Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 14 mayo |
Nuestra Señora de Fátima
home iconEspiritualidad
line break icon

Cuidados paliativos: permanecer vivos hasta el último momento

HANDS HOSPITAL

P.RAZZO/CIRIC

Aleteia Francés - publicado el 02/09/17 - actualizado el 02/09/17

La vida y la muerte se entremezclan en una paz profunda en la clínica de las agustinas de Malestroit

Reunión de cambio de turno matinal en la unidad de cuidados paliativos de la clínica de las Agustinas de Malestroit (Francia). Café y bizcochitos, el ambiente se detiene evocando a cada uno de los ocho pacientes que se benefician allí de cuidados. Se ríe y se trabaja. Aquí está la «casa de la vida», asegura Sor Roxane.

En lo que hasta el 2003 era la maternidad de la clínica, sólo los pacientes han cambiado de rostro. Las puertas y ventanas siguen siendo rosadas, y a fin de cuentas «todavía se sigue dando a luz… desde la muerte», explica la religiosa. Es largo y doloroso, el resultado es incierto.

El establecimiento de las agustinas es la única unidad de cuidados paliativos para los 350.000 habitantes de los entornos. Es raro que haya plaza.

«¡Es el servicio donde se está más vivo!»

Enfermera de formación, sor Rosane encuentra bajo su velo y su bata blanca sus «dos pulmones»: sus vocaciones -religiosa y agente de salud- son complementarias.

© Sophie Le Noen.

En torno a ella, un equipo multidisciplinario compuesto por muchas enfermeras, una auxiliar de enfermería y un psicólogo. Todos han firmado una carta de adhesión a los valores éticos de la comunidad religiosa a la que pertenece la clínica.

«Nosotros no ponemos fin ni prolongamos la vida. Respetamos la naturaleza«, explica la religiosa. Todo en esa «justa proximidad» que permite amar al paciente. Dedicamos tiempo a escuchar, a sentarnos. «No consideramos al ser humano como un solo órgano enfermo, sino en toda su persona».

Isabel, enfermera, saborea el pacífico ritmo de la unidad. «¡Es el servicio donde se está más vivo!», explica la joven mientras prepara su carro.

La atención del personal médico es tranquilizadora para los pacientes. Fabiana, de 65 años, respirando con dificultad, lo corrobora: «Estoy bien aquí. He encontrado una escucha». Ella se prepara para volver a su casa, por unos días, en la perspectiva de la próxima boda de su hijo.

«Calmar los cuerpos y las almas»

Los pacientes aquí no están llamados a permanecer mucho tiempo. «Los recibimos para calmar su dolor, pero todos tienen un proyecto: ¡es la vida! Hay que permanecer vivos hasta el final».

Fabiana explica con un sentimiento cruel: «Tengo un cáncer de pulmón aunque nunca he fumado. Lo encuentro muy injusto». Una injusticia ante la que no hay respuesta. «La enfermedad no es un castigo», dice sor Roxane, que calma con su equipo los cuerpos y las almas atormentadas.

La nobleza de la misión de los agentes de salud se inscribe en un libro de oro en que los agradecimientos de las familias llenan páginas enteras. «No tenemos una máscara, estamos en la verdad«, dice la responsable para explicar cómo enfrenta la muerte: es la humanidad que se refleja en cada uno.

En los colores rosas de este lugar de paso, la muerte no es tabú y los vivos también necesitan de los moribundos. Una vela se enciende en la ventana de la habitación después de cada muerte.

Y después a veces los pacientes hacen mentir al diagnóstico de los médicos. Como ese hombre con insuficiencia renal que se despidió de los equipos antes de sus vacaciones de verano y que se prepara para volver a encontrarse con ellos tres semanas más tarde.

Por Sophie Le Noën




Te puede interesar:
Ayudar a morir: una profesión no apta para todos




Te puede interesar:
El entusiasmo que nos anima en la unidad de cuidados paliativos

Tags:
cuidarenfermedadenfermerahospitalmuertereligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.