Aleteia

Ecuador: El Ejecutivo se “rompió” y la Iglesia pide “diálogo y concordia”

ECUADOR
Comparte

El presidente de Ecuador le quitó “todas las funciones asignadas al vicepresidente”

Ecuador está atravesando por estas horas una grave crisis institucional luego de que se confirmara que el presidente Lenín Moreno le quitara al vicepresidente Jorge Glas, a través de un decreto, todas las funciones que le habían sido encomendadas.

 

Esta ruptura se produjo luego de que Glas publicara el pasado miércoles una dura y extensa carta contra el propio presidente y expresando diferencias con varias medidas y posturas adoptadas hasta el momento.

 

Como trasfondo también aparece el tema de la corrupción y su supuesta implicancia con el caso de la empresa brasileña Odebrecht. Según una información difundida en las últimas horas por O Globo, Glas habría recibo el pago de al menos 14 millones de dólares en sobornos de parte del exdirector de esa empresa en Ecuador durante los años 2012 y 2016.

A pesar de esto y la fractura política a la interna del movimiento Alianza País, Glas anunció que proseguirá en el cargo y no renunciará.

Ante esta situación, la Conferencia Episcopal de Ecuador emitió un comunicado en el que pide que “sea respetada la institucionalidad del país y se mantenga, por encima de intereses partidistas e ideológicos, el bien común”.

“Esta ruptura no puede ni debe desviar al país del camino emprendido por el Señor Presidente de la República, ni ensombrecer la acción de la Fiscalía y de los órganos de control del Estado, especialmente en su lucha contra la corrupción. El momento que estamos viviendo nos exige a todos, gobernantes y gobernados, equilibrio, transparencia y apego a la ley”, expresan.

Al mismo tiempo expresan preocupación por los más vulnerables de Ecuador en cuanto a que son las “primeras víctimas de la crisis económico y ética que se percibe en el país”, además de hacer énfasis en que “sufren en carne propia las consecuencias de una corrupción que no puede quedar impune”.

Finalmente, los obispos piden que se logre “alcanzar un tono de diálogo y concordia, que permitan vivir y crecer en paz y superar los diferentes problemas que nos aquejan”.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.