¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Piensas “yo no puedo perdonar”?

FORGIVENESS
Shutterstock-nd3000
Comparte

El director de cine Juan Manuel Cotelo propone un remedio para quienes creen que es imposible perdonar

¿Perdonar? Buf, a veces se hace tan cuesta arriba que uno prefiere mirar hacia otro lado. Dejar esa cuestión como en un agujero negro en medio del espacio sideral y que no se vuelva a plantear.

Pero la realidad es tozuda y puede que nos vuelva a colocar frente a una persona que nos hizo daño, tal vez mucho daño. Cuando menos, será la conciencia la que lo haga. En la vida es lógico que todos (sobre todo cuando ya hemos pasado cierta edad) hayamos experimentado el dolor provocado por otro. Hablo no de un disgusto que se pasa en una semana, sino de ese dolor que hasta se clava en el alma. Una traición en el campo profesional, una decepción por parte de alguien a quien teníamos por amigo, una acción que claramente nos perjudica y que viene nada menos que de un familiar, actos en los que vemos claramente que hubo maldad.

A veces no volveremos a verlos, pero otras, resulta que esa persona a la que nos parece imposible perdonar, “regresa” para toparse en nuestro camino porque puede que sea el colega que sigue en la misma empresa, la madre de mis hijos, el cuñado, el marido, el socio, el amigo de la infancia…

Y es muy posible que a uno le salga decir “es que no puedo perdonar”. Porque nos chirría el perdón, porque nos parece que sería aprobar la injusticia, porque no se puede permitir a esa persona que siga actuando así…

Pero no nos damos cuenta de que los más perjudicados, cuando no perdonamos, somos nosotros mismos. Esa herida duele y consume, nos resta vida (en todos los sentidos). Produce desasosiego y quita la alegría.

Así recuperas la paz

¿Quieres probar a perdonar? ¿Lo has intentado pero piensas que es imposible?. El director de cine Juan Manuel Cotelo trabajó sobre esta cuestión. No es fácil pero resulta que dio con una tecla que quizás te sirva y así puedas recuperar la paz y la alegría. Prueba a ver. En dos minutos y medio te puede cambiar la vida.

Juan Manuel Cotelo es director, productor y actor. Es famoso por haber producido La última cima, un documental estrenado en 18 países, basado en la vida de Pablo Domínguez Prieto, sacerdote madrileño que falleció en febrero de 2009, al descender la cima del Moncayo, cuando tenía 42 años.

Tags:
perdon
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo