Aleteia

El papa Francisco y sus “bergoglismos”, parte dos

Pope Francis speech
Antoine Mekary | ALETEIA
Comparte

Una guía práctica para conocer en mayor profundidad el lenguaje habitual de Jorge Mario Bergoglio, el papa Francsico, de cara a su visita de esta semana a Colombia a cargo del profesor Hernán Alejandro Olano García. Aquí la segunda parte.

Derrochón. Lo utiliza como sinónimo de generosidad del Señor: “Pidámosle a quien nos ha metido en esta siembra, que nos haga partícipes de su mirada, la del sembrador bueno y ‘derrochón’ de ternura”. 

Descarte. Ver globalización de la indiferencia.

Dignidad. En 2007, la explicación del cardenal Bergoglio, durante la fiesta de San Cayetano, fue: “La dignidad se dice de las cosas absolutas porque dignidad significa que algo o alguien es valioso por sí mismo, más allá de sus funciones o de su utilidad para otras cosas”.

Dios. Son varias las acepciones:

  1. Dios como criterio base de la vida, y Dios no es vacío, Dios es amor y el amor es positivo.
  2. Dios tiene un rostro concreto, tiene un nombre: Dios es misericordia, Dios es fidelidad.

Distracción. En la JMJ de Río de Janeiro el 26 de julio de 2013, expresó: “¿Vos sos de los que se lavan las manos? Decidme: ¿Vos sos de los que se lavan las manos, se hacen los distraídos y miran para otro lado, o sos como el Cireneo, que ayuda a Jesús a llevar aquel madero pesado, como María y las otras mujeres, que no tienen miedo de acompañar a Jesús hasta el final, con amor, con ternura?”.

Dolor.

  1. Siendo aún cardenal, en la fiesta de San Cayetano el 7 de agosto de 2001, Bergoglio dijo: “El dolor no es solamente algo que reclama ayuda y exige soluciones. El dolor, si se lo vive como nos enseña Cristo, esconde también una bendición y hasta una cierta alegría. Alegría dolorosa, ciertamente, pero verdadera”.
  2. El 25 de mayo de 2003, en el Te Deum por la independencia de Argentina, dijo: “Ya no hay distinción entre habitante de Judea y habitante de samaria, no hay sacerdote ni comerciante; simplemente están dos tipos de hombre: los que se hacen cargo del dolor y los que pasan de largo, los que se inclinan reconociéndose en el caído y los que distraen su mirada y aceleran el paso”.

Ecumenismo. Cuando el papa Francisco se reunió en 2013 con su santidad Tawadros II; Papa de Alejandría y patriarca de la Sede de San Marcos, expresó: “Si un miembro sufre, todos sufren con él. Si un miembro es honrado, todos se alegran con él. Esta es una ley de vida cristiana, y en ese sentido podemos decir que existe un ecumenismo del sufrimiento: como la sangre de los mártires ha sido semilla de fuerza y de fertilidad para la Iglesia, así la comunión de los sufrimientos diarios puede convertirse en instrumento eficaz de unidad. Y esto es verdad, en cierto sentido, también en el marco más amplio de la sociedad y de las relaciones entre cristianos y no cristianos: del sufrimiento común, en efecto, pueden brotar, con la ayuda de Dios, perdón, reconciliación y paz”.

Educación.

  1. En 2001, la explicación del cardenal Bergoglio fue: “La educación es un hecho espiritual-personal. Es decir, hablamos de encuentro educativo. Prefiero definir al educador como persona de encuentro, y esto en sus dos dimensiones: el que ‘extrae algo de dentro…’, y el ser persona de autoridad, en el sentido etimológico de la palabra: <el que nutre y hace crecer>”.
  2. Por su parte, el 21 de abril de 2004, en su mensaje a las Comunidades Educativas, dijo: “!Nuestro objetivo no es solo formar ‘individuos útiles a la sociedad’, sino educar personas que puedan transformarla!”.

Empachar. Lo identifico como sinónimo de aburrimiento o indiferencia. El Papa dice: “!Qué pena una juventud empachada y triste!”.

Escuchar. En 2008, la explicación del cardenal Bergoglio fue: “¿Qué es lo que nos impide escuchar? Es querer imponer lo que yo siento, lo que yo creo, lo que yo quiero. Es querer como… dominar a otro o prescindir del otro o, simplemente, estar tan centrado en uno mismo que no me interesa el otro, y entonces vamos como borrando al otro de mi panorama y el mundo termina en nuestra piel. No dejamos entrar a otro”.

Escuchoterapia, cariñoterapia y misericordina. Son los tres remedios propuestos por Francisco en México, que permiten lograr la paz de la vida interior.

Ética pública. En la Vigilia de Pentecostés del 18 de mayo de 2013, el Papa le dijo a los Movimientos Eclesiales: “Ésta es una crisis del hombre, una crisis que destruye al hombre, es una crisis que despoja al hombre de la ética. En la vida pública, en la política, si no existe ética, una ética de referencia, todo es posible y todo se puede hacer. Y vemos, cuando leemos el periódico, cómo la falta de ética en la vida pública hace mucho mal a toda la humanidad”.

