Aleteia

No hay razón para enfadarse por hacerse viejo. Basta pensar en los millones de personas que no han tenido ese privilegio.

CEMETERY
Comparte

Cary Grant

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.