Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 05 agosto |
San Juan-Bautista María Vianney
home iconCultura e Historia
line break icon

Conoce a la única mujer jesuita de la historia

JUANA

Bilbao Fine Arts Museum

Adriana Bello - publicado el 31/07/17

Aunque miles de féminas comparten los ideales de San Ignacio de Loyola alrededor del mundo, sólo hay una jesuita oficial en su congregación

La Compañía de Jesús es, tradicionalmente, una organización religiosa masculina. Pero como reza el dicho, “el que persevera alcanza”, y hubo una mujer que se empeñó tanto en ser parte de los jesuitas, que logró serlo, convirtiéndose en la primera -y única- mujer que ha militado en la Compañía (aunque de forma secreta).

Su nombre era Juana de Austria y era nada más y nada menos que la hija de Carlos V y la emperatriz Isabel de Portugal.

Nació el 24 de junio de 1535 en Madrid y cuando tenía tan solo 4 años quedó huérfana de madre. Como su padre se encontraba batallando en África, Juana se refugió en el cariño de su hermana María, pero sobre todo, en el de su hermano
mayor y futuro rey, Felipe II.

Este se casó con María Manuela de Portugal y, por costumbres de la época, a Juana le tocó casarse entonces con el hermano de ella, Juan Manuel, cuando tenía tan sólo 17 años, convirtiéndose en princesa lusitana.

Pero a pesar de que fue un matrimonio arreglado, Juana y él parecían llevarse muy bien, incluso muchos aseguran que llegaron a amarse.

La felicidad no duró mucho. Ella quedó embarazada y, semanas antes de dar a luz, su esposo falleció a causa de una terrible enfermedad (unos historiadores dicen tuberculosis y otros diabetes).

La corte se lo ocultó para no ponerla en riesgo a ella ni al bebé (que era el heredero del trono de Portugal), pero al enterarse unos 18 días después del parto, se sumió en una profunda tristeza que, incluso, la hizo renunciar a sus joyas y vestidos más opulentos, vistiéndose de negro el resto de sus días.

La situación preocupó mucho a la corte portuguesa. ¿Por qué? Felipe II, tras haber enviudado también, había decidido volverse a casar con María Tudor, lo que implicaba que debía mudarse a Inglaterra, y Carlos V había pensado en Juana como la nueva regente de Castilla, comprometiendo así la integridad territorial por lazos dinásticos.

Ella asumió la responsabilidad, abandonó Portugal y tuvo que dejar a su hijo Sebastián al cuidado de la reina Catalina; de hecho, nunca más lo llegó a ver y asumió el rol de madre con el cuidado de sus sobrinos.

Juana de Austria dedicó su vida al gobierno de España y a alimentar su espíritu religioso. Aunque era considerada una joven bella e inteligente, no se interesó por ningún hombre de la corte.

Cuando María Tudor falleció, Felipe II debía abandonar Inglaterra sin derecho al trono según las leyes inglesas; entonces, asumió el reinado de España y le quitó esa responsabilidad a su ya agobiada hermana, quien constantemente era presionada
tanto por la corte como su propio padre.

Tras su gobierno, Juana pensó tomar votos como franciscana, que era lo que se esperaba en aquella época de una viuda sin intenciones de volver a contraer matrimonio, pero su interés estaba en la Compañía de Jesús de Iñigo de Loyola, por lo que entabló una buena relación con uno de sus miembros: Francisco de Borja.

Sin embargo, esta orden nunca había aceptado mujeres, pero fue tanta su insistencia (y probablemente su rango tuvo también algo de influencia) que consiguió formular sus votos en secreto asumiendo un pseudónimo masculino: Mateo Sánchez.

Su fe se intensificó y, dado que públicamente no podía ser parte oficial de los jesuitas, fundó el Convento de las Descalzas Reales en 1557, un recinto de Clarisas donde se retiró dos años después y desde donde también apoyó a su hermano y siguió colaborando con la crianza de sus sobrinos y sobrinas.

El 7 de septiembre de 1573 Juana de Austria falleció a causa de un tumor y fue enterrada en el convento que fundó.

Tags:
historiajesuitasmujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Redacción de Aleteia
Explosión en Líbano: Encuentran el cuerpo de un joven agarrado a ...
3
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
4
Gaudium Press
10 enseñanzas del cura de Ars tras sus combates con el demonio
5
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
6
ST IGNATIUS,LOYOLA
Philip Kosloski
Aquí están las 8 reglas de san Ignacio para el discernimiento
7
Chiara Santomiero
¿Qué es el «Perdón de Asís»?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.