Aleteia

Nieto de la realeza y de futuros santos recuerda sus lecciones de fe

Comparte

¿Cómo debe de ser el ver dentro de tu propia familia un ejemplo tan radiante como el beato Carlos de Austria y Zita sobre lo que es “básicamente” el matrimonio?

El archiduque Rodolfo de Austria es el nieto mayor del beato Carlos de Austria y la fiesta de la Sierva de Dios Zita por parte de su quinto hijo, el archiduque Carlos Luis de Habsburgo-Lorena y Borbón-Parma.

La archidiócesis de Zagreb publicó esta entrevista en vídeo con el archiduque Rodolfo, en la que habla sobre sus abuelos, el testimonio de su matrimonio y su propia experiencia como marido y padre.

También señala algunas coincidencias fascinantes en las vidas de su abuelo y el papa Juan Pablo II, incluyendo que el pequeño Karol Wojtyla de hecho recibió su nombre en honor al Emperador Carlos.

El beato Carlos de Austria, además de ser el último Emperador de Austria (y gobernador del Imperio Austro-Húngaro) y un líder que trabajó incansablemente por la paz durante la Primera Guerra Mundial, también fue un hombre de familia y un marido leal a su esposa.

Estuvieron casados durante 11 años antes de su muerte en el exilio en 1922. Zita estaba embarazada de su octavo hijo cuando Carlos falleció.

Como recuerda el archiduque Rodolfo en el vídeo, el día antes de que Carlos y Zita se casaran, Carlos le dijo a ella: “Ahora tenemos que apoyarnos mutuamente para alcanzar juntos el paraíso”.

“Esto es básicamente, básicamente lo que es el matrimonio”, reflexiona el archiduque.

Puedes ver el vídeo en YouTube con subtítulos en inglés para las preguntas; las respuestas del archiduque están en inglés.

Los lectores también pueden disfrutar aquí de una conferencia que el archiduque Rodolfo dio en Notre Dame en 2013.

En esta conferencia, el archiduque señala, entre otras muchas anécdotas, cómo el papa Pío X dijo a Zita, cuando esta acudió a Roma para una bendición por su inminente matrimonio, que se estaba casando con el hombre que sería heredero al trono.

Zita no sabía cómo recibir una “profecía” así, ya que Carlos, su prometido, no debía convertirse en emperador, ya que solo era el sobrino nieto del emperador Francisco José.

Carlos sucedió a Francisco José solamente a causa de una serie de asesinatos y muertes, algo que por entonces Zita no podía haber imaginado.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.