Aleteia

Blat, el perro capaz de detectar el cáncer de pulmón en el aliento

DOG
Comparte

Blat es un perro precioso, es una mezcla de labrador retriever y pitbull, pero no es un perro normal: es capaz de detectar a través del aliento de las personas si estas tienen o no cáncer de pulmón

El cáncer de pulmón es muy agresivo, precisamente porque se desarrolla en silencio y generalmente no puede ser detectado hasta que está ya en fases muy avanzadas y en las que hay poco margen de actuación. Conseguir un método de detección más prematura para este tipo de cáncer es fundamental para mejorar su tratamiento y, sobre todo, la supervivencia.

El Instituto Clínico Respiratorio del Hospital Clínic de Barcelona ha publicado en el European Journal of Cardio-Thoracic Surgery los resultados de un proyecto de investigación para detectar de forma más precoz el cáncer de pulmón de una forma muy eficaz pero original. Junto con Ingrid Ramon, propietaria de Blat y directiva de la empresa Argus Dogs de perros de detección, lo han adiestrado para detectarlo con una fiabilidad del 95% e incluso si es tan inicial que sólo mide cuatro milímetros de diámetro.

Para ello y durante seis meses utilizaron técnicas de adiestramiento positivo, es decir, ofrecerle un premio cada vez que acertaba. Colocaban cajas de madera con un tubo de ensayo en su interior que contenía el aliento de diversas personas, una de ellas con cáncer de pulmón. El perro ha aprendido a detectarlo y se sienta delante del tubo que contiene el aliento de la persona enferma.

No es un caso único, puesto que existen ya perros que ayudan a las personas con diabetes grave a detectar momentos de hipoglucemia para que tomen su medicación a tiempo.

El cáncer más mortífero

Según la Sociedad Española de Oncología Médica, el cáncer de pulmón es el más frecuente del mundo y que más fallecimientos provoca cada año. El problema es que no presenta síntomas hasta que está en estadios muy avanzados y generalmente se detecta de forma accidental cuando se hace una radiografía del tórax.

El aliento, que proviene de los pulmones, contiene sustancias procedentes del tumor que son detectadas por el perro. La labor de los investigadores ahora es aprender a diferenciar entre los más de 3.000 compuestos orgánicos que puede contener nuestro aliento aquellos que son propios de una persona con cáncer y, gracias a la ayuda de Blat, desarrollar un método más fácil de ser aplicado en la práctica médica habitual. Se podría denominar la “prueba Blat” de detección del cáncer de pulmón.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.