Aleteia

Sacerdote que salva vidas en el mar, acusado de ser traficante de carne humana

© Fr. Mussie Zerai/Facebook
Comparte
Comenta

‘El mundo al revés’, en la acusación a un consagrado y el dilema que envuelve la polémica de las ONG que prestan servicios de primeros auxilios a los migrantes en el mediterráneo

“He actuado siembre en la legalidad y movido por objetivos humanitarios y seguiré haciéndolo”, dijo a Radio Vaticana el sacerdote Mussie Zerai, el sacerdote eritreo que recibió una notificación de la justicia italiana (la procura de Trapani) investigado por “favorecer la inmigración clandestina”.

Don Zerei, candidato al Nobel por la paz en 2015, tiene que defenderse de haber salvado vidas en el mar Mediterráneo.

Se trata de una muestra del ‘mundo al revés’, que enfrentan, en general, los operadores de las ONG y las organizaciones humanitarias que prestan primeros auxilios en el mar.

Sacerdotes, religiosas, cooperantes y voluntarios pueden ser acusados de beneficiar a los traficantes de carne humana y obligados a ponerse al día con un protocolo – aún por definir para las ONG- con la normativa para realizar su labor y colaborar con la marina italiana, maltés y el gobierno local y europeo.

¿Solidaridad=Crimen?

“Obvio, no es placentero recibir una acusación de este tipo. El hecho es que estamos viviendo tiempos paradójicos, donde la solidaridad es un crimen; en cambio de analizar las causas que han empujado a estas personas a escapar; al contrario de abrir también canales legales a quien está obligado a salir de sus casas”, declaró el sacerdote Zerei.

“No se entiende porque se quiere perseguir a quien busca de tender la mano a quien tiene necesidad y está en peligro. Lo que estamos viviendo es una ‘caza a las brujas’: cualquier persona que se solidarice con los prófugos y los migrantes está siendo tachado o es un criminal denunciado por campañas en los medios de comunicación y demás medios”, lamentó el consagrado.

Detrás de la acusación se encuentra la política lenta y burocrática de Europa y la mentalidad fundamentalista y fascista de sectores partidistas que claman en las próximas elecciones: ‘ayudarlos en sus países’, ‘vienen a robarnos el trabajo’ o ‘no podemos más con tanto inmigrante en nuestras calles’.

Slogan

Don Zerei confirma que es solo un slogan político: “Ayudarlos en sus casas”. Ayudar a las personas desesperadas en sus países de origen en África significa “dejar los recursos naturales y humanos en África” y ayudar a “transformar esos recursos en desarrollo, derechos, democracia. En cambio, hoy muchos van a África a depredarla: frecuentemente, en ese ‘ayudémoslos en sus casa’ está detrás el envío de toneladas de armas”, denunció.

En una encuesta realizada recientemente en Italia, la falsa percepción de la gente de a pie, sólo por citar un ejemplo, es que el país desborda de migrantes y refugiados hasta llegar a la supuesta alarmante cifra de 36% de ellos respecto a la población total del ‘bel paese’. Todo está en la mente de los encuestados. Sin embargo, las cifras oficiales corroboran que los inmigrantes en Italia equivalen apenas al 8% de la población.

Lager

Los acuerdos entre el Estado italiano, la Unión Europea y Libia para detener los desembarcos no son suficientes y alimentan la emergencia humanitaria. Los centros de acogida son, en realidad, más lager o cárceles. “La ONU ha confirmado que dentro de sus muros hay maltratos, abusos y torturas”.

“Europa se está verdaderamente manchando de graves responsabilidades, de verdaderos crímenes contra la humanidad. Porque en los centros de detención en Libia, en el sur, o también en Níger – en el desierto – hay gente que es abandonada, que muere de hambre y de sed porque los caminos para salir están vigilados y por ende los traficantes ahora usan otras zonas, que son lugares minados y donde no se encuentra fácilmente el agua”.

“La Unión Europea presiona y delega a Libia de impedir la llegada a todo costo, sin cuidar de los derechos, de la dignidad y de la vida de estas personas”, añadió el candidato al premio Nobel de 2015.