Eucaristía. En la solemnidad del Corpus Christi del 30 de mayo de 2013 en la Basílica de san Juan de Letrán, el Papa expresó: “La Eucaristía es el sacramento de la comunión, que nos hace salir del individualismo para vivir juntos el seguimiento, la fe en Él”.

Eutanasia. Ver pasarse de rosca.

Evangelii Gaudium. Exhortación apostólica del el 26 de noviembre de 2013; traduce: “La Alegría del Evangelio”: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”. Así empieza la Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium” en la que el papa Francisco recoge la riqueza de los trabajos del Sínodo dedicado a “La nueva evangelización para la transmisión de la fe” celebrado del 7 al 28 de octubre de 2012. El texto, que el Santo Padre entregó a 36 fieles, el pasado domingo durante la misa de clausura del Año de la Fe, es el primer documento oficial de su pontificado, ya que la encíclica “Lumen Fidei” fue escrita en colaboración con su predecesor, el Papa emérito Benedicto XVI.

Exclusión. Ver pasarse de rosca.

Éxodo hacia la paz. El éxodo hacia la paz es una expresión que utilizó el papa Francisco en su viaje a Jordania, para significar el camino conjunto que han de recorrer judíos, cristianos y musulmanes. Podría ser válido para significar el camino entre las fuerzas legítimas e ilegítimas en un conflicto.

Falsear. Considero que es un sinónimo de desesperanza. El papa Francisco dice: “Una civilización que está ‘falseada’ tiene urgente necesidad de la esperanza cristiana”.

Familia. La familia fue definida por el papa Francisco en Cuba como ‘escuela de humanidad’; escuela que enseña a poner el corazón en las necesidades de los otros, a estar atento a la vida de los demás. Es cierto que no existe la familia perfecta…pero eso no impide que no sean la respuesta para el mañana… A pesar de tantas dificultades que aquejan hoy a las familias en el mundo, no podemos olvidar que no son un problema, son principalmente una oportunidad.

Fe. Las acepciones sobre la Fe, creadas por el papa Francisco, son, entre otras:

  1. El misterio central de la fe y la vida cristiana es el misterio de la Santísima Trinidad.
  2. La fe consiste en la disponibilidad para dejarse transformar una y otra vez por la llamada de Dios.
  3. Lo estético forma parte de la fe cristiana, ella tiene su fuente de inspiración en Dios, lo dijo cuando era Jorge Mario Bergoglio.
  1. No es una idea, una filosofía o una ideología. La fe procede de un encuentro personal con Jesucristo, el Hijo de Dios hecho carne.
  2. Vivir la fe no es decorar la vida con un poco de religión, como si fuese un pastel que se lo decora con nata.

Felicidad. En 2006, la explicación del cardenal Bergoglio fue: “Estamos llamados a una vocación: construir la dicha, unos por los otros, es lo que nos llevaremos de este mundo”.

Fragilidad. Su mayor enemigo es el miedo.

Generosidad. En una Homilía en 2001, dijo: “…aunque solo Jesús lo ve, alguna viuda echa sus dos últimas moneditas en la alcancía de los pobres”.

Globalización de la indiferencia.

  1. Para el papa Francisco, la ‘globalización de la indiferencia’  significa acostumbrarnos al sufrimiento de los otros y pensar que eso no tiene que ver con nosotros ni nos concierne. En 2013, pronunció la Homilía ¿Quién ha llorado? El 8 de julio y dijo: “La cultura del bienestar, que nos lleva a pensar en nosotros mismos, nos hace insensibles al grito de los otros, nos hace vivir en pompas de jabón, que son bonitas, pero no son nada, son la ilusión de lo fútil, de lo provisional, que lleva a la indiferencia hacia los otros, o mejor, lleva a la globalización de la indiferencia”.
  2. En 2003, la explicación del cardenal Bergoglio fue: “¿Puede ser deseable una sociedad que descarte a una cantidad grande o pequeña de sus miembros? Aun desde una posición egoísta, ¿cómo podré estar seguro de que no seré yo el próximo excluido?… Si se acepta que “algunos sí y otros no”, queda la puerta abierta para todas las aberraciones que vengan después”.
  3. Por su parte, el 25 de julio de 2013, durante la JMJ, expresó: “esta ‘cultura del descarte’ tiende a convertirse en mentalidad común que contagia a todos”.

