Aleteia

Venezuela: Asamblea Constituyente, un mazo para aplastar a la disidencia

Comparte

La primera medida: Destituir a la Fiscal

La primera medida de la ANC de Maduro, como cabía esperar, ha sido destituir a la titular del Ministerio Público e impedir su entrada al despacho que por tantos años ha ocupado. Una medida que el Secretario General de la OEA, Luis Amlagro, ha declarado desconocer, así como las actuaciones de quien ha sido designado fiscal provisional.

Una de las aristas más grotescas de este capítulo es que el régimen de Maduro pretende que el actual Defensor de Pueblo, al archicuestionado Takek William Saab, asuma simultaneamente las funciones de fiscal encargado. La magistrada Marisela Godoy – disidente- no fue convocada a la sesión de Saal Plena del TSJ cuando se aprobó destituir a la fiscal. Es oportuno recordar que, de acuerdo a la Constitución vigente, solo la Asamblea Nacional, legítimamente electa en diciembre del 2105, puede remover al titular del Ministerio Público. Almagro exigió igualmente al gobierno venezolano respetar las medidas cautelares de la CIDD que protegen a la Fiscal Luisa Ortega Díaz.

Con esta acción, el gobierno de Maduro prefigura lo que será la actuación de esta ANC. Además de la ilegalidad con que arranca, se suma la manera arbitraria como desconoce las disposiciones de los convenios internacionales a los cuales suscribe Venezuela. No hay que olvidar que, entre las atribuciones decretadas para el funcionamiento de la ANC, , no figura este tipo de cambios que son más producto de la revancha política. Es clara la usurpación de funciones al imponer a un fiscal de facto.

Los pronunciamientos de los distintos factores nacionales e internacionales apuntan a que la ANC tendrá muchas dificultades para manejar su desempeño institucional, toda vez que sus actuaciones son y serán desconocidas por nulas. De hecho, la Fiscal Luisa Ortega Díaz no es ex- fiscal sino que continúa siendo la Fiscal legítima a pesar de que la GNB impidera su ingreso al despacho.

Hay que precisar que lo que ocurre con la Fiscal hoy no se trata simplemente de un «problema interno del oficialismo»como algunos han querido presentar. Es algo mucho más grave pues, como ha ocurrido sistemáticamente con la Asamblea Nacional, es una agresión intolerable a un Poder de la República.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se apresuró a colocar en su cuenta de tuiter: «Destitución de la fiscal Luisa Ortega Díaz es el primer acto dictatorial de una Constituyente ilegítima. Reiteramos solidaridad con el pueblo venezolano». Alvaro Uribe Vélez fue más allá y escribió: «Intervención militar en Venezuela para que cese el asesinato al pueblo, obliguen a Maduro a hacerse a un lado y se recupere la democracia».

La particularidad, muy riesgosa por demás, es que tenemos dos gobiernos en Venezuela, uno reconocido por las grandes mayorías de la población y el otro sostenido por los militares. «o sea, que no hay gobierno», publicó el editor Rafael Poleo, de El Nuevo Pís-Zeta, desde su exilio en el norte. La fiscal anuncia más revelaciones por el espinoso caso Odebrectch.

Dicen que el próximo paso de la ANC es levantar la inmunidad parlamentaria de los principales diputados a la Asamblea Nacional y juzgarlos por traición a la patria.-

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.