¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las carteras más icónicas de la Historia de la Moda (2)

BAG
Dion Gillard - CC
Comparte

En esta segunda entrega, seguimos indagando los curiosos orígenes de las bolsas que más han dado de qué hablar

  1. Le Pliage de Longchamp

Sin duda, es la cartera icónica para viajar. Fue ideada en 1993 por Philippe Cassegrain, hijo del fundador de la marca, quien al regresar de un viaje de Japón tuvo la idea de crear una cartera que se pudiera doblar (“le pliage” en francés) en un pequeño rectángulo como si de origami se tratara.

BAG
Lady May Pamintuan -CC

Además, la hizo en una lona súper ligera para que fuera aún más práctica a la hora de viajar. Hoy en día sigue siendo su producto más vendido.

  1. Speedy de Louis Vuitton

Esta cartera data de 1932 y fue muy importante para Vuitton porque con ella cruzaron la barrera de ser sólo una marca de equipaje para convertirse en una casa de moda.

BAG
DKSStlye - Shutterstock

Su diseño era básicamente una versión más pequeña de su icónico bolso de viaje Keepall con asas cortas y su emblemático monograma.

Sin embargo, la Speedy se convirtió en una “it bag” en los 60s, cuando Audrey Hepburn pidió una versión aún más pequeña (unos 5 cms menos) y era fotografiada con ella constantemente.

  1. Baguette de Fendi

Probablemente recuerdas haber usado este diseño de bolso a finales de los 90s, y es que luego de que Silvia Venturini Fendi creó esta cartera en 1997, muchas marcas comenzaron a “emularla”, sobre todo luego de que se convirtió en todo un “objeto de deseo” por su protagonismo en la serie Sex & The City, donde Carrie Bradshaw (el personaje de Sarah Jessica Parker) constantemente la usaba y hasta bromeaba diciendo que no le importaba pagar más dinero por esa cartera que por su renta.

BAG
Andreasphoto - Shutterstock

Su asa corta hacía que quedara justo debajo del brazo, tal y como los franceses tradicionalmente llevan sus baguettes, de allí el origen del nombre.

Silvia Fendi lo quiso así porque consideraba que era tanto práctico como chic.

  1. “No soy una bolsa de plástico”

A la diseñadora Anya Hindmarch no la llaman “la reina de las carteras” por nada. Este bolso de tela quizá no es el más bello, pero su mensaje ecológico lo convirtió en uno de los más deseados del verano de 2007. Costaba unos $10 aproximadamente y se hizo en conjunto con una organización que luchaba por que se usaran menos bolsas de plástico para ayudar a conservar el medio ambiente. Sólo se hicieron 20 mil ejemplares porque no se pensaba que tendría tanto éxito, así que podía verse siendo revendido en eBay por más de $200.

Dato Curioso: en Estados Unidos, la famosa cadena Whole Foods fue uno de los centros de venta y se agotaron en un par de horas, pero aún más importante, desde entonces la empresa tomó la decisión de no ofrecer bolsas de plástico en ninguno de sus locales.

  1. Jackie de Gucci

Esta cartera fue lanzada al mercado en los 50s con el nombre Constance, pero luego de que Jackie Kennedy fuera fotografiada con ella en múltiples ocasiones en los 60s, Gucci decidió renombrarla.

 

GUCCI
Mathieu Lebreton - CC

Su estilo bohemio no sólo capturó la atención de la entonces Primera Dama de los Estados Unidos, sino de un centenar de mujeres que vieron que su diseño eran tan versátil como apropiado para la moda “hippie” de la época.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.