálogo y hace posible el milagro de empatía que vence distancias y requemores”.

 

 Príncipes. Durante la rueda de prensa concedida en el avión de regreso de la JMJ de Río de Janeiro, el 28 de julio de 2013, Francisco respondió una pregunta sobre cómo se sentía siento el pontífice y señaló algunos defectos de los obispos, convertidos en ‘príncipes’. Sus palabras fueron: “Hacer la tarea de obispo es hermoso, es hermoso. El problema es cuando uno busca este trabajo; eso no es tan hermoso, esto no es del Señor. Pero, cuando el Señor llama a un sacerdote a que sea obispo, esto es hermoso. Está siempre el peligro de creerse un poco superiores a los demás, de no ser como los demás, un poco príncipe. Son peligros y pecados. Pero la tarea del obispo es hermosa: es ayudar a los hermanos a ir adelante. El obispo delante de los fieles, para marcar el camino; el obispo delante de los fieles, para favorecer la comunión; y el obispo detrás de los fieles, porque los fieles muchas veces tienen el olfato del camino. El obispo debe ser así. La pregunta decía si me gustaba. A mí me gusta ser obispo, me gusta. En Buenos Aires era muy feliz, muy feliz. He sido feliz, es cierto. El Señor me ha ayudado en esto. He sido feliz como sacerdote, y he sido muy feliz como obispo. (Y Papa?): También, también. Cuando el Señor te pone allí, si tú haces lo que el Señor quiere, eres feliz. Este es mi sentir, lo que siento».

Projimidad. De acuerdo con una intervención del papa Francisco en Cuba, crecer en el deseo de ‘projimidad’: es estar cerca, con nuestras diferencias, manías, estilos; sirviendo al pobre y al más pequeño como serviría Jesús.

Protagonismo. No estamos hechos para ser consumidores de espectáculos ajenos, sino para ser, cada uno, protagonistas de su propia vida (Homilía el 7 de agosto de 2011). 

Rasgos familiares. En la peregrinación juvenil al santuario de Luján en 2006, el cardenal Bergoglio expresó: «Quizá uno de los rasgos que más se ven en una familia es cuidarse unos a otros, el rasgo, quizá que más nos caracterizará como hermanos es cuidarnos unos a otros». 

Recen por mí. La frase con la cual el papa Francisco remata cualquier intervención verbal o escrita, la cual permite a las personas tenerlo siempre presente en sus oraciones.

Recursos naturales. Ante el Congreso norteamericano en 2015, Francisco expresó: “El justo uso de los recursos naturales, la aplicación de soluciones tecnológicas y la guía del espíritu emprendedor son parte indispensable de una economía que busca ser moderna pero especialmente solidaria y sustentable. 

Salir de la cueva. “No hay nada más opuesto al espíritu que instalarse, encerrarse”. 

Santidad.

  1. En la audiencia del 2 de octubre de 2013, dijo: “La santidad no consiste ante todo en hacer cosas extraordinarias, sino en dejar actuar a Dios”.
  2. En su libro “Sobre el cielo y la tierra”: Los santos. Ellos son los verdaderos reformadores, los que cambian, transforman, llevan adelante y resucitan el camino espiritual. 

Signos cristianos.

  1. La señal de la cruz se usa de dos maneras: signándonos y Santiguándonos.
  2. La expresión ‘Sanguis martyrum, semen christianorum’, significa sangre de mártires, semilla de cristianos.
  3. La gente se va cuando no se la participa de la alegría del mensaje evangélico, de la felicidad de vivir cristianamente. 

Sociedad política. Ante el Congreso norteamericano en 2015, Francisco expresó: “La sociedad política perdura si se plantea, como vocación, satisfacer las necesidades comunes favoreciendo el crecimiento de todos sus miembros, especialmente de los que están en situación de mayor vulnerabilidad o riesgo”. 

Soñar. El cardenal Bergoglio le dijo a los jóvenes en 2006: “Anímense a soñar. No se duerman. Los jóvenes dormidos no sirven. Anímense a soñar. Anímense a caminar y, entonces, sí a jugarse la vida por el Señor”. 

Ternura – Esperanza – Paciencia. En la celebración del Día del Niño por Nacer, el 25 de marzo de 2004 en Buenos Aires, el cardenal Bergoglio dijo: “Sin estas tres actitudes (ternura, esperanza, paciencia) no se puede respetar la vida y el crecimiento del niño por nacer. La ternura nos compromete, la esperanza nos lanza hacia el futuro, la paciencia acompaña nuestra esperanza en el cansino pasar de los días”. 

