Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué pedir la bendición a un sacerdote?

Jeffrey Bruno

A12 - publicado el 08/08/17 - actualizado el 08/08/17

Una antigua costumbre católica que hoy está cada vez más en desuso

Tal vez no seamos conscientes de la enorme gracia que recibimos de Dios al tener sacerdotes junto a nosotros. Por eso, muchas veces, acabamos dejando pasar sin darnos cuenta, por ejemplo, del valor de la bendición que nos pueden dar, y olvidamos esa costumbre.

San Juan María Vianney, proclamado por la Iglesia patrono de los sacerdotes, decía: “Si yo me encontrase a un sacerdote y a un ángel, saludaría al sacerdote antes de saludar al ángel. El ángel es amigo de Dios, pero el sacerdote ocupa su lugar”.

Al ser ordenados, los sacerdotes asumen actuar inpersona christi, o sea, son, para nosotros, representantes del propio Cristo. Por eso, el santo decía que el padre “ocupa” el lugar de Dios, y por tanto, era digno de ser saludado primero, incluso antes que un ángel. Además, el sacerdote recibe de Dios el poder de traer a Cristo en medio de nosotros, algo que los ángeles no pueden hacer.

Por eso, durante la ordenación de todo sacerdote, hay dos momentos importantes: la imposición de las manos del obispo y la unción de las manos del nuevo sacerdote. Al recibir el óleo en las palmas de sus manos, el sacerdote asume cuatro dimensiones importantes: acoger, bendecir, ofrecer y consagrar.

Hoy hablamos de esta segunda dimensión. Cuando pedimos a un sacerdote que nos bendiga, es un gesto que dice que deseamos participar de esa unción recibida por él, queremos formar parte de esta bendición. Hay algunos que mantienen también la costumbre de besar las manos de los sacerdotes, precisamente porque son las que nos traen a Cristo, son instrumentos de la gracia de Dios para los fieles.

¿Por qué muchos ya no piden a los sacerdotes que les bendigan?

Camilo Júnior, misionero redentorista y miembro de la Comisión de Juventud del Santuario Nacional de Brasil, alerta que muchas veces, las personas que no piden la bendición de los sacerdotes, tampoco la piden de sus propios padres.

No dejes de pedir la bendición a los sacerdotes, y participa de esa unción dada por Dios. Y no te olvides de rezar siempre por tu párroco y por los sacerdotes que conoces. Son instrumentos de Dios para nosotros, una riqueza que nos da la Iglesia, y necesitan nuestras oraciones como forma de dedicarles nuestra gratitud por dedicar su vida a los demás.

Via A12.com

Tags:
bendiciónsacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.