Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconActualidad
line break icon

Brasil: Cuando naufragar tiene rostro del niño

SHIPWRECK

AFP PHOTO / LUCIO TAVORA

Pablo Cesio - Aleteia Brasil - publicado el 25/08/17

Dos tragedias marítimas en menos de 48 horas al noreste de Brasil; oremos por las víctimas y sus familias

“No pude sostener a mi hijo”, expresó la madre de David, un bebé que en las últimas horas murió en las aguas de Bahía, al noreste de Brasil. En diálogo con O Globo, la abuela de David relató el drama por el que tuvo que atravesar su hija.

“El agua empezó a entrar y David se perdió. Mi hija gritaba: ‘No pude sostenerlo, mamá’. Ella buscaba desesperada. La gente estaba en el agua agarrándose en las tablas flotando del barco. Paula (la madre) quería matarse. Ella decía: ‘Me voy a jugar aquí’. Le pedí que pensara en los otros hijos y que me hundiría con ella si lo hiciera. No dio tiempo de agarrar el chaleco, nada. Se extendieron por el mar. La gente fue agarrando a los que estaban flotando”, expresó conmocionada la abuela.

Las aguas del noreste de Brasil se han transformado esta semana una vez más en escenario de tragedia. En menos de 48 horas dos embarcaciones naufragaron y de momento –aún continuaban las tareas de rescate y muchas han logrado el fin- se ha confirmado la muerte de más de 40 personas, además de decenas de desaparecidos.

En el caso de la tragedia que enlutó a la familia de David, se contabilizaron al menos 20 muertos luego de que se diera vuelta la embarcación en la que viajaban. La imagen de un bombero tratando de revivir al pequeño David de transformó en una de las postales de la catástrofe.

A menos de 48 horas de lo acontecido en la Bahía de Todos los Santos, otra embarcación, esta vez en la zona amazónica de Pará, también naufragó en el río Xingú. Si bien hubo muchos que pudieron ser rescatados, en este caso también las autoridades informaron de la muerte de más de 20 personas, entre ellos también varios niños.

Es que andar en embarcaciones en esa zona de Brasil es tan habitual que hace que muy pocos sean los que toman las verdaderas precauciones. Este medio de transporte es utilizado de forma frecuente por las familias, habitualmente con varios niños a bordo, y nadie se imagina que lo peor puede llegar a suceder de un momento a otro.

Mientras las autoridades investigan todo lo relacionado con estos naufragios, lo que sucedió con David y también en Pará (al menos seis menores murieron en ambos lugares) es tan solo una prueba de que hay un público vulnerable y especialmente poco resistente ante este tipo de desgracias con embarcaciones: los niños.

El tema del uso del chaleco es otro de los que ha vuelto a generar polémica luego de estas tragedias, pues entre otras cosas, los niños no saben colocarse los chalecos solos. “En la Amazonia no se usa chaleco por un tema cultural”, es una de las expresiones más comunes quizás de escuchar

«Sin chaleco, a esta edad, en un mar agitado, la posibilidad de sobrevivir es prácticamente cero, el niño siempre tiene que estar portando chaleco», expresó Iván Paiva, coordinador del equipo de urgencias de Salvador, reproduce BBC Mundo, medio que menciona que “los niños de hasta 9 años son el 18% de las víctimas de ahogamiento en accidentes de barco de Brasil (1 de cada 5)”, siendo un porcentaje mayor que el de muertes de niños en accidentes de transporte en general.

También se expresó en esa línea el profesor Hito Braga de Moraes, doctor de ingeniería naval en la Universidad Federal de Pará, en diálogo con BBC Mundo.

«Los niños son más vulnerables en estas condiciones porque no saben nadar ni protegerse, no van a colocar el chaleco salvavidas por sí solos (…) Pero cuando ocurre un accidente, todo es muy rápido (…)”, reflexiona.

Es por ello que lo más recomendable es que los niños puedan usar chaleco durante todo el trayecto, pero para ello habrá que superar las barreras culturales. Las cifras hablan por sí solas: entre 2000 y 2015 más de 100 niños murieron en las aguas del Amazonia brasileña y 44 en la zona de Pará, agrega BBC Mundo.

Buscar vidas hasta el final

Eso fue lo que pensó y se trazó Ruberley Torres Fonseca, un sobreviviente del naufragio de Pará, que luego de atravesar por este complejo momento se empeñó en regresar al lugar de la tragedia y ayudar en las tareas de rescate.  Su caso, que fue reproducido por el diario Folha de S.Paulo, refleja la valentía y coraje, además de una señal de esperanza.

Ruberley fue el primero en poder avisar de la tragedia a las autoridades locales. Ni bien llegó a su casa tomó la decisión: regresar al lugar. Tomó una embarcación y hacia allí fue.  “Volví con la esperanza de encontrar a alguien vivo”, expresó a ese medio.  Ruberley también fue testigo de lo dramático que es ver que ahí murieron varios pequeños.

Estas tragedias dejan de manifiesto negligencias y muchos aspectos a tener en cuenta para no seguir lamentando que los naufragios en Brasil tengan rostro de niños. Por lo pronto, lo que está a nuestro alcance, es orar por las víctimas de estas tragedias y sus familias.

Con información de BBC Mundo, agencias y medios brasileños

Tags:
accidentebrasilmarmuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.