Aleteia

Atropellamiento masivo en la Rambla de Barcelona

PAU BARRENA / AFP
Comparte

Ataque terrorista de Estado Islámico: una furgoneta arrolló a varias personas y horas más tarde hubo un intento de masacre en Cambrils (Tarragona). Ya son 14 muertos y más de 100 heridos

Pánico en el centro de Barcelona. Una furgoneta causó 13 muertos y más de 100 heridos, 15 de ellos graves, según informaron fuentes oficiales. Se trata de un atentado de Estado Islámico que el propio grupo terrorista ya confirmó.

Posteriormente, durante la madrugada, la policía informó del intento de un nuevo atentado terrorista, con vínculo con lo ocurrido anteriormente,  en la localidad turística de Cambrils (Tarragona) a más de 100 kilómetros de Barcelona. Según reportó la propia policía catalana, cinco terroristas resultaron abatidos. Además, durante este segundo intento junto al paseo marítimo de ese lugar, también hubo varios civiles heridos. Uno de ellos, una mujer, acaba de fallecer en el hospital.

Todo apunta a que los autores de la acción terrorista conformarían una célula yihadista de al menos 10 integrantes. A estas horas todavía se busca al autor material del atropello, que presuntamente es un menor de 17 años residente en Ripoll, de origen marroquí y hermano de uno de los detenidos.

Las víctimas son de 34 nacionalidades, entre ellos de Argentina, Venezuela, Portugal, Alemania, Bélgica, China, Estados Unidos, Grecia y Francia.

Por otro lado, la Policía sospecha que con el atentado se relaciona la muerte de un hombre que apareció ayer apuñalado en su coche después de que este se hubiera saltado un control de los Mossos. Al parecer se trataría de una persona a la que asaltaron los terroristas en su huida para escapar al operativo «Jaula» con la que se pretendía controlar Barcelona.

Misa en la Sagrada Familia el domingo

En la basílica de la Sagrada Familia se celebrará el domingo una misa por las víctimas y familiares del atentado en Barcelona. Será a las 10.00 de la mañana y la presidirá el arzobispo y cardenal de Barcelona, Juan José Omella, acompañado del obispo auxiliar Sebastià Taltavull.

La misa estará abierta al público y se celebrará en cinco idiomas: catalán, castellano, italiano, inglés y francés.

Omella visitó esta mañana a las víctimas en el Hospital del Mar y dijo estar “consternado” sobre todo “de ver a los niños que son inocentes”. El arzobispo y cardenal de Barcelona subrayó la solidaridad ciudadana y elogió la actuación de los profesionales que se han visto involucrados en las tareas de ayuda a las víctimas.

Cuatro detenidos

En cuanto al atentado de la tarde, las fuerzas de seguridad catalanas han informado que han sido detenidas 4 personas, una de ellas de nacionalidad española con residencia en Melilla y otras tres de nacionalidad marroquí. Dos de ellos son hermanos. Todos ellos han sido acusadas de delito de terrorismo aunque al parecer ninguno es autor material del atentado, que presuntamente sería un solo hombre y pudo darse a la fuga con una segunda furgoneta, que le permitió llegar hasta la localidad de Vic. Allí habría abandonado el vehículo y continuado la huida.

El atentado parece estar vinculado también a una explosión que se produjo la pasada madrugada en la localidad catalana de Alcanar. Una casa en la que se encontraban unas veinte bombonas de gas butano quedó destruida, lo que produjo la muerte de dos personas. Los Mossos d’Esquadra, la policía autonómica, vinculan ambos hechos.

La situación seguía siendo tensa en la Plaza de Cataluña y la Rambla, la calle más céntrica de la ciudad, abarrotada estos días por muchos turistas, donde la furgoneta ha sembrado el terror esta tarde al subirse a la zona central, peatonal, y avanzar cerca de 600 metros.

El atropello, según ha contado el taxista Óscar Cano a la televisión TV3, «ha sido a mucha velocidad haciendo eses, atropellaba a la gente que caía saltando, ha sido impresionante» . La agresión se ha producido muy cerca de la Fuente de Canaletas, el emblemático lugar donde se celebran las victorias del Barça en la ciudad.

Los establecimientos de la zona -tiendas, restaurantes,…- permanecieron cerrados y los agentes de seguridad evacuaron todos los locales y acompañaron a las personas que se encontraban en su interior.

El Mercado de la Boquería, la plaza Cataluña y otros lugares cercanos fueron cortados y la policía pidió evitar moverse por esta zona central de la ciudad.

Minuto de silencio

Este mediodía a las 12.00 se ha producido un minuto de silencio en la Plaza Cataluña. A él ha asistido el Rey Felipe VI de España junto con todas las autoridades. Miles de personas han seguido el acto bien desde allí o desde todos los municipios catalanes.

El ataque  sigue la misma pauta que los producidos en otras ciudades europeas en los últimos tiempos como Londres, Berlín, París o Niza, que resultó ser el más mortífero.

Desde el Vaticano, se informó que el papa Francisco sigue de cerca con preocupación lo que acontece en Barcelona y reza por las  víctimas.

“El Santo Padre está siguiendo con gran preocupación cuanto está sucediendo en Barcelona. El Papa reza por las víctimas de este atentado y desea expresar su cercanía a todo el pueblo español, especialmente a los heridos y a las familias de los fallecidos”, expresa una declaración del director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, difundida a última hora de este jueves.

Por su parte, el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, suspendió su retiro espiritual y regresó a la ciudad para acompañar a quienes sufren en este momento de dolor. El arzobispo emérito de la diócesis, Lluís Martínez Sistach, condenó rotundamente el atentado y expresó su dolor y solidaridad con las víctimas.

Los obispos, a través de una nota de la secretaría general de la Conferencia Episcopal Española, condenaron «cada muestra de terrorismo, una práctica intrínsecamente perversa, del todo incompatible con una visión moral de la vida, justa y razonable», expresión «de la más dura intolerancia y totalitarismo».

Y pidieron «a todos los creyentes que eleven sus oraciones para pedir a Dios que conceda el descanso eterno a las personas fallecidas, restablezca la salud del resto las víctimas, consuelo a los familiares, llene de paz los corazones de las personas de buena voluntad y nunca más se repitan estas acciones despreciables».

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.