¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

Típicos errores que las novias cometen (Parte 2)

BRIDE
Shutterstock-Vitalii Smulskyi
Comparte

Sucumbir ante unos zapatos bellos pero incómodos, no contar con imprevistos… ¡la lista sigue!

Limitarte con el vestido de novia

Que si las gorditas no pueden usar esto, que si cierto corte te hace ver más baja… hay un sinfín de “creencias” o “mitos” que te pueden hacer ir con prejuicios a la boutique.

No te mentalices ni te dejes llenar de comentarios negativos que hasta pueden afectarte emocionalmente.

BRIDE
Shutterstock-Wedding Stock Photo

Ve a la tienda, escucha los consejos de los expertos y pruébate varios estilos, incluso los que crees que no van contigo, ¡te podrías sorprender! ¡Tú tienes la última palabra!

 

Exagerar

Esto puede ocurrir con el vestido o el maquillaje (cuidado con esos bronceados artificiales), pero sobre todo es muy común verlo en las decoraciones. A veces las novias no se pueden decidir por algo específico y entonces deciden incluir lo más que puedan; o también ocurre que su idea de una boda “por todo lo alto” es mucho de todo, cayendo en un derroche totalmente innecesario e, incluso a veces, hasta de mal gusto.

BRIDE
Shutterstock-Dmytro Zinkevych

 

Te sientes obligada a utilizar un recogido clásico

¿Nunca has usado un peinado alto o, peor aún, no te sientes cómoda llevándolo? No tienes que empezar a hacerlo precisamente el día de tu boda. Si bien tradicionalmente se espera que la novia no lleve su melena suelta, la verdad es que el mejor peinado es el que te haga sentir hermosa.

BRIDE
Shutterstock-frantic00

Puedes llevar una trenza o unas ondas con medio cabello recogido, por ejemplo. Asegúrate de probar tanto tu peinado como tu maquillaje semanas antes de la boda para que te dé chance de experimentar y dar con el más adecuado.

 

No comer

Esta vez no me refiero a las dietas previas, sino a las comidas del mismo día de la boda. Por más ajetreada que estés, es importante que comas para que tengas energía. Si te preocupa que tu estómago se inflame, aunque sea opta por frutas y algo de yogurt. Eso sí, es importante que, previo a la ceremonia, no ingieras alimentos con tu vestido puesto… ¡hay que evitar accidentes!

BREAKFAST
Shutterstock-Alliance

 

Los zapatos equivocados

Los tacones son el mayor placer pero también el peor castigo de una mujer. Por más que un diseño te parezca espectacular, si no es cómodo, descártalo. El calzado nupcial debe ser suave, ligero y sofisticado (el alto y ancho del tacón dependerá de tus habilidades y capacidad de aguante). Recuerda que los novios son los que más tiempo están de pie y no querrás ser la novia que anduvo descalza por el salón porque no aguantaba ya el dolor. Otro consejo: si estás comprando un par nuevo, días antes de la boda camina con ellos dentro de tu casa para ir amoldándolos.

BRIDE
Shutterstock-Africa Studio

 

Un presupuesto demasiado justo

Si algo tienen las bodas es que están llenas de imprevistos y suelen surgir gastos extras. Ten una reserva de dinero para cualquier eventualidad. ¡Es mejor prevenir que lamentar!

WEDDING
Shutterstock-Arisara T

 

El volumen de la música

Es difícil pensar en otra cosa que no sea cantar y bailar cuando suena una canción que nos encanta… pero en nuestra boda tenemos que considerar que hay personas que no pretenden ni pisar la pista de baile y que un volumen de música demasiado alto los puede aturdir. ¿Cuál es la medida correcta? Que la gente que no esté danzando pueda llevar una conversación sin problemas.

WEDDING
Shutterstock-Bogdan Sonjachnyj

 

Enfrascarse en los pequeños detalles

Es verdad que, como dice el dicho, los pequeños detalles hacen la diferencia. Sin embargo, esta vez me refiero a esas cositas que, quieras o no, se escapan de tus manos. Por más que planifiques, tienes que estar clara que no necesariamente siempre todo va a salir a la perfección y no vale la pena que te amargues tu día por una tontería (a veces son menudencias y ni los invitados se dan cuenta). Pon las cosas en perspectiva y recuerda que lo más importante es la familia que comienzas, así que ¡diviértete!

WEDDING
Shutterstock-Halfpoint
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo