¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

¿Con qué Papa empezó el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro?

Vincenzo PINTO | AFP
Comparte

La primera ocasión coincidió con el centenario de la primera aparición de Lourdes

Todos los domingos y días santos, el papa Francisco recita el Ángelus desde el balcón de su apartamento, que domina la plaza de San Pedro en el Vaticano. Esta audiencia, que es pública y gratuita, se produjo por primera vez el 11 de febrero de 1959 con el papa Juan XXIII. Este papa fue elegido en 1958 y se le conoce sobre todo por haber convocado el Concilio Vaticano II.

Durante este primer Ángelus, Juan XXIII recalcó la importancia de esta fecha en particular, que marcaba tanto el comienzo de la Cuaresma como el centenario de la primera aparición de Lourdes.

La idea de penitencia en el discurso de la Virgen

Explicó el fuerte vínculo que existía entre estos dos acontecimientos de la siguiente forma:

“El comienzo de la Cuaresma coincide con las apariciones en Lourdes porque la idea de penitencia se encuentra en el núcleo del discurso de la Virgen. En su octava aparición, que tuvo lugar el 27 de febrero, repitió en tres ocasiones, con los ojos empañados de lágrimas: ‘Penitencia, penitencia, penitencia… Rogad a Dios en la tierra por los pecadores’. Asimismo, de manera muy simbólica, su primera aparición tuvo lugar el último día de carnaval, que anuncia el fin del periodo de fiesta antes de los 40 días de abstinencia”.

Además, el papa Juan XXIII aprovechó esta audiencia para recordar a los fieles la fecha del aniversario de los Pactos de Letrán, que supusieron el reconocimiento del Vaticano como Estado independiente.

No obstante, durante su pontificado solo llegó a recitar algunos Ángelus. Fue el Papa Pablo VI el que realmente convirtió esta bendición papal en una tradición. En ocasiones este discurso sufre adaptaciones, en función de la multitud presente o del contexto político y social internacional.

Originalmente, la audiencia se dirigía solamente a los fieles presentes en la plaza, pero hoy en día y gracias a las posibilidades que ofrece Internet, el Papa puede dirigirse a los fieles de todo el mundo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo