Aleteia

Barcelona 17A: ¿órdago al Estado laico español con la educación islámica?

BRU GARCIA / AFP
Comparte
Comenta

¿Cómo no deducir que los atentados se están convirtiendo, una vez más, en oportunidad política para avanzar?

El rastro de dolor y muerte que han producido los atentados de Barcelona ha dado paso a debates más o menos profundos sobre sus causas y el control de los imames. Si en el artículo Barcelona 17A: ¿Quién controla a los imanes en España? tratábamos sobre ellos, en este pretendemos centrarnos una de las propuestas tradicionales dentro del Islam en España: la creación de instituciones educativas islámicas, reconocidas por un Estado laico.

A pesar de que la evidente necesidad de implementar el control de imanes, distintos representantes han ligado estos sucesos a una antigua reivindicación del Islam en España: la necesidad de poseer instituciones educativas islámicas, reconocidas por el Estado: “no hay centros de formación de imanes y eso es un problema (…) no existe un centro que controle o canalice el control de qué requisitos hacen falta para que el imán pueda ejercer en la mezquita”.

Así describía Lahsen Himmer la verdadera raíz del problema: “hay criterios para ser un imán: debe tener un profundo conocimiento del Islam y un certificado de idoneidad de un grupo de sabios que lo autorizan para ejercer. Eso no existe en España porque no hay una institución que lo haga” (véase Villaba)

Por tanto, tras el impacto de los sucesos, lo que Barcelona ha reavivado es el debate sobre la necesidad de desbloquear el Acuerdo del 92. Distintas voces autorizadas dentro de la comunidad islámica afirman taxativamente que la ley no se aplica. Pese a recogerse más de catorce artículos respecto a los criterios de idoneidad de los imanes. Reclaman “el reconocimiento institucional de una comisión islámica como tienen la iglesia, los sindicatos o los partidos, ahora mismo hay muchas comunidades, pero no hay un órgano interlocutor” (véase Villalba y Cedrón).

Queda claro que, en lugar de asumir sus propias responsabilidades, se echa la culpa a la negativa del Estado español de reconocer instituciones educativas islámicas anexas a sus estructuras. Reclaman que se permita una organización más propia de países de mayoría islámica, en el seno de un Estado occidental y necesariamente laico y multicultural. Interesante paradoja.

No puede extrañar por tanto que se suscriban afirmaciones que nieguen que los atentados no son un problema de seguridad, radicalismo o guetos en España, sino  un problema de no aplicación de los Acuerdos por la Administración. (véase Cedrón).

A juicio del representante del islam en España, la integración de jóvenes musulmanes se convierte en el origen de la radicalización y el foco del peligro. A su juicio, la contratación de más profesorado de religión islámica en los centros educativos se convierte en una necesidad acuciante. Sin embargo, en el caso de los jóvenes de Barcelona, todos estaban perfectamente integrados en la sociedad catalana, tenían trabajo y habían sido educados en centros públicos. Fueron radicalizados en la mezquita. A partir de aquí, las preguntas vuelven a multiplicarse, sin que nadie parezca tener repuesta o responsabilidad.

Es interesante apuntar cómo los grupos defensores del laicismo analizaron las declaraciones del responsable de la Comisión Islámica de España, Riay Tatary, interpretándolo de forma clara y directa: “El “islam español” pide ayuda al Gobierno para regular a sus imanes: casilla IRPF o formación en Universidades” (véase Laicismo.org) ¿Cómo no deducir que los atentados se convierten, una vez más en oportunidad política para avanzar? (véase Marcos).

La institucionalización y el control de la educación islámica en España ha sido, desde su origen, un campo de enfrentamientos internos. Respecto a esto hay que decir que en España sí que ha habido proyectos de formación de imanes.

