Aleteia

¿Se puede ser gorda y estar a la moda?

Shutterstock-Anastasiia Kazakova
Comparte
Comenta

La talla no mide tu belleza… ni tu corazón

Edith Dohmen, una famosa estilista de los Países Bajos, dijo una vez: “No se trata de la talla que usas, sino de cómo luces tu talla” y no podría estar más de acuerdo. Sin embargo, la mayoría de las personas siguen asociando la moda con la delgadez, y en parte no las culpo, porque en las grandes pasarelas y vallas publicitarias esas son las modelos que se ven.

Entonces, ¿una mujer con unos cuantos kilos de más no puede ser fashion? ¿No debe ser blogger o postear sus atuendos en Instagram porque está glamurizando el sobrepeso?

Estas preguntas se las hizo una famosa Youtuber de belleza y moda llamada Nabela Noor, quien hace poco subió un video sobre cómo estos estereotipos llegaron a afectar su pasión de hacer contenido digital e, incluso, cuestionarse a sí misma por todos los comentarios de odio que aún recibe a diario llamándola “obesa” o “fea”.

Me pareció interesante porque aunque ella lo habla desde una perspectiva de “figura pública”, la verdad es que considero que es algo que afecta a cualquier fémina que sea etiquetada socialmente como “gorda”. Por ejemplo, algunas mujeres dejan de asistir a eventos sociales por temor a los comentarios sobre su aspecto o porque se frustran frente a su clóset, otras consideran que si usan algo de moda se verán ridículas y se uniforman con prendas anchas, y otras se limitan por sus kilos a hacer cosas tan sencillas como ir a la playa.

 

El qué dirán

Nabela afirma en su vídeo: “Sí, soy gorda, y no necesito que la gente me lo diga porque tengo un espejo”. Es una frase que me encantó porque hay personas que de verdad van por la vida preguntándole a la gente: “¿Y qué te pasó que te engordaste tanto?” o “¿por qué te descuidaste?”.

A mí particularmente no sólo me parece de mal gusto (porque generalmente son más por intriga que por una genuina preocupación de salud) sino hasta peligroso, porque no sabes qué puede estar viviendo ese ser humano en ese preciso momento y cómo tu imprudencia puede tener un impacto negativo.

Además, si hay algo que las mujeres nos damos cuenta rapidito es cuando aumentamos de peso… porque tenemos un espejo, porque nos pesamos y porque los pantalones nos empiezan a apretar, ¡tan sencillo como eso! De paso, a veces engordamos 5 kilos porque justamente la estábamos pasando muy bien con amigos comiendo y bebiendo, no porque estemos deprimidas o nos hayamos lanzado al abandono (¡entiéndalo, odiadores!).

Shutterstock-Syda Productions

 

Para todos los gustos

Pero volviendo a la youtuber (perdón, que me desvié un poco), ella confiesa que lloraba en las noches y a veces se preguntaba si debía dejar de postear contenido hasta que fuera más delgada porque, aunque tuviera confianza en sí misma, lamentablemente cuando la gente te dice “gorda y horrenda” constantemente, tu autoestima se tambalea.

Sin embargo, hubo un día en el que dijo: “Ya no más de estos pensamientos negativos” y es hora de desafiar todos esos estereotipos sociales y crear aún más contenido, no para esas malas personas, sino para todas aquellas que creen que no pueden ser hermosas por el número que marca la báscula o porque no tienen cierto tipo de cuerpo (que, de paso, son más).

Shutterstock-Yulia Grigoryeva

 

No dejemos que la talla nos defina como seres humanos

Particularmente, yo estoy aprendiendo a sumarme a este movimiento del cuerpo positivo. Obviamente hay un tema de salud que es importante cuidar pero tenemos que aprender a amarnos en nuestra propia piel. Es difícil, yo lo sé, pero no podemos dejar que una talla nos defina como seres humanos. Además, recordemos quiénes eran las musas de los grandes pintores: ¡las mujeres curvilíneas!

Shutterstock-Alena Ozerova

Así que sí, puedes ser gorda y una chica súper a la moda; sí, puedes ser gorda y dar tips de maquillaje mejor que una profesional; sí, puedes ser gorda y ser una científica súper reconocida; sí, puedes ser gorda y emprendedora… sencillamente, sí, puedes ser gorda (y recemos por todas esas personas que buscan humillar a la gente por su peso porque evidentemente algún mal o dolor hay en su corazón… y esperemos que le dediquen ese tiempo libre que tienen para insultar a algo más productivo).

 

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día