¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Dos fenómenos extraños en la Catedral de Mallorca

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Comparte

Suceden el 2 de febrero, el 11 de noviembre y antes de Navidad

La Catedral de Mallorca es protagonista cada año de dos fenómenos lumínicos que tienen como protagonistas el rosetón mayor y el de la fachada principal. El primer fenómeno es conocido como el Espectáculo del Ocho y se produce los días 2 de febrero (día de la Candelaria) y 11 de noviembre (día de San Martín), cuando el reflejo del rosetón mayor se sitúa debajo del rosetón de la fachada principal, formando un número ocho.

El otro fenómeno lumínico se produce entre el 20 y el 23 de diciembre, coincidiendo con el solsticio de invierno, y debe verse desde el exterior, ya que la luz del rosetón mayor se superpone al rosetón de la fachada principal, creando un magnífico juego de colores.

La Catedral de Mallorca es un edificio de grandes dimensiones, con una altura total de más de 43 metros en la nave central y una longitud de 121 metros.

Cristina Ortiz, coordinadora de las visitas didácticas al templo, cuenta que “estas medidas la convierten en la catedral gótica que, con menos piedra, consigue más espacio útil, de aquí que se tenga una visión espaciosa y amplia de su interior, con columnas altas y esbeltas”. Esta sensación de amplitud también viene dada por su iluminación, con más de sesenta vitrales y cinco rosetones abiertos, por los cuales entra en el interior el sol del Mediterráneo.

El ojo del gótico

De los cinco rosetones, el mayor es uno de los más famosos al ser el más grande el arte gótico, siendo por ello conocido con el nombre de “ojo del gótico”. Tiene un diámetro de unos 12 metros y cuenta con casi 100 m² de superficie. Fue construido en 1370, a pesar de que los vidrios se añadieron posteriormente. Destaca especialmente por la perfecta estrella de David formada por veinticuatro triángulos y por su peculiar localización, sobre el presbiterio, y no a los pies, como era habitual.

Conquistar la isla a los musulmanes

Cuenta la leyenda que el rey Jaume I el Conquistador, cuando se encontraba de camino hacia Mallorca en 1229 para conquistar la isla, ocupada hasta entonces por musulmanes, estuvo a punto de naufragar con su expedición a causa de un fuerte temporal. En ese momento, el rey prometió a la Virgen María la construcción y dedicación de un templo si conseguía culminar su empresa. La tormenta se calmó y el monarca y sus tropas pudieron llegar a la isla desembarcando por la bahía de Santa Ponsa.

Jaume I, entonces, decidió llevar a cabo el cumplimiento de su promesa y la Catedral de Mallorca es el resultado. No obstante, el rey sólo se limitó a poner en marcha la conversión de la antigua mezquita mayor de Madina Mayurqa en templo cristiano.

Inmediatamente después de la conquista, se purificó la mezquita principal, ubicada en el recinto del Palacio de la Almudaina, para que se pudiera dedicar al culto cristiano mientras se preparaba la construcción de un edificio de nueva planta.

Fue su hijo, Jaume II (1276-1311), primer rey de Mallorca, quien inició las obras a principios del siglo XIV, comenzando por la Capilla de la Santísima Trinidad, lugar elegido por él mismo como panteón de la dinastía mallorquina por él iniciada.

http://catedraldemallorca.org/es/

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.