Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 04 marzo |
Santa Catalina Drexel
home iconEspiritualidad
line break icon

El signo de la paz: Las raíces antiguas del saludo que hacemos en la misa

SHAKING HANDS

Tim Brown | CC

Philip Kosloski - publicado el 20/08/17

Un gesto litúrgico antiguo que se remonta a la Iglesia primitiva

Antes de recibir la Comunión, el sacerdote o diácono dice al pueblo: “Démonos mutuamente la paz”.

Entonces, es costumbre decir “paz” o “la paz sea contigo” y estrechar la mano o besar, dependiendo de la costumbre del lugar, a aquellos más cercanos a nuestro lugar. Lo interesante es que este gesto litúrgico tiene unas antiguas raíces y ha formado parte de la misa desde los comienzos mismos.

El simbolismo espiritual de este acto se encuentra en el Evangelio de Mateo, cuando Jesús dijo: “Si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda” (Mateo 5,23-24).

La actual Instrucción General del Misal Romano confirma este simbolismo y explica: “Sigue el rito de la paz, con el que la Iglesia implora la paz y la unidad para sí misma y para toda la familia humana, y con el que los fieles se expresan la comunión eclesial y la mutua caridad, antes de la comunión sacramental” (IGMR 82).

La comunidad cristiana primitiva asumió en su corazón las instrucciones de Jesús e incorporó el acto en sus celebraciones de la Eucaristía.

Las Constituciones Apostólicas, documento escrito en el siglo IV, instruye que después de la Oración de los fieles, “el obispo saluda a la asamblea diciendo: ‘La paz de Dios con todos ustedes’. El pueblo responde: ‘Y con tu espíritu’. El diácono añade, dirigiéndose a todos: ‘Salúdense mutuamente con el abrazo de la paz [o el ósculo o beso de la paz]’”.

Lo que nosotros conocemos como “señal de la paz”, la Iglesia antigua llamaba “ósculo o beso de la paz”. En la cultura mediterránea de entonces era (y sigue siendo hoy) costumbre saludar a familia y amigos con un beso en la mejilla.

Este gesto se encuentra a lo largo de la historia litúrgica de la Iglesia y desde tiempos de san Gregorio Magno era considerado un prerrequisito para la recepción de la Comunión.

Este beso de paz se daba normalmente solamente a los que estaban al lado y más tarde se desarrolló el hábito de que el beso de paz descendiera desde el sagrario y se pasara al pueblo, simbolizando la paz que viene de Cristo. Esto se consolidaría aún más cuando el sacerdote besaba primero el altar y luego pasaba ese beso a los asistentes.

En otros ritos de la Iglesia, el beso de la paz asumió formas diferentes. Joseph Jungmann explica en The Mass of the Roman Rite [La misa del Rito Romano] cómo “entre los sirios orientales es habitual estrechar la mano del prójimo y darle un beso. Entre los maronitas, los fieles estrechan los dedos del prójimo entre los suyos y luego se besan. Los coptos son aún más reservados, simplemente hacen una inclinación ante el prójimo y luego tocan su mano”.

En el siglo XVII, el beso de la paz quedó restringido en el Rito Romano a únicamente los presentes en el santuario y no se pasaba a los fieles en sus bancas. A veces era habitual en el clero usar un “portapaz” (u osculatorium, tabula pacis…), una placa de metal, madera, marfil, etc., con alguna imagen o signos en relieve que cada ministro besaba y pasaba al siguiente.

Luego, después del Concilio Vaticano II, la Iglesia tomó una nueva perspectiva en relación a esta antigua costumbre y decidió restaurar la acción original de los fieles, confiando a cada conferencia episcopal la tarea de determinar la señal más apropiada a cada cultura.

La señal de la paz es un acto de gran simbolismo destinado a señalar la necesaria disposición del corazón para recibir la Santa Eucaristía. Recuerda a los fieles que, para estar en total comunión con Cristo, primero “amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas”, sin olvidar amar “a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12,30-31).

Tags:
dummies liturgiamisapaz
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
TIMOR LESTE
Redacción de Aleteia
La última frase de san Juan Pablo II antes de morir
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
7
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.