Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 04 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconEspiritualidad
line break icon

Oraciones para rezar cuando te sientes miserable

CHRIST AND THE SINNER

Andrey Mironov | CC

Philip Kosloski - publicado el 29/08/17

La buena noticia es que la Iglesia nunca estuvo destinada a ser un museo para santos, sino un hospital para pecadores

Seamos sinceros: algunas oraciones creadas por algunos santos pueden parecer un poco demasiado “piadosas” para la mayoría de nosotros. Para aquellos que todavía percibimos que la santidad no es más que una mota lejana en el horizonte, es más sencillo sentirnos identificados con oraciones que reconocen la frecuencia con la que solemos no cumplir con las expectativas.

La buena noticia es que la Iglesia nunca estuvo destinada a ser un museo para santos, sino un hospital para pecadores.

Si quieres pruebas, mira a los Doce Apóstoles. La misma “piedra” de la Iglesia negó a Cristo tres veces y todos los apóstoles menos uno huyeron del escenario de la crucifixión.

Para reconocer la realidad de nuestras propias vidas, aquí hay varias “oraciones para pecadores” que son sinceras sobre nuestra propia miseria y ponen nuestro enfoque en la misericordia de Dios para sanar nuestras muchas heridas.




Te puede interesar:
¿Estamos realmente listos para obtener el arrepentimiento?

¡Siempre estás a tiempo! La misericordia es eterna

Algunas de las inspiradoras personas que hoy los católicos veneran como santos fueron en algunos momentos de sus vidas notoriamente miserables.

Cometieron errores, cayeron y pecaron. Pero la clave fue que sus corazones de convirtieron.

¡Eso nos da esperanzas! Sentirse miserable puede ser el punto de partida de un arrepentimiento y un cambio, una mejora personal que te lleve hasta el cielo.

Incluso nuestros fríos corazones, que a veces sentimos tan distantes de Dios, pueden volverse hacia Él y recibir una nueva vida.

San Agustín es un ejemplo paradigmático de santos que fueron pecadores, pero hay muchos más. San Mateo, san Dimas, santa Pelagia, santa María de Egipto. Conoce más sobre sus vidas:




Te puede interesar:
5 santos que eran notoriamente pecadores

Tags:
cambioconversionmiseriamisericordiaoracionpecadoperdon
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
3
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
4
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
5
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
6
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
7
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.