Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 14 abril |
Beato Pedro González (san Telmo)
home iconEstilo de vida
line break icon

El amor es un riesgo. ¿Hasta dónde estarías dispuesto a arriesgar?

Por Rido

Revista Pazes - publicado el 28/07/17

Hay gente que arriesga mucho, hay gente que arriesga menos. Pero todo el mundo arriesga. ¿Y quién dijo que en el amor sería diferente?

La gente sabe. Sentir amor es un trabajo de alto riesgo. Siempre lo fue. Hecho lluvia de viento, moja quien estuviera debajo. Tú te cubres, usas botas, tejido aislante, cubres tus pies con bolsas de plástico, te pones capas y gorros intentando evitar la menor gota, escoges un paraguas enorme, de cable reforzado, pero no hay manera: siempre sales con alguna parte del cuerpo mojada. Es un juego. Quien no quiere mojarse que se esconda en un lugar cerrado y espere a que el tiempo cambie.

Yo pienso en el amor de esa manera, ¿sabes? Como la lluvia y los incidentes de todo tipo. Un riesgo. En el fondo, todo tiene un riesgo. Todo trabajo es arriesgado, todo deporte es temeroso, toda aventura es peligrosa. Y ese negocio de huir de toda amenaza se convierte en una fea enfermedad, acorta nuestro tiempo, elimina posibilidades. Mete a la gente en un pavoroso estado de muerte en vida. Dios nos libre de ese mal.

Quien salta de un avión en un paracaídas sabe bien lo que está haciendo. En el momento adecuado, jala la cuerda y listo. Espera llegar al suelo, disfruta del paisaje, piensa en la vida, en el mundo de abajo, en el próximo salto. Menos en la posibilidad de que no se abra el paracaídas, cosa que, aquí entre nos, sucede de vez en cuando.

Pero la gente salta de todas formas. Toma precauciones, sigue las reglas de seguridad y va. Incluso sin garantía absoluta de que todo saldrá bien, la gente lo hace. Porque la vida es un riesgo y sólo vive quien está dispuesto a arriesgar.

Hay gente que arriesga mucho, hay gente que arriesga menos. Pero todo el mundo arriesga. ¿Y quién dijo que en el amor sería diferente?

Si no te preocupa, lo descuidarás

Sentir amor es arriesgado. Siempre lo fue. Quien abre el corazón no tiene garantía de nada. Incluso haciendo todo correctamente. Tú obedeces los procedimientos, sigues las reglas de seguridad y sigues en lo mismo: nunca sabes lo que va a suceder. Si «va a salir bien» o si te vas a estrellar allá abajo, es un misterio. Luego, cualquier preocupación en este caso es falta de ocupación. Y quien no se ocupa está desocupado, no trabaja por el amor, se acomoda, se recuesta, descansa, vacila, contribuye para lo peor siempre.

Aceptar la incertidumbre

El amor es un riesgo. No da garantía de nada. Quien quiere garantía hace un seguro. Los amantes son seres dotados de valor para aceptar lo incierto, viven su sentimiento honestamente, quieren y hacen lo mejor por el otro y por sí mismos. Enfrentan y vencen sus miedos, incluso el miedo a herirse nuevamente.

Sí, porque con el tiempo la gente aprende que el amor no es lo contrario del miedo, como quieren los loros repetidores de clichés. El amor y el miedo son hermanos inseparables. Quien tiene amor tiene miedo, sí. Tiene la humildad de asumir que siente miedo como toda la gente sensible. Pero también tiene el valor inmenso de enfrentarlo y de seguir adelante a pesar de sus temores.

Sin garantías

A continuación aparece un ser perfecto diciendo: «quien tiene amor no tiene miedo, usted está confundiendo amor con apego». ¿Será realmente? Yo creo que no. «Apego» es justamente aquello que exige garantías de todo, los amantes no tienen garantía de nada. Y nosotros seguimos sin estar de acuerdo.

Qué se yo. Yo sólo estoy pensando. Pero pensar en el amor no lleva a la gente a ningún lugar ¿no? Quien piensa demasiado también corre un riesgo enorme, peor que ese otro. Riesgo de no amar ni ser amado. Yo prefiero arriesgar de otra manera. Voy amando como puedo, como quiero. Y después la gente ve lo que hace.

Por Andre J. Gomes, a través de Pazes

Tags:
amormiedoriesgos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.