Guerra. En la ONU., el papa Francisco criticó también la guerra, definida como la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente. Si se quiere un verdadero desarrollo humano integral para todos, se debe continuar incansablemente con la tarea de evitar la guerra entre las naciones y entre los pueblos. También se refirió al reciente acuerdo sobre la cuestión nuclear en una región sensible de Asia y Oriente Medio es una prueba de las posibilidades de la buena voluntad política y del derecho, ejercitados con sinceridad, paciencia y constancia. En las guerras y conflictos hay seres humanos singulares, hermanos y hermanas nuestros, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, niños y niñas, que lloran, sufren y mueren. Seres humanos que se convierten en material de descarte cuando solo la actividad consiste solo en enumerar problemas, estrategias y discusiones… ¡La violencia y la guerra nunca son el camino para la paz!

Habriaqueismo. Es un neologismo inventado por el Papa para diagnosticar uno de los males que más afecta al corazón humano. Consiste en opinar acerca de lo que habría que hacer, pero omitiendo trabajar hombro con hombro para convertirlo en realidad. Francisco dice: “El espíritu de los soldados y los generales derrotados por el ‘habriaqueismo’”.

Hacer lío. Es el mensaje de Francisco a los jóvenes para llevar hasta el último lugar del mundo la buena nueva del Evangelio. Ejemplo: “’Hagan lío’, porque la buena noticia no es silenciosa…”.

Hipocresía. En el año 2006, el cardenal Bergoglio dijo: “Detrás de un pensamiento hipócrita hay un corazón enfermo, hay un corazón esclerótico, un corazón duro que no deja que el Espíritu entre, que no deja que las pautas de la Verdad vayan entrando e inspirando su modo de pensar”.

Iglesia. Son varias a su vez las acepciones que sobre la iglesia se conocen del papa Francisco:

  1. La Iglesia condena el pecado porque debe decir la verdad, Francisco en ‘El nombre de Dios es misericordia’.
  2. La Iglesia es apostólica porque en ella pervive el mandato misionero que el Señor confió a sus Apóstoles.
  3. La Iglesia es la sociedad de los fieles cristianos que obedecen a la autoridad del Papa y de los obispos.
  4. La Iglesia está bañada con la sangre de Cristo derramada en la Cruz.
  5. La Iglesia interviene emitiendo un juicio moral en materia económica y social, cuando lo exigen los derechos fundamentales de la persona, el bien común o la salvación de las almas.
  6. La Iglesia nos acompaña en toda nuestra vida de fe, en toda nuestra vida cristiana.
  7. La Iglesia predica aquello que cree que es lo mejor para las personas, que las hace más plenas, más felices.
  8. La Iglesia, de hecho, al ser sin duda también una institución humana, histórica, con todo lo que conlleva, no tiene una naturaleza política, sino esencialmente espiritual.

Incoherencia. El 14 de abril de 2013, en una Homilía en Roma, Francisco expresó: “La incoherencia de los fieles y los Pastores entre lo que dicen y lo que hacen, entre la palabra y el modo de vivir, mina la credibilidad de la Iglesia”.

Inculturar. Inculturar es transformar íntimamente los auténticos valores culturales en valores cristianos, integrándolos en la misma visión de vida, y a su vez enraizar el cristianismo en las diversas culturas desde la reflexión y la praxis.

Impaciencia. En la ciudad de resistencia el 25 de marzo de 2010, el cardenal Bergoglio dijo: “Nuestro mundo se caracteriza por la ‘impaciencia del tener’. Las cosas tecnológicas ‘impacientan’, el dinero ‘impacienta’, las estadísticas ‘impacientan’. Y no con la ‘divina impaciencia’ del celo apostólico, que transmite la paz al rostro y la dulzura al corazón de aquel que está inquieto en ganar corazones para Cristo. La impaciencia del mundo endurece el rostro y agría el corazón”.

Inmigrantes. Ante el Congreso norteamericano en 2015, Francisco expresó: “En los últimos siglos, millones de personas han alcanzado esta tierra persiguiendo el sueño de poder construir su propio futuro en libertad. Nosotros, pertenecientes a este continente, no nos asustamos de los extranjeros, porque muchos de nosotros hace tiempo fuimos extranjeros. Les hablo como hijo de inmigrantes, como muchos de ustedes que son hijos de inmigrantes. Trágicamente, los derechos de cuantos vivieron aquí mucho antes que nosotros no siempre fueron respetados. A estos pueblos y sus naciones, desde el corazón de la democracia norteamericana, deseo reafirmarles mi más alta estima y reconocimiento. Aquellos primeros contactos fueron bastante convulsos y sangrientos, pero es difícil enjuiciar el pasado con los criterios del presente. Sin embargo, cuando el extranjero nos interpela, no podemos cometer los pecados y errores del pasado. Debemos elegir la posibilidad de vivir ahora en el mundo más noble y justo posible, mientras formamos las nuevas generaciones, con una educación que no pueda dar nunca la espalda a los ‘vecinos’, a todo lo que nos rodea”.

 

Texto gentileza del doctor Hernán Olano, director del Programa de Historia y estudios Socio Culturales de la Universidad La Sabana (Colombia). En estos días saldrá la última entrega. Aquí la primera. 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.