¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Gratitud: la memoria del alma

THANKFULNESS
Comparte

¿Y de qué hay que dar gracias? De absolutamente todo, tanto de lo que no tenemos como de lo que sí. No seamos uno más de los que “goza poco de lo mucho que tiene y sufre mucho por lo poco que le falta”

La gratitud es un ingrediente básico en esta gran aventura llamada vida; es el cielo en la tierra. Viene del latín “gratia” que significa “don” o “gratis”. La gratitud es una actitud y estilo de vida. Es la expresión del reconocimiento debido a la persona que nos hace un bien sin estar obligada a hacerlo y justo eso hizo Dios con cada uno de nosotros, darnos el don de la vida, crearnos simplemente porque nos ama, por un acto de profundo amor y no por necesidad u obligación y lo hizo gratis.

La gratitud no se desgasta con el tiempo; crece y da fruto cuando se necesita, aunque quizá muchas veces esos frutos -o recompensas- no las veamos en la tierra, sino en el cielo.

Conviene ser agradecido. La misma gratitud ensancha las puertas del corazón y le hace latir a su más alta frecuencia -la del amor- porque gratitud y amor siempre van de la mano. Decir gracias debe ser tan natural como respirar; gracias no solo pronunciado con palabras, que no salga solo por la boca, sino por el corazón, de manera sincera.

La gratitud no solo se habla, se actúa. Las palabras gracias y agradecimiento se usan más de 100 veces en la Biblia. De hecho, la gratitud es una constante en la vida pública de Jesús. Es la palabra que más pronuncian durante su día las personas que más llenas están de amor, aparte de ser las más serviciales.

Demos gracias de lo que tenemos y que muchas veces damos por hecho. Comencemos nuestro día de rodillas para que lo terminemos de pie. Trabajemos con actitud de agradecimiento a Dios desde que amanece hasta que anochece. Empecemos nuestro día, en cuanto abramos los ojos simplemente diciendo “¡gracias!” .

Si de verdad valoráramos lo que es tener vida, lo que es tener piernas para caminar, ojos para mirar, oídos para escuchar, un techo para vivir comenzaríamos nuestro día de rodillas diciéndole a Dios: “Te serviré”. No vayamos por la vida dando por sentado tantos regalos. Todo nos ha sido confiado de manera gratuita y lo mínimo que Dios merece es gratitud y cuidar lo que nos confió.

Decía mi mamá que “es de bien nacidos ser agradecidos”. Luego pasa que personas a las que nosotras ayudamos se nos voltean y hasta hablan mal. Pareciera maldición porque cuanto más les apoyamos, más enojo les provocamos. Aquí si aplica el refrán de “a quien te hable mal de mí, pregúntale cuantas veces lo ayudé”. Pero ¿saben? Hasta estos casos hay que agradecer porque estas personas nos dan lecciones de vida de aquello que no queremos nosotros hacer a los demás. Eso de morder la mano de quien un día te dio de comer es de lo más bajo que un ser humano puede hacer. Y aunque es bíblico y lo leemos en uno de los Salmos: “Incluso, mi amigo, en quien yo confiaba, el que compartió mi pan, ha levantado contra mí el calcañar”, este tipo de traiciones duelen y mucho. Aun así, demos gracias a Dios por esas personas que en algún momento nos traicionaron y se alejaron.

Una actitud de gratitud nos ayuda a ver la vida de manera distinta. Eso que en algún momento consideramos difícil o triste, situaciones dolorosas, si les ponemos gotas de gratitud estas se transformarán y podremos vislumbrarlas con más claridad como oportunidades.

Por ejemplo, ese novio que nos cortó. Tenemos 2 opciones: llorar amargamente porque terminó la relación o agradecer porque sucedió y elegir quedarnos solo con lo bueno. Cuando buscamos y encontramos algo, aunque sea muy pequeño, por el cual sentir agradecimiento en una situación que nos ha hecho pasar un mal rato, nos anima y nos llena de energía para seguir adelante. Ante cualquier situación que implique una despedida, nunca será lo mismo decir adiós desde la gratitud que desde el enojo. Eso hará la diferencia para superar más fácil esa experiencia.

Ser agradecido en todo, hasta en lo más trivial como cuando nos toman en cuenta en cosas que a veces pueden resultar fastidiosas. Por ejemplo, cuando nos etiquetan en alguna foto o “post” en las redes sociales. Nunca he entendido porqué algunas personas se enfadan con eso, en vez de sentirse elogiadas o agradecidas de que las tomen en cuenta.

“Yo lloraba porque no tenía zapatos hasta que conocí a alguien que no tenía pies”. Y así pasa. Dejamos de gozar lo mucho que tenemos por quejarnos de lo poco que nos falta. Ahora pensemos en lo que no tenemos más solo para dar gracias. Dios nos quiere para vivir la gloria eterna con Él. Por lo tanto, si no tenemos eso que humanamente nos apetece y que parece noble es porque no nos hace bien ni a nuestra vida, ni a nuestra alma. Nos ama tantísimo que probablemente no nos dará lo que le pedimos, más sí lo que nos beneficia. Después de todo nosotros sabemos lo que queremos, pero Él sabe lo que nos conviene y realmente necesitamos.

En la enfermedad y el sufrimiento

Cuesta, y  mucho, ser agradecidos en medio de una enfermedad, en la muerte de un ser querido, en un revés económico, en medio de la calumnia y la deshonra. Si tenemos fe sabremos que los frutos de gozo que se cosechan después de tanto dolor al ofrecerlos a Dios son infinitos. Aunque el dolor nos esté invadiendo, pidámosle que nos dé la capacidad de saberle decir “gracias” y confiemos en el plan perfecto detrás de esta experiencia.

Así que cada vez que sientas tristeza por eso que no tienes, voltea a tu alrededor y agradece cada bendición que te es confiada y si puedes, escríbela. Te darás cuenta de que hasta hojas te faltarán para tantas.  Como dijo el papa Francisco: “Permiso”, “perdóname”, “gracias”, palabras claves de la convivencia familiar. Si en una familia se dicen estas tres palabras, la familia va adelante. ¿Cuántas veces al día las pronunciamos?

Te sugiero que hagas este ejercicio a partir de mañana y lo hagas todos los días. Ten un cuaderno junto a ti y cada mañana escribe 5 cosas -o bendiciones- por las que te sientes agradecido. Te aseguro que 5 al día se te harán muy pocas. El que reconozcas todo lo bueno -y lo que parece no tan bueno- te hará estar con una actitud muy positiva durante tu día.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.