¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Por favor ayúdanos a mantener la luz.
COMPROMÉTETE AHORA
Aleteia

The Monster: Madre, hija y monstruo

THE MONSTER
© A24 Films
Comparte

The Monster no ha gozado de un estreno en salas comerciales en condiciones tal vez porque es un film con buenas intenciones, pero en conjunto fallido

Con frecuencia en las películas se utiliza las relaciones familiares para exorcizar a los monstruos interiores de sus personajes. Y como el cine es así, si se ponen en escena a esos mismos monstruos, mejor que mejor. The Monster va sobre eso, sobre una relación dificililla entre una madre y una hija que vendrá a solventar una extraña criatura en mitad de una carretera perdida en no se sabe dónde.

En The Monster es más interesante la excusa que la propia razón de ser del film y esto es mala señal. Se supone que la película de Bryan Bertino va sobre una madre y una hija que se llevan mal pero que las circunstancias, al final terminarán uniendo. Las circunstancias, que al fin y al cabo no es más que una excusa, un McGuffin que diría Hitchcock, un telón de fondo, es un extraño monstruo que brota de la negrura del bosque para comerse al primer conductor desdichado que haya tenido la mala fortuna de sufrir un pinchazo en el tramo equivocado.

Sin embargo, como digo, el monstruo en cuestión no es, o no debería ser lo importante. Puede que el problema estuviera ahí desde el principio. Quizá la cosa se torciera desde el momento en el que al director de Los extraños (por cierto, excelente película) se le ocurriera la idea de hacer una película sobre una madre y una hija que se llevan mal y decidió titularla The Monster. Aunque sospecho que la cosa fue al revés, que Bertino pensó que podía ser una buena idea utilizar un monstruo como catarsis para algún tipo de relación, los detalles ya vendrían después.

Puede que me esté equivocando pero desde luego esta es la sensación que desprende The Monster. Hay algo que no encaja entre la madre, la hija y el monstruo. Quizá tenga algo que ver que la relación entre madre e hija no despierte el más mínimo interés desde el minuto uno. Resulta demasiado predecible y además no le permite al espectador el sano beneficio de juguetear con lo que va a pasar después porque todo sucede según lo previsto.

En mitad de semejante berenjenal familiar aparece un monstruo oscuro y siniestro. No se dan muchas indicaciones sobre lo que es o de donde proviene y mucho menos qué se propone, sencillamente está ahí y mata sin piedad. Un conductor, en este caso las citadas madre e hija, sufren un accidente leve y quedan encalladas en mitad de la carretera, a la espera de que vengan a asistirlas ambos personajes hablan, se conocen mejor y discuten pero como digo, el problema es que no se dicen cosas interesantes.

En The Monster funcionaría todo si le quitáramos el drama familiar pero porque está mal planteado o como mínimo, resulta demasiado aburrido. De hecho, sin problemas entre madre e hija The Monster podría haber sido un corto fabuloso, de no más de treinta minutos, sobre un monstruo muy bien filmado en una carretera solitaria de la América profunda. Qué buenos cortometrajes se ocultan en algunos largometrajes.

 

 

Ficha Técnica

Título original: The Monster (2016)

País: Estados Unidos

Director: Bryan Bertino

Guión: Bryan Bertino

Música: Tomandandy

Género: Terror

Reparto: Zoe Kazan, Ella Ballentine, Scott Speedman, Aaron Douglas, Christine Ebadi,Chris Webb

NO RECOMENDADA PARA MENORES DE 13 AÑOS

Tags:
cine
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Millones de lectores en todo el mundo - incluyendo miles de cristianos de Oriente Medio - cuentan con Aleteia Árabe para informarse, obtener inspiración y aliento. Por favor considera la posibilidad de ayudar a esta edición con un pequeño donativo