Aleteia

El cobalto, un metal que vuelve a seducir a Chile

MINING
Shutterstock-reisegraf.ch
Llamamos también al mundo empresarial a eliminar sus prácticas de explotación criminal, irresponsable y depredadora de vidas, territorios y culturas que nos están llevando a convertir nuestra Casa Común en un “inmenso depósito de porquería” tal como lo indica el papa Francisco.
Comparte

Es una materia prima clave para productos como “smartphones” o coches eléctricos

“Chile sale a la caza del cobalto” podría haber sido el título alternativo de esta nota, quizás. Es que este “metal de nicho” se está posicionando por encima de otros “pesos pesados” de la industria como el cobre y el litio.

Grandes compañías como Apple (necesario para darle mayor durabilidad a la batería del iphone) o Tesla Inc (autos eléctricos) son tan solo algunos de los ejemplos de quienes están detrás de del cobalto, del cual ya se avizoran inconvenientes para cubrir la demanda, algo que está provocando de forma acelerada la búsqueda de nuevos yacimientos desde Estados Unidos a Chile.

A propósito del país sudamericano, el principal productor mundial de cobre, las autoridades emprenderán una misión de investigación con el objetivo de reanudar la producción de cobalto tras más de siete décadas, expresa un artículo publicado por Bloomberg.

Chile no se quiere quedar por fuera de lo que es considerado “como el próximo gran acontecimiento”, tal cual afirmó Dana Kallasch, cofundador de Commodity Capital, empresa vinculada a este mercado, según recopila Bloomberg.

Para ello, a través de la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), Chile estuvo en contacto con varias empresas interesadas en el cobalto y quienes han realizado también consultas sobre este metal en ese país.

Esta entidad ya está analizando las muestras que se han extraído en el país entre 1844 y 1941, y desde hace varios días ya está investigando cuánto cobalto tiene el territorio nacional, consigna Bloomberg.

El cobalto y la explotación infantil

No todas son buenas nuevas con respecto a este metal. En República Democrática del Congo, país donde se encuentra la mayoría de las reservas mundiales, en base un informe publicado en 2016 por Amnistía Internacional, se dio cuenta de que varias empresas tecnológicas tomaban el cobalto extraído de minas donde trabajaban niños.

La rápida respuesta de parte de los responsables tuvo que ver con poner sobre la mesa la complejidad de la cadena de suministro del cobalto, aspecto que complica establecer el origen del metal.

En cuanto a la salud, si bien es un elemento de origen natural que puede encontrarse tanto en suelo como agua, entre otros, la exposición a altas cantidades puede llegar a ser perjudicial.

¿Qué sucederá en Chile con en cuanto esta nueva “fiebre” y qué consecuencias inmediatas tendrá con respecto a diversos temas ambientales y sociales como lo vinculado a la explotación infantil?

Son tan solo algunas de las preguntas a la espera de respuestas mientras el país sudamericano atraviesa una etapa de seducción y cacería.

 

Con información en base a Bloomberg

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.