Aleteia

La belleza no necesita Photoshop

© Shutterstock
Comparte
Comenta

Arrugas, defectos, estrías,.... las pequeñas imperfecciones son también el reflejo de experiencias y borrarlas es borrar una parte de la persona

El próximo octubre, el mundo de la moda ya no será el mismo. El pasado mes de mayo se votaron en Francia dos textos dirigidos a proteger la salud de los/as modelos y a “prevenir problemas de conducta alimentaria”.

El primero se refiere a las fotografías retocadas y a las derivas que entrañan. Desde el 1 de octubre de 2017, será obligatoria la mención “fotografía retocada” cuando sea modificada por un software para cambiar la apariencia corporal de los/as modelos. Está destinado a las imágenes que aparecen en la prensa, carteles, internet, catálogos y prospectos.

El segundo texto afecta directamente a la salud de los/as modelos. Consiste en un certificado médico obligatorio para desfilar en Francia (incluso para las modelos de otro país del espacio económico europeo) y exámenes médicos de aptitud. En el punto de mira: los desórdenes alimentarios entre los/as modelos en general y la anorexia en particular.

Más allá de esos textos, hay una real toma de conciencia en marcha. Análisis con Catherine Bronnimann, psicoterapeuta en Ginebra (Suiza) y autora de La Robe de psyché, Essai de lien entre psychanalyse et vêtement (La ropa de la psique: ensayo sobre el vínculo entre psicoanálisis y el vestir (éditions L’Harmattan).

Transmitir valores a los jóvenes

En una sociedad donde la imagen de la mujer es reducida a un cierto aspecto del cuerpo, los más jóvenes son vulnerables. “La moda tiene una influencia muy fuerte en los jóvenes y adolescentes”, afirma Catherine Bronnimann.

“Desean identificarse con alguien, sobre todo las personas que no tienen mucha autoestima y que piensan que siendo como los/las modelos, la vida sería diferente. Hay que dejar este ideal inaccesible y entender que las mujeres no son perchas. Esto puede tomar mucho tiempo, pero algunos estudiantes y jóvenes diseñadores empiezan a reflexionar ya sobre ello”.

La necesidad de respetar su cuerpo

Como recuerda la Biblia, el Hombre es a la vez un ser espiritual y corporal. La salud es preciosa y es importante cuidar de uno mismo.

“El cuerpo no es una quimera -destaca Bronnimann-. No se le puede anular. Estos textos se refieren a la delgadez, pero también a las arrugas, los defectos, las estrías,…. Las pequeñas imperfecciones son también el reflejo de experiencias, forman parte integrante de la persona. Borrar estos detalles significa también suprimir un poco de ti mismo”.

“Conservar la facilidad de movimiento, la motricidad de tu cuerpo es una noción importante -prosigue la psicoterapeuta-. Hay una necesidad de cultivar el propio cuerpo para preservarlo”. Para honrar este cuerpo modelado por Dios, la primera etapa es respetar con buenos hábitos de vida.

El alma y el cuerpo están íntimamente ligados

¡La mujer no es sólo cuerpo!“, recuerda. Si es importante cuidar el propio cuerpo, sin embargo no lo es concederle una atención exagerada. Un culto a la perfección siempre es malsano y comporta numerosas derivas. Con los años, el cuerpo evoluciona según los distintos momentos de la vida. Aceptar estos cambios es la garantía de una evolución de la mentalidad.

La belleza, signo de la bondad de Dios

Más allá del cuerpo, estos textos de ley evocan también la belleza de la mujer, una realidad objetiva, signo de la bondad de Dios. Santo Tomás de Aquino, filósofo y Padre de la Iglesia, destaca que el cuerpo es legítimo como materia, medio para diferenciar a un individuo de otro.

Él recuerda, ya en su época (siglo XIII) que lo bello es lo que agrada, debe ser percibido para ser apreciado. En la naturaleza o en las creaciones artísticas, la belleza también es un signo de verdad del Creador. La integridad, la armonía de las proporciones y la claridad son las condiciones esenciales de la belleza.

En la mayor parte de las tiendas de moda, las imágenes de mujeres difundidas están retocadas y modifican la belleza natural de cada una, esas pequeñas faltas que las hacen auténticas. La apariencia física prima como un valor para algunos.

Sin embargo, algunas cabeceras, como el sitio americano Verily, proponen la transparencia con las fotografías para que representen a las mujeres tal como son. “Un poco menos de lo que deberías ser, un poco más de lo que eres”, como dice el lema de la revista.

Una mirada benevolente sobre la mujer, su cuerpo y su alma, como un pequeño avance, un cuestionamento sobre la belleza en el universo de la moda.

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día