Tierra de paz. En el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv, Francisco fue recibido a pie de pista por el primer ministro, Benjamín Netanyahu y el presidente, Simón Peres, que saludó al Papa en español y volvió a hacer un llamamiento por la paz en la tierra de Jesús para poner fin al sufrimiento de los dos pueblos, con el siguiente mensaje: “Deseo que esta Tierra bendita sea un lugar en el que no haya espacio para quien, instrumentalizando y exasperando el valor de su pertenencia religiosa, se vuelve intolerante o violento con los otros”. 

Trabajo. “El trabajo forma parte del plan del amor de Dios”. 

Trepas. Es un apócope de trepadores, que francisco ha relacionado con aquellos sacerdotes que “aspiran a papa para llegar a sacristanes”, o que piensan que cada título hace parte de su carrera para subir en las diócesis o en la Curia Romana a través de otra expresión utilizada por él: ‘carrerismo’. “Un consejo para los ‘trepas’ de la Iglesia: vayan a hacer alpinismo, es más sano”.

Tristeza. Durante la misa de la Renovación carismática Católica en 2011, el cardenal Bergoglio expresó: “Los cristianos tristes son cristianos enfermos. Son cristianos con sarampión, que siempre están ahí con una enfermedad de chicos, que nunca crecen. Que no dan el salto. Salto que lo da el que se siente amado, que se siente ¡ganador!”. 

Unidad. “La unidad en la Iglesia es una gracia, pura gracia, pero una gracia que hay que saberla recibir, deseándola entrañablemente, haciéndole espacio, haciendo cada vez más cóncavo nuestro corazón, despojándolo de todo interés mundano”. 

Valentía – Oración – Humildad. En 2017, el papa Francisco durante la fiesta de los santos Cirilo y Metodio, patronos de Europa, fijó las tres características que distinguen a los grandes heraldos que ayudaron a crecer a la iglesia en el mundo, que contribuyeron con su labor misionera: valentía, oración y humildad. 

Verdad. Siendo aún cardenal, Bergoglio expresó lo siguiente el 9 de abril de 2003: “En una sociedad donde la mentira, el encubrimiento y la hipocresía han hecho perder la confianza básica que permite el vínculo social, ¿qué novedad más revolucionaria que la verdad? Hablar con verdad, decir la verdad”. 

Vida cristiana.

  1. La vida cristiana es dar testimonio con alegría, como lo hacía Jesús.
  2. La vida cristiana no se limita a la oración, pero requiere un compromiso diario y valiente que surge de la oración. 

Virgen María. La madre de Dios es el personaje central en el mensaje de Francisco. Aquí están varias acepciones:

  1. La Virgen María es Madre de todos y no un “jefe de Correos”, que envía mensajes todos los días.
  2. Jóvenes, no lo olvidemos nunca: la Virgen María es nuestra Madre y, contando con su ayuda, podemos permanecer fieles a Jesucristo.
  3. Pidamos a la Virgen María que nos enseñe a afrontar con fe las actividades de cada día, abriendo cada vez más nuestra vida al Señor.
  4. María, la mujer que supo escuchar…
  5. Pienso en María, ¿cómo viviría las contradicciones cotidianas y cómo oraría sobre ellas?
  6. ¡Tenemos madre!, ¡Tenemos Madre!, ¡Tenemos Madre!
  7. Nuestra Señora la apurada por servir, reza por nosotros.
  8. María no debe ser solo la conclusión, sino, más explícitamente, una referencia de centro.
  9. Una sencilla muchacha de Nazaret, que no vive en los palacios del poder y de la riqueza, que no ha hecho cosas extraordinarias, pero que está abierta a Dios, se fía de él, aunque no lo comprenda del todo.

Walkman. Cuando aún se utilizaban, en 2006, el cardenal Bergoglio pronunció esta frase, hoy en día utilizable para quienes se ven inmersos en los teléfonos celulares: “No siempre es fácil escuchar. A veces es más cómodo hacerse el sordo, ponerse los walkman para no escuchar a nadie. Con facilidad suplantamos la escucha por el mail, el mensajito o el “chateo”, y así privatizamos a la escucha de la realidad de rostros, miradas y abrazos. Podemos también preseleccionar la escucha y escuchar a algunos, lógicamente a los que nos conviene…”.

 

Texto gentileza del doctor Hernán Olano, director del Programa de Historia y estudios Socio Culturales de la Universidad La Sabana (Colombia).  Aquí la primera entrega.  Aquí la segunda.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.