Aleteia

14 premisas para discutir con inteligencia en el matrimonio

Goodluz - Shutterstock
Comparte
Comenta

Nadie ha dicho que la convivencia en el matrimonio sea fácil, pero lo cierto es que si somos emocionalmente inteligentes a la hora de discutir, las cosas toman otro rumbo y la vida en pareja se vuelve muy agradable

Las siguientes propuestas resultan muy sencillas y prácticas para atenuar, con resultados, los conflictos de convivencia en el matrimonio:

1. Cuando uno de los esposos reclama algo, hay que dejarlo hablar, aun cuando no tenga la razón, ya que necesita desahogarse. Una vez expuesto el problema, estará dispuesto al diálogo con más apertura y serenidad.

2. Quien reclama con razón, lo hace porque ama, le interesa y necesita que  su cónyuge  se supere.

3. Si hay que criticar algún defecto o actitud, hacerlo con amor. Si por sí mismo resulta doloroso aceptar los propios defectos, más costoso es que nos los tengan que decir. Por eso debemos ser sumamente finos, delicados y comprensivos para criticar o decir algo negativo al otro.

4. Jamás echar en cara los errores del pasado. Comprensión y amor con las debilidades del otro, igual como queremos que hagan con nosotros. Victor Hugo señala en su obra “Los miserables” que ser misericordioso es saber en dónde están las heridas del otro y no tocarlas.

5. Nunca discutir irritados, si se está enojado no será el momento de abordar la problemática. Implica mucha sabiduría y prudencia, fortaleza y dominio para controlar la ira que podemos sentir  cuando estamos en conflicto.

6. Evitar los gestos y ademanes de impaciencia, porque solo demuestran que no hay disposición sincera de escuchar.

7. Evitar gritar. El grito es en sí mismo una agresión, independientemente de lo que se diga.

8. No buscar vencer en una discusión. El problema también con una discusión es que a veces se busca más ganarle a la pareja que encontrar caminos y soluciones a los problemas.

9. Respecto a los problemas con los hijos. Hay que recalcar que el conflicto es con el hijo, no con el esposo(a), aunque la falta cometida por el hijo haya sido abusando del amor y tolerancia de uno de los padres.

10. Reclamar lo que se debe reclamar. En el amor se requiere una sana exigencia. Siempre tenemos que buscar lo mejor para la persona que amamos, y a veces será necesario exigirle. Cuando no amamos, nos da igual si la persona se supera o no, pero con la persona amada esto jamás puede llegar a suceder.

11. Nunca terminar el día tras una discusión sin recuperar la paz, aunque no haya quedado resuelto el conflicto. Humildad para hablar, para hacer ver de verdad que el amor prevalece.

12. Cuando te equivoques, admítelo y pide disculpas. Para muchos el pedir disculpas equivale a una humillación pero NO: es grande el que reconoce que es un ser humano con debilidades y defectos y que lucha cada día por superarse.

13. Dos no pelean si uno no quiere, y el que está equivocado es el que más habla o grita. Por lógica quien está más calmado ve las cosas con mayor claridad y podrá dialogar con más tranquilidad y paz interior.

14. No discutir delante de los hijos, hacerlo en privado. Si discutir en ocasiones es inevitable, más inevitable es hacer la paz amorosamente.

 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día