Aleteia

El padre de la joven asesinada en Charlottesville: Perdono al hombre que lo hizo

CHARLOTTESVILLE
Comparte

«Mi hija era una defensora de las personas que no tienen voz», dice la madre

Este es un mensaje que todos necesitamos escuchar en este momento:

Tras la violencia reciente en Charlottesville, Virginia, con la participación de grupos supremacistas y personas opuestas a su manifestación, el padre de la mujer que resultó muerta después del atropello alzó la voz contra el odio y ofreció un mensaje diferente: perdón y amor. “Solo pienso en lo que dijo el Señor en la cruz: ‘Perdónalos. No saben lo que hacen’”, declaró Mark Heyer el lunes, según recoge USA Today. “Me incluyo a mí mismo en ese perdón hacia el hombre que hizo esto”, afirmó.

Mark Heyer es el padre de Heather Heyer, la mujer de 32 años que fue atropellada mortalmente por un coche después de la manifestación “Unite the Right” cerca de la Universidad de Virginia el sábado. La manifestación reunió a supremacistas blancos, incluyendo nazis y miembros del Ku Klux Klan, que protestaban contra la propuesta de retirar una estatua del general confederado Robert E. Lee en el parque del centro de la ciudad. Heather estaba dentro del grupo de contramanifestantes, que también incluía a varios líderes religiosos y el movimiento Black Lives Matter, frente a los integrantes de la manifestación “Unite the Right”.

Heather se crio cerca de Charlottesville y era asistente jurídica en la firma de abogados Miller Law Group. El bufete calificó a Heather de “activo irreemplazable” y destacó su “gran corazón hacia las personas”. Era conocida en su comunidad por defender a los marginados de la sociedad. “Fue una mujer fuerte con opiniones apasionadas sobre la igualdad para todo el mundo e intentó defender este [ideal]”, dijo su padre. “Con ella no era palabrería. Era real… Era algo que quería compartir con todo el mundo”, continuó el señor Heyer, “era más valiente que yo”.

La madre de Heather, Susan Bro, también destacó la pasión de su hija por el prójimo, diciendo que “era importante para ella alzar la voz por las personas que no estaban siendo escuchadas”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.