Aleteia

Escenas de la vida en el lugar más frío del planeta

©Amos Chapple
Comparte

¿Te imaginas una temperatura de 67,7°C bajo cero?

Imagina un lugar que, en pleno 2017, parece estar aún en la Era del Hielo, por lo menos en lo relativo a la temperatura.

En ese lugar, donde imperan la blancura y el silencio, no da ni siquiera para plantar una huerta, porque el suelo está siempre congelado, además, está tan congelado que los baños se construyen fuera de las casas porque no hay manera de instalar agua corriente.

Los coches, en ese lugar, necesitan un garaje con calefacción, porque sin eso, podrían ya no encender. En ese lugar, una única tienda vende todo lo que la población necesita.

Ese pueblo se llama Oymyakon, y está en Siberia. La temperatura llegó al récord de -67,7ºC en 1933. Está cerca de Yakutsk, la ciudad considerada la más fría de la Tierra, con 300 mil personas que enfrentan temperaturas que llegan a los -55ºC todos los años, en inviernos inimaginables para nuestros patrones tropicales.

El fotógrafo Amos Chapple, de Nueva Zelanda, visitó Oymyakon y fotografió la vida cotidiana en esa pequeña aldea en que prácticamente no hay sol.

Las imágenes, que muestran la increíble capacidad humana de adaptación, son fascinantes:

Fotos: © Amos Chapple

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.