Aleteia

Cuando el KKK fue derrotado por una monja

ST KATHARINE DREXEL,KKK
Comparte

No tardó mucho en que santa Catalina Drexel frustrara los planes del grupo violento y racista

Santa Catalina Drexel fue pionera en muchos aspectos. Después de ver la situación de los nativos americanos, fundó una orden religiosa con la que esperaba poder ayudar a aliviar el sufrimiento de las minorías pobres y vulnerables del país.

Ella encendió una llama en el oeste, ayudando a los americanos nativos y a los afroamericanos tan severamente tratados por gran parte de la población. Al final de su vida había establecido 100 misiones, 50 escuelas para niños afroamericanos y 12 escuelas para americanos nativos.

Como era de esperar, su trabajo con las minorías provocó fuertes críticas e incluso violencia.

En 1922 Ku Klux Klan comenzó a actuar contra la Madre Catalina y su trabajo. Las hermanas recibieron una carta que amenazaba con «alquitranar y colgar al pastor blanco y bombardear su iglesia de Beaumont, Texas».

Las hermanas hicieron lo que mejor sabían: orar.

Según un relato, «días más tarde, un tornado llegó y destruyó la sede del KKK matando a dos de sus miembros. Las hermanas nunca volvieron a ser amenazadas».

Mientras que el Ku Klux Klan aprendió una lección ese día, la Madre Catalina constantemente afirmó que es el amor y la alegría lo que atrae a la gente a la verdad y finalmente cambia sus corazones.

Una vez dijo: «Si queremos servir a Dios y amar a nuestro prójimo bien, debemos manifestar nuestra alegría en el servicio que le hacemos a Él ya ellos. Abramos ampliamente nuestros corazones. Es la alegría la que nos impulsa. Ve adelante y no temas nada».

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.