Aleteia

María Auxiliadora, una imagen gigante y única en Alto Paraná (Paraguay)

PARAGUAY
Comparte

La estatura de la Virgen llena de alegría y expectativa a los habitantes de la ciudad paraguaya

Minga Guazú es uno de los municipios más poblados del departamento paraguayo Alto Paraná, al este de la región oriental del país.  Por estos días los lugareños están de parabienes, pues recientemente fue descubierta la obra más grande del departamento, que tendrá su inauguración oficial en el mes de septiembre.

Se trata de una gigantesca escultura de metal de la Virgen María Auxiliadora de 24 metros de altura (la imagen mide 15 metros de largo y está puesta sobre una base de 9 metros). La elección del número de metros no fue para nada casual, pues coincide con la fecha en la que se conmemora su día, cada 24 de mayo.

La realización del proyecto, que forma de un conjunto de obras vinculados a la comunidad, estuvo en manos del escultor Diego Céspedes. Las materias primas utilizadas para tales fines fueron hierro y acero inoxidable, principalmente.

La gigantesca imagen -a pocos metros de la propia parroquia local en el kilómetro 20 de Mingua Guazú- no solo deslumbra por su tamaño, sino que de noche ofrece un deleite visual gracias a las luces que la acompañan, tal cual deja entrever el siguiente video difundido por los salesianos de Paraguay.

 

 

Además, otros de sus atractivos de la torre sobre la que está la imagen es la posibilidad de servir también como mirador.

Altos Paraná es un lugar de abundante vegetación y cercano al río Paraná, uno de los emblemáticos de la región sur del continente, cercano también a países como Brasil y Argentina.

Es así donde esta imagen de la Virgen se transforma en símbolo de identidad de la comunidad y al mismo tiempo un reconocimiento a los salesianos, trabajadores incansables en pos del desarrollo y alegría de su gente.

En el recuerdo de muchos aún permanece intacto el trabajo llevado a cabo por el sacerdote salesiano Guido Coronel, quien en el año 1959 comenzó su trabajo con la comunidad en medio de vastos bosques, algo que más adelante pasaría a llamarse “Colonia de Mina Guazú”, un lugar con gran cantidad de inmigrantes provenientes de la región.

Gracias a su labor fue posible levantar una humilde capillita dedicada a María Auxiliadora como protectora de esas primeras instalaciones, recuerda el portal de los Salesianos de Paraguay en base a la obra “La devoción a María Auxiliadora” del padre Carlos Heyn (1997).

En agosto del año 1966 es creada en el lugar la Parroquia María Auxiliadora de Minga Guazú en medio de los bosques vírgenes y cuyo párroco fue el propio Coronel durante 24 años.

En mayo de 1979 a través de un decreto nacional María Auxiliadora es declarada “Patrona del Agro del Alto Paraná”.  El 24 de mayo de ese mismo año se inaugura el nuevo templo de cemento en honor a la Virgen.

«Invitamos a todos los exalumnos salesianos a pasar, mirar y admirar la imponente y monumental obra. ¡Qué contenta ha de estar María Auxiliadora!, Don Bosco, ni qué decir; pa’i (padre) Coronel estará sonriente y los mingueros nos sentimos rebosantes de dicha», señala Florentín Marecos, vecino de Minga Guazú, reproduce el portal Última Hora.

He ahí esta imagen única y gigantesca de la Virgen, orgullo de Minga Guazú, nuevo orgullo de Alto Paraná y que genera fuerte expectativa para que este lugar salesiano pueda consolidarse como nuevo polo de atracción en cuanto al turismo.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.