Aleteia

Sor Bicicleta: aquí una monja dándolo todo

Comparte

Aunque para religiosas deportistas, Madonna Buder, de 87 años y con 47 Ironman a sus espaldas

¿Has oído alguna vez aquello de «a esta mujer no hay quien la pare»? Evidente que tienen razón. Desde que en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid 2011 me encontré con una monja en hábito de color crema y largo hasta los pies subida a una escalera y cámara al hombro grabando al Papa -y me dijo que aquello era parte de su vocación- comprendí una vez más que en los planes de Dios todo es posible.

Apartarse del mundanal ruido implica sus renuncias, pero está claro que Dios pone mucho sentido del humor a ese tipo de vida. ¿Quién hace mejores dulces que las religiosas que se dedican a la repostería en numerosos conventos del mundo? ¿Acaso no dijo ya santa Teresa que Él andaba entre los pucheros?

Yo espero ahora la frase correspondiente para el deporte. Porque si a unas se les encomienda la labor de cocina, otras encuentran al Todopoderoso en las ruedas y pedales.

Y si no, que se lo digan a «Sor Bicicleta», una monja con la que toparon recientemente dos amigos que iban en coche por una carretera española. No sabemos a qué velocidad corría ella pero por el vídeo se desprende que el conductor tuvo que darle bien al acelerador. Y no digo más. Así le salió del alma al copiloto decir que la señora estaba «dándolo todo». Efectivamente, chico, y en todos los sentidos.

No se trata de un caso aislado. Religiosas con un alto rendimiento deportivo las ha habido y las hay. Nike, la marca deportiva, grabó un spot el año pasado con Madonna Buder, una monja estadounidense de 86 años que lleva 46 Ironman a sus espaldas y es campeona de triatlón.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=MBllbStWkHI&w=560&h=315]

En fin, que si se quieren reír un rato tienen a Sor Citroën, la protagonista de la comedia del mismo título muy popular en España con la que vimos qué era capaz de hacer una buena religiosa por atender a la gente sirviéndose de un automóvil de medio pelo. Pero Sor Citroën era ficticia mientras que Sor Bicicleta es de verdad.

Son reales. Madonna Buder corre como un gamo y Sor Bicicleta pedalea y dice un comentarista del vídeo que ha visto hace poco a otras dos religiosas «haciendo el Indurain». Pues será que sí.

Puedes ver aquí un vídeo sobre la hermana Madonna Buder.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.