Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Papa explica antigua clave del bautismo: ¿Renuncias a Satanás?

Andrew Medechini | AFP
Comparte

El Pontífice volvió a presidir la audiencia general tras una pausa debido al calor del verano romano

El papa Francisco recordó el antiguo rito del bautismo realizado por los catecúmenos en el que se preguntaba: ¿Renuncias a Satanás, a su servicio y a sus obras?” durante la audiencia general del miércoles 2 de agosto de 2017.

Al dedicar la audiencia al tema: “Bautismo: puerta de la esperanza”, Francisco insistió para que cada cristiano recuerde esa especial fecha en su vida y no la olvide.

“Los cristianos vivimos en el mundo y no estamos exentos de oscuridades y tinieblas. Sin embargo, la gracia de Cristo recibida en el bautismo nos hace salir de la noche y entrar en la claridad del día”, anotó.

Tras la pausa del mes de julio debido al sopor del verano, el Papa lució descansado y dedicó varios minutos a saludar a la multitud de fieles y peregrinos reunidos esta mañana en el aula Pablo VI del Vaticano.

La audiencia ha tenido lugar bajo la sombra del Aula Nervi por disposición del Pontífice para proteger especialmente a los niños y ancianos del calor romano: 39 grados. “Se siente calor”, preguntó Francisco a la gente.

De la multitud, el Papa pidió a sus escoltas de acompañar hasta el altar a un grupo de mujeres y hombres vestidos con trajes típicos haitianos. Ellos le acompañaron sorprendidos y alegres hasta las lagrimas sentados muy cerca durante toda la audiencia.

Cristo es luz entre oscuridad y tinieblas del mal

“La exhortación más bella que podemos hacernos unos a otros es la de recordarnos nuestro bautismo, porque por medio de él hemos nacido para Dios, siendo criaturas nuevas”, dijo.

En este sentido, explicó porque en el rito del bautismo los cristianos estamos “orientados” hacía la luz de Dios (el bien) y dejamos atrás las tinieblas (del mal).

El Papa aseguró que los hombres modernos están menos acostumbrados a reconocer “los grandes signos del cosmos”, presentes en la luz, como signo de Dios. “El cristiano está llamado a ser «cristóforo», portador de la luz de Jesús al mundo”.

De esta forma, comentó que las iglesias antiguamente se construían mirando hacía el Este. Esta tradición se debía a que así la luz entraba en el edificio sagrado desde la puerta hacía occidente y caminando en la navada, se dirigía hacía oriente para captar mejor la luz.

Francisco destacó que el occidente es el punto cardinal del tramonto, donde muere la luz. El oriente, en cambio, es el lugar donde las tinieblas son derrotadas por la primera luz de la alba y nos vuelve a llamar a Cristo, Sol surgido desde el alto del horizonte del mundo (cfr. Lc 1, 78)”.

Ritos antiguos del bautismo 

Por todo ello, “los antiguos ritos del bautismo” realizados por los catecúmenos “emitían la primera parte de su profesión de fe manteniendo la mirada hacia el occidente. Y en esa posición, se le preguntaba a quien iba a ser bautizado: “¿Renuncias a Satanás, a su servicio y a sus obras?” – y los futuros cristianos repetían en coro: “¡Renuncio!”.

Bergoglio rememora que de este rito nos queda el cirio encendido que los padrinos llevan en la mano y el cirio pascual.

En ese tiempo, “los catecúmenos luego ponían a la persona hacia el ábside, hacia el este, donde nace la luz, y los candidatos para el bautismo se les hacia de nuevo la pregunta: “¿Crees en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo?“. Y esta vez, respondían: “¡Creo!”.

Asimismo, por la gracia de Cristo recibido en el bautismo, los cristianos son hombres y mujeres “orientados” hacía la luz; que no “creen en la oscuridad, sino en la claridad del día; no sucumben a la noche, sino que esperan en la aurora; no están derrotados por la muerte, sino anhelan a resurgir; no se arrodillan al mal , porque confían siempre en las infinitas posibilidades del bien”, dijo.

Luz signo de Dios

“Esta es nuestra esperanza cristiana, la luz de Jesús, la salvación que nos lleva a Jesús que con su luz nos salva de la oscuridad”. Nosotros somos de aquellos que creen en Dios como Padre y es ésta la luz; no somos huérfanos y nuestro Padre es Dios”.

“Vivir con esperanza es vivir en la luz, la luz de Dios padre, de Jesús salvador, en la luz del Espíritu Santo que nos empuja a seguir adelante en la vida”, dijo el Papa mirando a la multitud.

“Diré una palabra fuerte: La vida de la Iglesia es contaminación de luz. Cuanto más la luz de Jesús ilumine a los cristianos, cuanto más luz de Jesús exista en la vida de la Iglesia, más está viva la Iglesia. ¡La vida de la Iglesia es contaminación de luz!”, reiteró.

¿Sabes la fecha de tu bautismo?

“¿Cuántos de ustedes saben la fecha de su bautismo?” preguntó. “Alguien de ustedes pasara vergüenza. – ‘Padre, yo no me la recuerdo’- Bien, hoy la tarea para la casa es ir donde tu mamá o papá, tío, tía, abuela, abuelo y pregunta: ¿Cuál es la fecha de mi bautismo? y no se olviden nunca más de esa fecha. ¿Claro? ¿Lo hacen? [Si: respondió la gente]”.

“Hoy hay que aprender la fecha del bautismo, que es la fecha del renacimiento, de la luz, es la fecha – me permito la palabra – es el momento en el cual hemos sido contaminados de la luz de Cristo”, añadió.

“Nosotros nacimos dos veces”, insistió. ¿Cuál es la tarea para la casa?, preguntó de nuevo a la multitud.

El Papa pidió para que cada cristiano manifieste la presencia y el amor de Jesús a los demás, especialmente a los que están atravesando situaciones difíciles. “Si somos fieles a nuestro Bautismo, difundiremos la luz de la esperanza de Dios y transmitiremos a las futuras generaciones razones de vida”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.