Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo la Iglesia católica optó por el sexo sin anticonceptivos

© FILIPPO MONTEFORTE / AFP

Salvador Aragonés - publicado el 28/07/17

La encíclica "Humanae Vitae" y el calvario de Pablo VI

La famosa Encíclica Humanae Vitae, del beato Pablo VI, sobre la regulación de la natalidad, se promulgó el 25 de julio de 1968. Durante su cincuentenario el papa Francisco canonizó en 2017 al papa Montini, que clausuró el Concilio Ecuménico Vaticano II. 

Hoy muchos recordarán la gran polémica que rodeó la publicación de la encíclica de Pablo VI y las circunstancias históricas del documento.

El tema de la regulación de la natalidad tenía un interés y una actualidad muy altos.Hacía dos años y medio que había terminado el Concilio, que representó –y representa— una puesta al día (aggiornamento) de las estructuras y la pastoral de la Iglesia. Pero no fue una revolución, sino una puesta al día.

No pocos entendieron que se habían abierto puertas y ventanas y que todo había cambiado y era “más fácil” la vida espiritual y la práctica religiosa.

Empezó un relativismo unido a una relajación de las costumbres y una falta de fidelidad, que causó muy numerosas exclaustraciones y secularizaciones de clérigos, además de una disminución de la práctica religiosa.

En el caso de la “regulación de la natalidad”, objetivo de esta encíclica del papa Montini, proliferaron las teorías de que el tema podía ser estudiado por el Concilio, pues “el espíritu del Concilio”, decían, había abierto las puertas al control artificial de la natalidad, ya sea por medios químicos o interrumpiendo el proceso normal de fecundación.

Era ya el final de las reuniones conciliares.

Sin embargo, el papa Pablo VI quiso guardarse este tema para reflexionarlo más en profundidad y publicar un documento de Magisterio (una encíclica o una exhortación apostólica) al respecto, tras analizar las conclusiones de una Comisión creada sobre el tema. Y así fue.

La Comisión para el estudio de problemas de población, familia y natalidad, la creó el papa san Juan XXIII, con el fin de estudiar a fondo qué respuesta debía dar la Iglesia al naciente problema de la “píldora” anticonceptiva.

La Comisión aprobó dos textos: uno, la mayoría, que aceptaba la anticoncepción por medios químicos o artificiales, y otro, la minoría, que defendía los procesos naturales en las relaciones matrimoniales.

El Papa –conocido como un Pontífice aperturista e incluso de izquierdas— amplió la consulta entre expertos de todo tipo. El resultado fue la Encíclica Humanae Vitae.

No pocos apoyaban –sin contar con la voz del Papa- la moralidad de la contracepción por medios artificiales. Para ellos la encíclica cayó como una ducha de agua fría.

Son –eran— aquellos que en italiano decían que había dos concilios el “Concilio Vaticano Secondo” y el “Concilio Vaticano Secondo me”, es decir “según yo”, o según su libre interpretación.

El beato Pablo VI se enfrentó a quienes quisieron que aceptara la doctrina sobre hechos consumados. Son los que filtraron a la prensa que la mayoría de la Comisión era favorable a los anticonceptivos.

Según contó el padre Francesco Di Felice, de la Secretaría de Estado, a Aciprensa,Pablo VI tomó estos dos documentos, el de la mayoría y el de la minoría, los llevó a su capilla privada y pasó toda la noche en oración, preguntándose ¿qué debo elegir para el bien de las almas?

Entonces, a la luz del alba, a las primeras luces, le vino como una iluminación, una decisión firme, como si le reconfortara el Espíritu Santo, y dijo: ‘¡Esto es lo que debo elegir!’. Y eligió la regulación natural.

La campaña que se montó contra el Papa dentro y fuera de la Iglesia (con el apoyo de las casas farmacéuticas vendedoras de anticonceptivos) fue colosal.

Pero la doctrina no solo no fue cambiada o “suavizada” por el beato Pablo VI, sino que los siguientes papas, Juan Pablo II y Francisco, la han confirmado en sus encíclicas centrales sobre la familia: la Familiaris Consortio y la Amoris Laetitia.

¿Qué dice la Humanae Vitae?

Leída con atención la Humanae Vitae, se observa el interés del Papa en llegar a defender “una visión global del hombre” y “la verdadera naturalezay nobleza del amor conyugal” (HV, n. 7-8), cuya “fuente suprema es Dios, que es amor”, citando a san Juan. El amor, dice, debe ser “fiel y exclusivo” (HV, n. 9).

La encíclica defiende una “paternidad responsable”, que se obtiene de una “recta conciencia” y con el “dominio necesario que han de ejercer la razón y la voluntad” frente a las “tendencias del instinto”.

Para ello conviene “respetarla naturaleza y la finalidad del acto matrimonial”, e introduce el principio de que son “inseparables” los aspectos “unión yprocreación” en el acto matrimonial (HV, n. 12).

Pablo VI señala que el uso de anticonceptivos es lícito (HV, n. 15) para fines terapéuticos (curar enfermedades) y asegura (HV, n. 14) que las “vías lícitas para la regulación de los nacimientos”, son por ejemplo las que usan por ejemplo los periodos infecundos.

Pero afirma que son “ilícitos los medios directamente contrarios a la fecundación, aunque se haga por razones aparentemente honestas y serias”.

La encíclica hace también un llamado a las autoridades para que contribuyan a crear un ambiente limpio que salvaguarde las costumbres morales y “no se degrade” la moralidad de los pueblos.

Las autoridades “pueden y deben contribuir a la solución del problema demográfico” con una cuidadosa protección de la familia.

Al mismo tiempo pide “a los hombres de ciencia” (HV, n. 24) que contribuyan “al bien del matrimonio, de la familia y a la paz de las conciencias” (Gaudium et Spes)y les propone investigar para encontrar soluciones favorables a controlar la natalidad a través de la observancia de “los ritmos naturales”.

Y añade: “no puede haber una verdadera contradicción entre las leyes divinas que regulan la transmisión de la vida y aquellas que favorecen un auténtico amor conyugal”.




Te puede interesar:
¿Por qué la Iglesia católica está en contra de los métodos anticonceptivos?


COUPLE, BED, LOVE

Te puede interesar:
​Anticonceptivos, sexo y amor: Preguntas frecuentes




Te puede interesar:
¿Qué es la paternidad responsable?

Tags:
bioeticacontracepcionfamiliafertilidadhistoriaiglesia catolicamatrimonionatalidadpablo vipaternidadsexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.