 Culpable

¿Qué piensa hacer ahora?, preguntó Adriana Masotti de RV a Don Zarei: “Seguiré haciendo lo que hago: ser voz de los que no la tienen; ayudar a quien está en peligro comunicándolo a las autoridades competentes. Si de esto soy culpable, lo soy. Yo estoy orgulloso de haber contribuido a salvar el mayor número de vidas humanas posible”.

Por su parte, la persecución judicial contra sacerdotes y operadores humanitarios que ayudan a los migrantes en el mar ha producido la indignación del presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), el cardenal Gualtiero Bassetti, quien acoge el llamado a la legalidad para evitar pretextos, pero repele la inmovilización burocrática que detiene la mano de quien salva vidas por aquella mano preocupada sólo del control de una emergencia hasta el momento ingobernable.

Legalidad

“Nosotros no daremos el pretexto de colaborar con los traficantes de carne humana”, dijo el presidente de la CEI, al mismo tiempo que consuela a los preocupados por la ‘supuesta invasión’ y el resultado de la precarización de la vida en Italia y los problemas de las familias: “Hay que hacer de todo para que no falte el trabajo y pan a las familias”, instó desde las páginas del periódico católico Avvenire.

Bassetti, pastor con olor a oveja como esos que gustan al Papa, sabe de que habla cuando se trata de emigración. De arzobispo de Perugia, él mismo ha acogido a 100 prófugos de la guerra al escuchar el llamado de Francisco para que cada parroquia, monasterio abandonado o casa desocupada de la Iglesia acogiera a una familia de refugiados.

El cardenal italiano afirmó que habla con los prófugos, les conoce, sabe sus historias. De hecho, el evangeliza en sus homilías contando sus historias. “¡Saben no hay una mujer, una sola entre las emigrantes acogidas aquí que no haya sido violada!, cuenta el purpurado a Avvenire.

¿Y saben que todos son amenazados de ahogarlos continuamente si no ceden a los recatos de mafias verdaderas que administran el tráfico de migrantes?

Por eso, “precisamente, para defender los intereses de los más débiles no podemos correr el riesgo, ni siquiera por puro idealismo que se transforma dramáticamente en ingenuidad, de dar el pretexto, aunque sea falso, de colaborar con los traficantes de carne humana.

Y agregó – el cardenal durante su homilía de este jueves en la Catedral de San Lorenzo en Perugia – que no podemos hacer pactos con quien explota de forma inhumana el fenómeno migratorio”.

Mafia italiana

En efecto, en Italia incluso la mafia ha extendido sus tentáculos al negocio de las cooperativas que atienden a los refugiados. Un jefe de la mafia, Massimo Carminati, capturado y procesado en Roma, ha definido el negocio tan lucrativo como el mercado de las drogas. El estado al día da por cada emigrante de 30 a 45 euros por cada refugiado acogido en las estructuras.

1300 millones de euros es el dinero gastado hasta ahora por el estado italiano para ayudar a las personas que huyeron de Libia y Túnez. Un río de dinero mal administrado. Que se ha convertido en un negocio para los hoteleros, las cooperativas y estafadores sin escrúpulos.

¿Europa?

La otra cara de la medalla: La capacidad de acogida de Italia está tambaleando con el aumento de los desembarcos y el caos burocrático que significa también crear reglas y un protocolo para salvar vidas en el mar, ahora designado a las ONG.

El cardenal Bassetti, lamenta que Europa ha dejado sola a Italia en esta emergencia. “No es suficiente el compromiso de Italia, debe moverse Europa. Diría, especialmente, que hay necesidad de una auténtica conversión de Europa”.

En este sentido, destacó también el compromiso concreto de la Iglesia italiana tangible en la campaña: “Libres de partir, libres de quedarse”. “Es un intento de dar respuesta al origen – observa el cardenal – a las palabras se necesitan las acciones”.

Iglesia italiana

Por ello, la Iglesia Italiana ha gastado 30 millones de euros que provienen del 8×1000 (donación en la declaración fiscal de los italianos a la Iglesia) para acompañar a los migrantes involucrando a los países de origen, de transito y de destino.

“El objetivo es hacer seguro el viaje y el proyecto de migrar, promover en Italia comunidades acogedoras, inclusivas, que integren, abiertas a las nuevas culturas y asegurar a los migrantes también la posibilidad de volver a sus propios países”, comentó el presidente de la CEI.

Comparte
Comenta
Newsletter
Recibe Aleteia cada día