Aleteia

Jim Caviezel: “Para Dios no existen las casualidades, sólo los ateos creen en ellas”

Comparte
Comenta

El actor ha ofrecido una nueva entrevista, en la que ha charlado sobre su papel más conocido y el Papa que le inspiró para interpretarlo, entre otros temas

En CNA:

Conociste a Juan Pablo II en una audiencia tras interpretar el papel de Jesús en “La Pasión de Cristo”. Cuando vio la película, reconoció que “es tal y como sucedió”. ¿Qué supuso para ti recibir este halago por parte del Papa?

El Papa siempre aconsejó a la juventud que se desvinculase de una sociedad contaminada y desmoralizada. “Sed santos”, decía. ¿Se trata de algo imposible? No, es posible. A menudo escucho la voz de Cristo en mi corazón que me dice que hoy lo conseguiré. Es un mensaje que transmite que todas las personas tienen la misma importancia. También es un llamamiento para llevar una vida cristiana.

Recuerdo al Papa cuando explicaba a los estadounidenses que todos pueden ser santos, y me entristece que haya tantas personas en mi país que no busquen la santidad, y en su lugar consuman drogas y practiquen el hedonismo. En realidad solo están llenando un vacío emocional.

¿Qué le dijiste al Papa durante la audiencia en el Vaticano?

Le conté lo mucho que me influyó su Carta a los Artistas. Se dirigía a aquellos que buscaban la belleza y la ofrecían al mundo en forma de arte. Hago todo lo que puedo para seguir sus indicaciones.

Juan Pablo II era actor, al igual que tú. Por eso conocía el poder del arte mejor que cualquiera de sus predecesores.

Exacto. Ese es el origen de su poder. Él entendía a las personas, y eso le permitió ganarse el corazón de millones de ellas. Es básicamente un santo.

Las iniciales de tu nombre son J. C. y cuando interpretaste a Jesús tenías 33 años.

¡No me digas que fue una simple coincidencia! Las casualidades no existen. No paro de escuchar expresiones como “accidentes” o “golpes de suerte”. La secularización afecta al mundo entero, incluidos los Estados Unidos. Solo los ateos creen en las casualidades, pero estas no existen para Dios. Incluso cuando Dios resucita a los muertos dirán que fue una casualidad.

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día