¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Se debería multar a quien usa el celular caminando por la ciudad?

PHONE
Shutterstock-granata68
Comparte

El 98 por ciento de los casos en el que un peatón es responsable de un siniestro por distracción, el despiste está relacionado con el uso de un celular

En gran cantidad de ciudades del mundo, conducir un auto mientras se habla por celular o se envían mensajes de texto es penado con multas y, en las más exageradas, hasta con cárcel.

La mayor parte de nosotros –aunque alguna vez lo hayamos hecho a hurtadillas—estaríamos de acuerdo con la multa (quizá la cárcel nos parezca un castigo excesivo si no es que se vaya a ella por provocar un accidente mientras se usaba el móvil).

Pero, ¿es punible el hecho de hablar por celular mientras uno va caminando por la acera? La primera respuesta es no. Pero si nos informamos un poco, a lo mejor variamos nuestra postura.

Según la Dirección General de Tráfico española, citada por BBC Mundo, en 98 por ciento de los casos en el que un peatón es responsable de un siniestro por distracción, el despiste está relacionado con el uso de un celular.

Ir “texteando” por la acera causa multitud de accidentes. Tanto del que “textea” o habla distraídamente, como de quienes lo rodean: desde simples o aparatosas caídas en algún hoyo, hasta atropellos y lesiones mayores.

Muchos países del orbe se han adelantado al accidente por uso de celular y, por ejemplo en Alemania o en Australia, han adoptado toda una señalética –que incluye hasta semáforos y calles especiales para usuarios del celular—de advertencia.

En gran cantidad de ciudades de Estados Unidos, en las vías rápidas hay un anuncio luminoso persistente que reza: “You drive. You text. You crash” (Conduces, “texteas”, chocas). Ahora podrían variar: “You walk. You talk. You fall” (Caminas, hablas, caes).

Como sucedió en el tema del cigarrillo, las áreas permitidas para los viciosos del celular irán haciendo esa práctica, al menos en las aceras (que ya no en las autopistas), cada vez más impopular.

Multa a los distraídos

O como en Honolulú, capital del Estado de Hawái, donde, de plano, el alcalde de esta ciudad-condado en la que el 4 de agosto de 1961 nació el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama,, el demócrata Kirk Caldwell, lanzó una iniciativa para prohibir hablar por celular mientras se transita a pie por la calle.

El costo de los accidentes causados por peatones distraídos que hablan por celular y no se fijan que la luz del semáforo está en verde, comienza a ser elevado en Honolulú, célebre en todo el mundo por sus grandes olas, en las que los surfistas hacen sus piruetas arriba de una tabla.

Caldwell afirma que Honolulú es la ciudad más afectada de Estados Unidos por lo que, si todo va como se ha previsto, el próximo 25 de octubre entrará en vigor la normativa que el propio alcalde y su cabildo han bautizado como “Ley del caminante distraído” (que fue aprobada el pasado jueves 27 de julio, por siete votos a favor y dos en contra).

“Ningún peatón deberá cruzar la calle o la carretera mientras esté mirando un dispositivo electrónico móvil”, establece la nueva regulación, que no sólo afecta al uso de celulares, sino también a otros aparatos, como cámaras digitales o computadoras portátiles.

Y quien no cumpla la ley tendrá que pagar una multa: las primeras veces, entre 15 y 35 dólares. Si la infracción se repite, la suma puede aumentar hasta 99 dólares. Como sucede casi siempre, los miembros de la oposición, en este caso los republicanos, acusaron a Caldwell y a sus partidario de excederse en esta regulación.

Sin embargo, Caldwell se defiende diciendo que la medida es necesaria. “Desafortunadamente, destacamos por ser una ciudad importante con más peatones atropellados en pasos de cebra que en cualquier otra ciudad del condado (…) Me gustaría que no tuviéramos que aprobar estas leyes y que el sentido común prevaleciera, pero a veces nos falta sentido común“, declaró a la prensa.

Por cierto, Kirk Caldwell va en su 14º período al frente de la alcaldía de Honolulú. Y algo habrá de saber sobre el “sentido común” (o la ausencia) de sus conciudadanos hawaianos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.