Tras los atentados del 11M, en 2005 se pusieron en marcha Cursos de formación de Imames, impartidos por el Ministerio de Justicia, la (UNED), la Universidad Islámica de Rotterdam y la propia CIE. En ellos debían llegar a familiarizarse con la legislación española e internacional, “los principios de pluralismo y convivencia, los usos y costumbres de nuestra sociedad, los valores democráticos del país de acogida y una visión “del islam auténtico, que repudia la violencia y el extremismo” (véase Lobo).

Esta cuestión irresuelta es sin duda una cuestión muy importante. En definitiva, controlar a los formadores es estratégico para imponer una visión u otra del Islam. Y la reacción de Rabat no se ha hecho esperar al tratar de llegar a un acuerdo sobre el control de los imanes y mezquitas que acogen a emigrantes marroquíes de segunda y tercera generación. Según el Ministro de Interior marroquí Abdeluafi Laftit, “estos jóvenes que nacieron en los países europeos necesitan una atención especial que evite que caigan en las garras del terrorismo”, (véase EFE).

Podemos concluir con dos preguntas: ¿Es casual vincular las exigencias de unas instituciones educativas islámicas a la radicalización de las jóvenes generaciones de musulmanes nacidos en España? ¿Por qué se privilegia este argumento en lugar de apoyar un control exhaustivo de los discursos de los imanes y de su selección por parte de los responsables del Islam en España?

REFERENCIAS:

-CEDRÓN, M., “Ryai Tatari Bakry: El empleo es la mejor forma de integrar”, La Voz de Galicia, 19-8-17, https://www.lavozdegalicia.es/noticia/espana/2017/08/19/empleo-mejor-forma-integrar/0003_201708G19P13991.htm

-CEMBRERO, I., “Rabat busca aprovechar los atentados para controlar más a los musulmanes en España”, El Confidencial, 1-9-17, https://www.elconfidencial.com/espana/2017-08-30/atentados-barcelona-cambrils-marruecos-control-musulmanes-espana_1435616/

-CORPAS, M. A., Las Comunidades islámicas en la España actual, UNED, 2010

-CORPAS, M.A., “Spain: Where a community becomes a lobby” , Oasis. Cristiani e musulmai nel modo globale, Journal of the Oasis International Foundation, year 7, n.13, (2011), pp. 99-103.

-EFE, “Marruecos insiste en que hay que controlar las mezquitas e imanes”, El País, 29-8-17, https://politica.elpais.com/politica/2017/08/29/actualidad/1504008149_907985.html

-LAICISMO-ORG, El «islam español» pide ayuda al Gobierno para regular a sus imanes: casilla IRPF o formación en Universidades”, Laicismo.org, https://laicismo.org/2017/el-islam-espanol-pide-ayuda-al-gobierno-para-regular-a-sus-imanes-casilla-irpf-o-formacion-en-universidades/166612

-LOBO, J. L., “Los imanes de las mezquitas se examinarán de españolidad para predicar el islam”, El Confidencial, 26-1-15, https://www.elconfidencial.com/espana/2015-01-23/los-imanes-de-las-mezquitas-se-examinaran-de-espanolidad-para-predicar-el-islam_628027/

-MARCOS, J., “El Estado no nos informa si un imám tiene antecedentes penales”, El País, 30-8-17, https://politica.elpais.com/politica/2017/08/29/actualidad/1504030925_010310.html

-MEDINA, P., “El «islam español» pide ayuda al Gobierno para regular a sus imanes”, ABC, 27-8-17 http://www.abc.es/espana/abci-islam-espanol-pide-ayuda-gobierno-para-controlar-imanes-201708270435_noticia.html

-VILLALBA, J. R., “La no integración de los menores musulmanes de los centros es una bomba de relojería”, Ideal, 31-8-17, http://www.ideal.es/granada/integracion-menores-musulmanes-20170831225931-ntvo.html

-El PAÍS, “El Gobierno creará un registro obligatorio de mezquitas e imames”, El País, 8-5-2004, https://elpais.com/diario/2004/05/08/portada/1083967205_850215.html

Newsletter
Recibe Aleteia cada día